Anuncio
Share

Casi medio millón de indocumentados en California podría tener seguro salud

El reporte calcula que entre 360.000 y hasta medio millón de inmigrantes en California beneficiarios de DACA o DAPA podrían ser elegibles para Medi-Cal
(Rich Pedroncelli / AP)

LOS ÁNGELES.- Hasta casi medio millón de inmigrantes en California que aplicarían para los programas de alivio migratorio DAPA y DACA serían elegibles para el seguro médico subsidiado estatal Medi-Cal, según un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) presentado este pasado 26 de marzo.

De acuerdo al informe “Seguro de salud y demográfica de inmigrantes de California elegibles para Acción Diferida”, cerca de un 57 por ciento de indocumentados elegibles para recibir uno de estos dos programas de alivio migratorio carecía de seguro de salud en 2013 y estaba por debajo del límite máximo de ingresos para ser elegido para Medi-Cal.

El estudio, elaborado conjuntamente por la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) y la Universidad de California Berkeley, recuerda que a nivel nacional los indocumentados no pueden aplicar a un seguro de salud implementado en el marco de la reforma sanitaria.

“Hemos dejado rezagados a millones de trabajadores y estudiantes indocumentados que han sido excluidos de las opciones de cobertura de salud bajo la Ley de Cuidado Asequible de la Salud (ACA)”, señaló hoy Laurel Lucía, una de las autores del estudio.

En California, no obstante, si un indocumentado califica para los programas Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) y la Acción Diferida para la Responsabilidad de los Padres (DAPA, en inglés) sí podrían acogerse al servicio médico estatal para personas de bajos ingresos, el Medi-Cal, si cumplen con los requisitos.

“California es el líder entre los estados al proveer servicios amplios de cuidado de salud a aquellos residentes de bajos ingresos a quienes se les otorgue DACA o DAPA, lo que es un paso importante para cerrar la gran brecha de elegibilidad del estado”, resaltó la investigadora.

Los beneficiarios de las medidas de alivio migratorio podrían ser elegibles para Medi-Cal, que no se fija en el estatus migratorio de sus solicitantes, siempre y cuando sus ingresos no sobrepasen el límite del 138 % del Índice Federal de Pobreza, que para el año 2014 era de 27.311 dólares de ingreso anual para una familia de tres miembros.

El reporte calcula que entre 360.000 y hasta medio millón de inmigrantes en California beneficiarios de DACA o DAPA podrían ser elegibles para Medi-Cal, “después de varios años de implementación” del alivio administrativo.

El análisis reconoce, no obstante, que este cálculo depende de datos de difícil predicción y “está condicionado a las tasas de registro para DACA o DAPA, que son muy inciertas”.

“Este informe nos da una importante nueva visión de cuanta gente todavía está bloqueada por fuera de la cobertura de salud”, comentó Daniel Zingale, vicepresidente senior de “The California Endowment”, la organización que financió el estudio.

Los investigadores estimaron que el 66 % de los adultos elegibles para DACA y DAPA trabajaban durante el año 2013 y el 92 % de todos los posibles beneficiarios tenían menos de 45 años en este periodo.

El estudio considera que la relativa juventud de los posibles beneficiarios de las medidas administrativas podrían hacer que los costos mensuales de los seguros de salud para estas personas fueran más bajos que el promedio estatal.

Los expertos insistieron en que ampliar la base de personas que reciben cobertura médica básica ayuda a reducir los costos actuales de los servicios médicos de urgencia.

“La única manera cómo podemos mejorar la salud en general y aumentar la eficiencia en los gastos es ofreciendo importantes servicios preventivos y de cuidado primario a todos, no sólo a aquellos suficientemente afortunados para pagar la cobertura”, afirmó hoy Nadereh Pourat, directora de investigación del Centro de Investigación de Políticas de Salud de UCLA y coautora del informe.

No obstante, el análisis considera que “se espera que muchos indocumentados de California continúen sin seguro”, ya sea porque no son elegibles para los programas, o porque enfrentan barreras para registrarse en la Acción diferida o en Medi-Cal, o incluso porque sus ingresos son superiores a los exigidos para recibir el subsidio médico.

El presidente Barack Obama defendió ayer que su reforma sanitaria está “salvando” vidas y ayudando a ahorrar dinero a las familias y empresas, pese a los “innumerables” intentos republicanos de minar y revocar esa ley, promulgada hace cinco años.

Según cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), más de 11 millones de personas han accedido a cobertura sanitaria gracias a esa ley, aunque todavía hay otros 37 millones que no tienen ningún tipo de seguro.


Anuncio