Anuncio
Share

La diabetes, tarea principal de los proveedores de cuidados

Parece que la diabetes afecta a más que la persona que padece la enfermedad. Esta semana se publicó el primer estudio integral a nivel nacional sobre la provisión de cuidados para la familia en la población hispana y uno de los descubrimientos es el papel central que juega la diabetes en esta dinámica familiar.

El estudio, realizado por la compañía Evercare y la Alianza Nacional para los Proveedores de Cuidados (NAC, por sus siglas en Inglés), se enfocó en las condiciones y distinciones de los hispanos que proveen cuidados a seres queridos en casa con la meta de averiguar las necesidades de personas cuyas vidas se ven afectadas por la necesidad de quedarse en casa a cuidar a miembros de la familia que primordialmente son ancianos.

Los investigadores realizaron entrevistas cuantitativas por teléfono, en las que participaron 1,007 proveedores de cuidados hispanos y 209 proveedores de cuidados que no son de origen hispano. El estudio también cuenta con información recopilada de cinco grupos de enfoque con proveedores de cuidados hispanos en Houston, Los Ángeles y Miami, ciudades con un alto índice de familias hispanas.

Uno de los mayores descubrimientos fue el vínculo entre la diabetes y los proveedores de cuidados.

Según el estudio, la diabetes que padece algún ser querido es la razón principal entre la comunidad hispana por la que los proveedores de cuidados empezaron a fungir en esta capacidad. En las entrevistas telefónicas, esta enfermedad que afecta a los hispanos de manera desproporcionada en los Estados Unidos fue mencionada por un 15% de las personas como la principal enfermedad de un ser querido – por encima del Alzheimer, el cáncer o la artritis - que causaba la necesidad de proveer cuidados en casa.

“Esto indica que hay mucha necesidad en la comunidad hispana de más educación sobre la diabetes”, indicó la doctora Ana Fuentevilla, médica internista y geriatra y Directora Médica del Equipo Nacional de Apoyo de Evercare.

“Sabemos que es un factor importante y por esta enfermedad es que muchos hispanos jóvenes que están trabajando fuera de su casa tienen que cambiar su estilo de vida, asi que hay que atacar la diabetes en sí".

Las mujeres y la “generación del sándwich”

Otros descubrimientos del estudio son la fuerte presencia de la mujer en los cuidados.

“La mayoría de los proveedores de cuidados en casas hispanas son mujeres y más jóvenes que en las comunidades no hispanas”, explica Fuentevilla, quien menciona a las hispanas de 43 años como promedio a comparación de los 49 años como edad promedio entre proveedoras de comunidades anglosajonas y afro americanas.

“Todavía la mujer en la comunidad en general es la principal proveedora de cuidados, pero no tanto como en la comunidad hispana y tampoco tan jóvenes con una diferencia de seis años”, explica la doctora.

“Y no sabemos por qué sucede esto ya que no hay diferencia entre mejoría de cuidados entre géneros. No hay diferencia en calidades de cuidados realizados por hombres y mujeres”, agrega.

El estudio también señala que estas hispanas cuidaban tanto a ancianos como a niños en un mismo hogar, a diferencia de otros hogares donde el proveedor cuida solo de un padre o madre anciana.

“ ‘La generación del sándwich’ es la que cuidada ambos adultos y niño y encontramos que más de 50% de hispanos están en esa situación, cuidando a un anciano y a un niño de menos de 18 años de edad”, dice Fuentevilla. “Es tanta la responsabilidad que también hay un impacto económico: tienen que mantener a sus hijos y ahora también a sus padres”.

La doctora indica que en la comunidad hispana hay más de ocho millones de personas en un papel de provisión de cuidados, es decir, un 36% de hogares hispanos cuenta con un proveedor de cuidados en la familia. Más de 41% de estos proveedores tienen que hacer cambios en su trabajo fuera de la casa al verse en la necesidad de cuidar de un miembro de la familia, lo que impacta su vida en muchos aspectos.

“El aumento en proveedores de cuidados en familias hispanas indica que esta gente necesita más información sobre lo que esta tarea conlleva, por ejemplo, como cuidar de un ser con diabetes. Y a la vez, cómo cuidar a otro sin enfermarse ellos mismos. Hay actividades específicas que hay que realizar con este tipo de ayuda pero a la vez hay formas de realizarlas sin tanto impacto económico negativo”, dice Fuentevilla.

La doctora dice que un estudio realizado en el año 2006 indica que la salud de los proveedores de cuidados tiende a sufrir con el cargo agregado.

“Queríamos investigar el efecto en la salud de proveedores de cuidado en general y encontramos que si hay un efecto enorme en la salud del proveedor y que esto se da porque se ponen a ellos al último. No se cuidan, no van al médico por cuestiones personales, no toman sus medicinas. Pero resulta que no puedes cuidar de otro si no te cuidas a ti primero y cuentas con tu propia salud”. •

El dato Para más información sobre los recursos disponibles para los proveedores de cuidados, visite la página web www.caregiving.org

Estadísticas


Anuncio