Anuncio
Share

Un triste regreso a casa

Después de cuatro días de intensos fuegos, los bomberos empezaron ayer a tomar control de las llamas, gracias, en parte por las condiciones climatológicas favorables, al mismo tiempo que centenares de residentes que fueron evacuados empezaron a regresar a sus hogares.

Fue un día de desilusión y esperanza para los residentes del complejo de casas móviles Oakridge en Sylmar, donde un incendio que empezó el viernes por la noche destruyó 484 de sus 608 viviendas.

Escoltados por agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), los residentes fueron transportados en autobuses para que observaran, de primera mano, los estragos que dejó el siniestro. Aquellos, cuyas casas sobrevivieron las llamas, fueron otorgados 10 minutos para que recobraran algunas de sus pertenencias.

“Mi casa está bien”, dijo Arturo Brigueño, quien recuperó una bolsa llena de ropa para su hijo. Su hogar no sufrió grandes daños. “Me siento mal por la otra gente que no tiene su casa”.

Los que perdieron sus casas solo vieron los escombros desde los autobuses. Entre ellos se encontraba Socorro Ayala, originaria de El Salvador.

“Hoy estoy así, como cuando vine, como cuando entré a este país, sin nada”, dijo Ayala, al regresar del recorrido. “No quedó nada. Todo está consumido”, agregó.

Tanto Brigueño como Ayala residen, por ahora, en el albergue para damnificados que está ubicado en la Escuela Preparatoria Sylmar. La Cruz Roja Americana reportó ayer que en ese refugio todavía se estaba dando ayuda a unas 350 personas y que permanecería abierto tanto tiempo como fuera posible.

A una cuadra de distancia, en el parque Sylmar, voluntarios de la iglesia católica St. Didacus y de la Preparatoria Sylmar organizaban ropa, zapatos, juguetes y más objetos personales que han sido donados por personas particulares para ayudar a los damnificados.

“Esperamos que las víctimas vengan aquí y obtengan ropa o cualquier cosa que necesiten inmediatamente”, dijo Claudia Rodríguez, una de las encargadas de la recolección.

Ed Winter, subjefe de la Oficina del Forense del Condado de Los Ángeles, informó que ya revisaron por completo el lugar y que no han encontrado ningún cadáver - una preocupación que tenían las autoridades ya que muchos de los residentes del complejo aún continúan sin reportarse.

Por la tarde, el alcalde Antonio Villaraigosa anunció que residentes del lugar podrán regresar a sus hogares a partir de hoy martes, a las 9:00 de la mañana. Y aquellos que perdieron sus casas lo harán empezando a las 12 del mediodía.

“No hay palabras que puedan describir la devastación de esta tragedia”, dijo el alcalde, durante una conferencia de prensa realizada en Sylmar. “No hemos visto un fuego de esta magnitud, con esta destrucción, en décadas”.

Dijo además que estaba en contacto con el presidente electo Barack Obama y que él había prometido asistirlos con ayuda federal para las víctimas del incendio.

The Salvation Army, la Cruz Roja Americana y la Iglesia Bautista proveerán comida, consejería y equipos de limpieza a los residentes del lugar.

Avanzan los bomberos

Mientras tanto, los bomberos tomaban ventaja ayer de la cooperación del clima, que había traído un descenso en los vientos y la temperatura.

“Estamos esperando el fin de los vientos de Santa Ana. Pero todavía vamos a estar aquí unos dos o tres días más porque esperamos vientos el miércoles y jueves”, dijo Ronnie Villanueva, vocero del Departamento de Bomberos de la Ciudad de Los Ángeles.

Villanueva reportó que el Incendio Sayre había consumido más de 10,000 acres de terreno y estaba controlado en un 40%. El siniestro ha dejado más de 500 casas destruidas, incluyendo 484 en el complejo de viviendas móviles Oakridge.

El costo del incendio hasta ayer se calculaba en 3.5 millones de dólares.

Mientras tanto, en el Condado de Orange, Becky Luther, vocera del Departamento de Bomberos de ese condado, dijo que el Incendio Triangle Complex (que amenazaba partes del condado de Los Ángeles, Riverside y San Bernardino) se había expandido a 28,889 acres y estaba un 40% contenido. Hasta ayer, el fuego había destruido 155 viviendas en Brea, Yorba Linda, Anaheim y Corona.

El costo de este incendio hasta la fecha es de 4.8 millones de dólares. Las autoridades también removieron la orden de evacuación para los residentes de Diamond Bar, aunque miles todavía no podían regresar a sus casas.

“Por el momento, el clima está ayudando mucho. Los vientos se han calmado y esperamos que mañana (hoy martes) continúe igual y eso nos ayuda a seguir controlando el fuego”, dijo Luther.•

fcastro@hoyllc.com

Sentenciado por iniciar incendio Un hombre que provocó en el 2006 un incendio forestal en California, que arrasó unas 80 mil hectáreas, tuvo un costo de unos 100 millones de dólares y dejó 18 heridos, fue sentenciado ayer a casi cuatro años de prisión. Steven Emory Butcher, de 49 años, inició el incendio cuando caminaba por el Bosque Nacional Los Padres. El siniestro costó a las autoridades más de cien millones de dólares y los esfuerzos para apagarlo duraron un mes. El hombre, que había estado viviendo en ese campamento cerca de un año, fue sentenciado además a pagar 101 millones 652 mil dólares en restitución al Bosque Nacional Los Ángeles. - Notimex

Incendios


Anuncio