Anuncio
Share

Taxis para el pueblo, un negocio muy necesario

Empezó de vendedor de vehículos para convertirse en costurero y luego trabajar en el campo, pero la visión de Germán Amador por mejorar su futuro y el de su familia lo empujó a transformarse en el dueño de la compañía Futura Taxi, un negocio para la comunidad hispana con necesidades de transportación en ciudades donde estos servicios no están disponibles.

“Aunque en este negocio hay mucha competencia, emprender Futura Taxi fue lo mejor que pudo haber pasado en mi vida y una buena opción, pues muchos de los servicios de transportación que hay, sólo sirven a los turistas y no al cliente hispano”, dice el emprendedor originario de México.

Enfocarse en la comunidad con necesidad de llevar a sus hijos a la escuela, visitar al medico, viajar al aeropuerto o visitar a los familiares, entre otras cosas, ha llevado al taxista de 38 años de edad a contar con un total de 25 taxis que sirven a ocho ciudades del condado de Los Ángeles.

“Mi meta actual es abarcar mas áreas para ayudar a todo tipo de clientes sin importar su etnicidad, proveer un servicio placentero, puntual y cobrar cuotas justas”, dice el inmigrante.

Sentado desde su hogar en la ciudad de Lynwood, y el cual se ha convertido en el centro de operaciones de su compañía, Amador enfatiza que poner su propio negocio no le fue fácil, pero la visión de ayudar a su familia lo empujó a trabajar arduamente.

“Salí de mi natal estado de Puebla hacia Los Ángeles a la edad de 16 años de edad. Veía que la situación económica era muy inestable en el hogar y mis padres se esforzaban mucho por criar a mis hermanos”, dice Amador. “Aunque mis padres querían que estudiara en México y obtuviera una carrera, decidí dejar la escuela y trabajar en Estados Unidos para ayudarle a mis padres y dos hermanos menores”.

Una vez en Los Ángeles, Amador se hospedó en la casa de un hermano mayor y durante dos años trabajó en el negocio de su hermano como vendedor de vehículos usados.

“Pero yo quería ganar más dinero e independizarme. Fue entonces cuando trabajé como costurero alrededor de siete años y empecé a enviar dinero a mis padres para la construcción de una casa”, sostiene el emprendedor.

Para tener éxito, dice Amador, “te tiene que gustar el trabajo, y a mi me gustaba todo lo que hacía porque sabía que me iba a llevar a mi meta, por eso también trabajé en el campo recogiendo espárragos y podando árboles frutales”.

No fue hasta 1991 que Amador decidió a comprar vehículos usados para vender y a la vez convertirse en taxista en 1993, y finalmente empezar su compañía actual en el 2004.

“Fueron varios años de lucha por ahorrar, comprar vehículos, someter aplicaciones para circular en varias ciudades, comprar aseguranzas, permisos, y equipo entre otros gastos para abrir mi negocio, pero el tiempo se va rápido si lo trabajas bien”, dice el emprendedor, que sin faltar un solo día reparte las tarjetas de su negocio con su sitio de Internet www.futurataxi.com, y los teléfonos 310.639.5555, 866.383.5252, 323.264.6464, 562.630.1111 y 310.736.6666.

Actualmente, Futura taxi cuenta con 25 taxis, 28 taxistas disponibles y ofrece servicios los siete días a la semana y 24 horas al día en las ciudades de Lynwood, Southgate, Cudahy, Downey, Paramount, Bellflower, Cerritos y Compton.

“El negocio en sí absorbe mucho dinero pero Dios me dio la bendición de salir adelante y la fuerza de superar momentos muy difíciles. Saber que soy independiente y que proveo un servicio necesario me hace feliz”, finaliza el emprendedor. •

EMPRENDEDORES


Anuncio