Anuncio
Share

Conflicto político en Nicaragua repercute aquí en Los Ángeles

Indignados por la violencia que se ha desatado en su país a raíz de las elecciones municipales del pasado domingo 9 de noviembre, ayer unos ocho miembros del Partido Liberal de Nicaragua en Los Ángeles se plantaron frente al edificio de su consulado para exigir un nuevo proceso electoral.

Guillermo Callejas, representante del Partido Liberal en esta ciudad, denunció que el candidato de la Alianza PLC, Eduardo Montealegre, está siendo víctima de un “fraude escandaloso” por parte del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), partido declarado ganador de los comicios de la alcaldía de Managua, según el Consejo Supremo Electoral de ese país centroamericano.

"¡Queremos nuevas elecciones!”, reclamó Callejas cargando un cartel que decía “No al fraude”.

Callejas incluso mostró algunas fotocopias de fotografías que muestran decenas de cédulas de votación que habían sido marcadas por votantes pero que, aparentemente, habrían sido rotas, quemadas y tiradas a basureros o terrenos baldíos.

A su lado Francisco Mayorga, militante del FSLN en Los Ángeles y quien llegó a la protesta con cuatro personas más para responder a las acusaciones, alzó la voz indicando que esas fotografías no son prueba de nada. A su vez le pedía a su compatriota que respetara el resultado de las elecciones.

“Tienen todo el derecho a reclamar, pero que busque canales civilizados y que sus colegas del partido no golpeen a periodistas”, dijo Mayorga, refiriéndose a una golpiza de periodistas por parte, según él, del Partido Liberal.

La señora Rosa Baldizón de Roller, presidenta de la junta directiva del Partido Liberal constitucional en el Sur de California, dijo que ella estuvo en Nicaragua durante la elección y en los días posteriores.

“Ha sido el robo más descarado de todos y ni qué decir de la violencia”, señaló Baldizón de Roller. “Los liberales reclamaban y el gobierno no les permitía hacerlo ¿Dónde está la libertad de expresión?”

Miembros de ambos bandos señalaron ayer que pese a estar lejos de su país, igual están preocupados por la situación.

“Las malas políticas de allá nos afectan directamente porque afectan a nuestras familias”, dijo Mayorga.

Omar Orozco, un sandinista declarado más no simpatizante del actual FSLN, contradijo a Mayorga asegurando que quienes están provocando la violencia en Managua y ciudades aledañas es el mismo gobierno del presidente Daniel Ortega.

“Es muy triste ver lo que está sucediendo. Hay denuncias de civiles armados que impidieron que la gente fuera a votar, que cerraron las urnas más temprano de lo indicado… Nos manifestamos porque le robaron las elecciones a Montealegre y eso no es justo”, dijo Orozco.•

acarrion@hoyllc.com

Más información sobre Nicaraguaen la Página 10

Activismo


Anuncio