Anuncio
Share
Salud

¿Los padres antivacunas están arriesgando la salud de sus futuros nietos?

Salud

Lorna Rutherford y Mark Dorsey son consejeros de la California School for The Deaf en Riverside. Dorsey nació profundamente sorda después de que su madre contrajera el sarampión en su tercer mes de embarazo. Nació en 1967, antes de que una vacuna estuviera disponible. (Irfan Khan / Los Angeles Times)

La abuela de Mark Dorsey primero sospechó que su nieto tenía un problema de audición cuando era bebé. La familia vivía cerca de la Base de la Fuerza Aérea Norton en San Bernardino; los aviones solían rugir en lo alto, pero el bebé nunca reaccionaba al ruido.

Alarmada, la madre de Dorsey hizo lo que muchos padres en esa situación harían: sacó algunas ollas y las golpeó cerca del bebé como si fuera la víspera de Año Nuevo.

El bebé no se inmutó.

La sordera de Mark no fue una completa sorpresa para su familia. En la primavera de 1966, cuando su madre estaba llegando al final del primer trimestre de embarazo, contrajo rubéola, también conocida como el sarampión alemán. Fue el final de una epidemia de rubéola que se extendió por todo Estados Unidos a principios de la década de 1960 e infectó a un estimado de 12.5 millones de personas. La vacuna no estaba en el mercado hasta después de varios años.

Anuncio

La madre de Dorsey estaba bien, pero los médicos le dijeron que había un 90% de probabilidades de que su bebé no lo estuviera.

Los bebés cuyas madres están expuestas a la rubéola en el primer trimestre enfrentan graves problemas. La tasa de aborto involuntario y muerte fetal es alta.

Si los bebés sobreviven en el útero, pueden nacer con defectos graves: sordera, ceguera, problemas cardíacos, daño hepático y del bazo, deterioro cognitivo.

Dorsey, quien ha trabajado como consejero en la Escuela para sordos de California en Riverside durante 23 años, se considera afortunado de haber nacido sólo sordo.

Anuncio

Es el feliz padre de cuatro hijos (sin problemas de sordera). A los 51 años, con gafas sin montura, un pequeño arete de aro y una cola de caballo canosa, se parece a la clase de ‘baby boomer’ envejecido que verías en un concierto de rock. Da la casualidad de que es un “Deadhead” (fan de la banda de rock Grateful Dead) que ha asistido a por lo menos 200 conciertos de esa banda en los últimos 30 años.

Él y otros fanáticos con problemas auditivos se instalan en la “zona para sordos”, cerca de los altavoces. Hay intérpretes que usan las señales utilizadas por los sordos para emitir las letras de las canciones, mientras los Deadheads sordos sostienen globos para sentir las vibraciones mientras la banda toca. Este verano, verá los Dead en Denver, Washington y el Área de la Bahía.

“Amo mi vida”, dijo. “No la cambiaría”.

Lorna Rutherford, una de sus colegas, quien ha trabajado en la Escuela para Sordos de California como consejera y trabajadora social durante 46 años, me presentó a Dorsey. Me contactó después de que escribí sobre la propuesta de ley de California que vigilaría más de cerca las exenciones de vacunas para los niños cuyos padres afirman que tienen razones médicas para oponerse a la inmunización.

Aunque Rutherford, de 67 años, no es sorda, a ella le preocupa, con todas las noticias sobre los brotes recientes de sarampión, que las personas hayan olvidado cuán devastadora puede ser la rubéola, (la rubéola es la “R” en la vacuna MMR, que también protege contra el sarampión y las paperas).

Conocí a Rutherford y Dorsey en la escuela donde trabajan, nos sentamos en su oficina en el tranquilo campus de 60 acres de dormitorios y aulas de ladrillo de baja altura. A pesar de que la escuela cuenta con unos 400 estudiantes desde el jardín de infantes hasta el grado 12, el ambiente era extremadamente silencioso.

Cuando comenzó a trabajar en Riverside, Rutherford me dijo que la población escolar era mucho más numerosa porque había muchos niños cuyas madres habían contraído rubéola en la década de 1960, antes de que se pusiera a disposición una vacuna eficaz en 1969. Dijeron que siempre describían a esos niños como la “erupción de la rubéola”.

“Desde la vacuna MMR”, dijo, “hemos tenido muy pocos ‘bebés con rubéola’, aunque en todo el mundo, la principal enfermedad que causa la sordo/ceguera sigue siendo la rubéola”.

Anuncio

Mientras los tres conversábamos, Rutherford y Dorsey hacían señas el uno con el otro, Rutherford lo traducía para mí.

Mi colega Soumya Karlamangla, que está a punto de combatir el sarampión, ha escrito sobre un grupo de jóvenes adultos que han sido apodados la “generación Wakefield”.

Ahora, en sus 20, estos eran bebés a fines de la década de 1990 y principios de la década de 2000, en el tope de la histeria causada por el ya desacreditado estudio del médico británico Andrew Wakefield, quien vinculó las vacunas con el autismo.

Por temor al autismo, muchos padres optaron por no vacunarse, poniendo a sus hijos ahora adultos en riesgo del resurgimiento de enfermedades como el sarampión, que ha regresado recientemente a pesar de haber sido declarado erradicado en Estados Unidos en 2000.

En lo que va del año, se han diagnosticado más de 625 casos de sarampión, el número más alto en más de dos décadas. En Los Ángeles, UCLA y Cal State L.A impusieron una cuarentena después de que los estudiantes no vacunados de estas escuelas sufrieran el virus.

El sarampión es extremadamente contagioso, es una infección respiratoria que causa una erupción, fiebre y síntomas parecidos a la gripe y que puede conducir a neumonía, encefalitis e incluso la muerte.

En general, la enfermedad está siendo introducida por viajeros o turistas que llegan a Estados Unidos desde otros países, como fue el caso con el brote de sarampión de Disneyland en 2014.

Ese fue el brote que inspiró al senador estatal Richard Pan, un pediatra, a redactar una ley que ponga fin a las exenciones espirituales o filosóficas de las vacunas obligatorias. Después de que la ley entró en vigor, la tasa de vacunación aumentó. Este año, Pan ha propuesto una nueva ley que ajustaría los requisitos para los padres que solicitan exenciones médicas para sus hijos.

Anuncio

Hay muchas razones legítimas para abstenerse de vacunar a un niño. Los niños enfermos, alérgicos a algunos de los ingredientes de las vacunas o cuyo sistema inmunológico está comprometido, no deben vacunarse.

Pero imagine un escenario en el que una niña cuyos padres se negaron a vacunarse crece, queda embarazada y luego contrae un virus como la rubéola.

“Son los nietos de esos sólidos activistas contra la vacunación quienes se verán afectados”, dijo Rutherford. “Aunque eso significaría la seguridad de nuestro trabajo, es una desgracia que vayamos a tener más niños sordos que lleguen aquí".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio