Anuncio
Share

Las cataratas podrían ser tratadas sin cirugía

A la izquierda, los ojos de un conejo antes del tratamiento, a la derecha, despues.

A la izquierda, los ojos de un conejo antes del tratamiento, a la derecha, despues.

(Khang Zhan/Union Tribune)

Según un nuevo estudio encabezado por UC San Diego, en un día no muy lejano, las cataratas podrán ser prevenidas, detenidas y hasta revertidas con gotas para los ojos en lugar de cirugía. El estudio tuvo éxito con animales

Kang Zhang y sus colegas investigadores están tratando las cataratas en perros con lanosterol, un precursor del colesterol y en lentes de conejo incubadas en el laboratorio. En ambos casos, la transparencia de la lente mejoró significativamente en comparación con casos donde no se usó la sustancia.

El lanosterol trabaja disolviendo las proteínas en el lente que nublan la vista. Esas proteínas gradualmente llevan a la ceguera; de hecho, las cataratas son la causa principal de ceguera a nivel mundial

Perfeccionar la tecnología del lanosterol para los seres humanos requerirá de más pruebas, las cuales generalmente toman años o incluso décadas para concluir. Pero el equipo de Zhang se siente animado porque el lanosterol existe naturalmente en el cuerpo humano, así que es posible manipular su producción sin crear un efecto secundario importante.

El tratamiento finalmente podría administrarse en forma de gotas o de inyecciones a los individuos en riesgo de desarrollar cataratas o a pacientes que ya tienen la condición.

Si se demuestra que este método es seguro y efectivo, podría reducir grandemente la necesidad de cirugía de catarata y el remplazo del lente óptico.

En el año 2000, se realizaron alrededor de 12 millones operaciones de cataratas en todo el mundo. Según la Organización mundial de la salud, se espera que esta cifra llegue a ascender a 32 millones para finales de esta década.

Y el número seguirá creciendo a medida que la población envejece, duplicándose seguramente en los próximos 20 años, dijo J. Fielding Hejtmancik, un científico del National Eye Institute.

Los hallazgos de Zhang y su equipo fueron publicados el miércoles en la revista Nature. Su studio puede ser encontrado https://j.mp/zhangcat.

Al mismo tiempo y subrayando la importancia del descubrimiento, Nature publicó un artículo de Hejtmancik, cuyo Instituto es una división del National Institute of health. Él dice en su artículo que un método acertado de lanosterol ahorraría dinero al minimizar la necesidad de cirugía, que actualmente el único tratamiento para las cataratas.

Underscoring the importance of the discovery, Nature published an

“La misma demografía poblacional sugiere que si el desarrollo de las cataratas relacionadas con la edad en individuos susceptibles pudiera retrasarse hasta por 10 años, la necesidad de cirugía podría reducirse a casi la mitad”, escribió. “El potencial de que este hallazgo se traduzca en la primera prevención farmacológica práctica, o incluso en el tratamiento de las cataratas en los humanos no pudo haber llegado en un momento más oportuno”.

La extracción de cataratas costaba casi $3,200 por ojo en 2013, según un informe encargado por AllAboutVision.com.

Después de quitar una catarata, la lente en sí puede reemplazarse con implantes intraoculares. Algunos de estos lentes intraoculares pueden ayudar con el enfoque cerca-lejos, aunque no tan efectivamente como una lente natural. Una cirugía de catarata con implante intraocular puede aumentar el gasto por ojo a $4,350, dice el informe.

Si la terapia del lanosterol funciona en las personas, las preguntas clave son qué dosis administrar y con qué frecuencia.

El lanosterol es el primer paso en la biosíntesis de colesterol, así como de las hormonas esteroides y la vitamina D. La molécula fue identificada como un posible tratamiento después de que Zhang y otros investigadores realizaron un análisis genómico en una familia que tenía tres niños con cataratas congénitas graves.

Los exómas de esos tres niños fueron comparados con los de los padres y un hermano, que no tienen cataratas. El exoma es la parte del genoma que se transcribe en el RNA y puede hacer proteínas.

Los investigadores descubrieron una mutación recesiva en un gen llamado LSS que inhibe la producción de lanosterol. La versión funcional del gen hace una enzima que cataliza la producción de lanosterol, y se sabe que el mismo gene está presente en la lente del ojo humano, sugiriendo que funciona también allí así. El análisis genético de una segunda familia con cataratas congénitas produjo el descubrimiento de otra mutación recesiva que alterar la función de la LSS.

“Estas dos mutaciones estaban ausentes en los 11,000 cromosomas del control”, escribieron los científicos en su estudio.

Además, los investigadores encontraron que el nivel de colesterol en las células que dan el gen normal de la LSS era igual que el de los que recibieron la versión mutante.

Dijeron que este descubrimiento sugiere que puede haber “un camino alternativo para”, mantener un nivel equilibrado de colesterol en el cuerpo.


Anuncio