Anuncio
Share

Buscan reducir problemas cardíacos en tratamiento de cáncer

La sobreviviente de cáncer Christine sostiene a su hijito de 20 meses Jameson en su hogar en Whitman, Massachusetts. Ellis, de 36 años, maestra, padecó un problema cardíaco durante un tratamiento para el cáncer. Nuevas investigaciones sugieren que este riesgo podría reducirse en las mujeres con tumores de seno si toman un fármaco para el corazón como medida preventiva durante su tratamiento para el cáncer.

La sobreviviente de cáncer Christine sostiene a su hijito de 20 meses Jameson en su hogar en Whitman, Massachusetts. Ellis, de 36 años, maestra, padecó un problema cardíaco durante un tratamiento para el cáncer. Nuevas investigaciones sugieren que este riesgo podría reducirse en las mujeres con tumores de seno si toman un fármaco para el corazón como medida preventiva durante su tratamiento para el cáncer.

(Charles Krupa / AP)

Muchos tratamientos para el cáncer tienen un lado negativo: pueden dañar el corazón. Nuevas investigaciones sugieren que este riesgo podría reducirse en las mujeres con tumores de seno si toman un fármaco para el corazón como medida preventiva durante su tratamiento para el cáncer.

De confirmarse en pruebas más numerosas, podría mejorar el tratamiento para miles de pacientes de cáncer de seno en Estados Unidos, además de otras mujeres y algunos varones que también se tratan por otros tipos de cáncer.

Actualmente, los pacientes de cáncer son remitidos a cardiólogos después que determinados tratamientos con fármacos o radiación les ha debilitado el corazón. Se están estableciendo clínicas especiales en hospitales para atender el número creciente de sobrevivientes de cáncer con este problema.

“Si uno aguarda hasta que la enfermedad se manifiesta, podría ser demasiado tarde” como para hacer algo, advirtió el Dr. Javid Moslehi, que dirige una de esas clínicas en la Universidad Vanderbilt y que no participó en el estudio. “Nosotros en la comunidad cardiológica tenemos que hacer un trabajo mejor para impedir la enfermedad cardíaca en vez de intervenir” después que ha ocurrido el daño.

El estudio se efectuó en Noruega. Los resultados fueron discutidos el miércoles en una conferencia de la Asociación Cardiológica Estadounidense en Orlando.

Los tratamientos con radiación pueden dañar arterias y causar un ataque cardíaco. También pueden ocasionar problemas con las válvulas o el ritmo del corazón. Determinados remedios para el cáncer, como Herceptin y doxorubicin, vendido como Adriamycin y otras marcas, pueden perjudicar la capacidad de bombeo del corazón y conducir a falla cardíaca.

“Damos veneno con un propósito” debido a que combate el cáncer, pero los problemas cardíacos pueden ser “una de las caras negativas”, dijo la doctora Ann Partridge, especialista en cáncer de seno en el Instituto Oncológico Dana-Farber en Boston.

Una de sus pacientes, Christine Ells, de 36 años, maestra en el suburbio de Quincy, Boston, experimentó un problema en el ritmo cardíaco debido a varios medicamentos que le dieron para tratar el cáncer de seno que le diagnosticaron a los 27 años.

“Los riesgos de esos medicamentos son alocados”, comentó, “pero era más importante curar mi cáncer”.

El nuevo estudio se propuso prevenir los efectos secundarios cardíacos. Encabezado por la doctora Geeta Gulati del Hospital de la Universidad de Akershus en Lorenskog, Noruega, observó a 120 mujeres con cáncer de seno en sus primeras etapas y probó dos fármacos utilizados para tratar la presión sanguínea alta y la falla cardíaca: candesartan y metoprolol. Las dos están disponibles como remedios genéricos y cuestan menos de un dólar por día.

Las mujeres recibieron uno o dos de los fármacos o placebo, y se registró la capacidad de bombeo cardíaco en varios momentos.

El daño cardíaco empeoró en el grupo a placebo. Metoprolol no previno la declinación cardíaca pero candesartan lo hizo, aunque los beneficios fueron pequeños: una mejora del 2% al 3% en fuerza de bombeo en comparación con el grupo a placebo.


Anuncio