Anuncio
Share

Obesidad y sobrepeso deben reconocerse como enfermedades, señala especialista

Personas con obesidad caminanen Ciudad de México (México). EFE/Archivo

Personas con obesidad caminanen Ciudad de México (México). EFE/Archivo

EFE

La obesidad y el sobrepeso deben reconocerse como enfermedades y no solo como factores de riesgo, dijo hoy la experta Ana Lilia Rodríguez Ventura, quien alertó que el panorama de México será desolador si no se atienden estos problemas de manera inmediata.

“Podemos estar ante las primeras generaciones en las que la vida de los hijos es más corta que la de los padres, provocado por el sobrepeso y la obesidad; si esto sigue así, se presentarán decesos a edades más tempranas”, afirmó.

La endocrinóloga de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indicó en un comunicado que actualmente 35 % de los niños mexicanos sufren estas enfermedades y corren el riesgo de desarrollar otras.

“La diabetes tipo II ya la padecen desde los 8 o 10 años y antes se presentaba en personas de 40 años”, señaló.

Para Rodríguez Ventura, que los menores de edad padezcan diabetes es motivo de alarma, pues cuando tengan 20 o 25 años, justo cuando se encuentren en la etapa reproductiva y laboral, pueden sufrir amputaciones, ceguera, insuficiencia renal, “lo que va a afectar la economía de cada familia y del país en general”.

La especialista indicó que desde el punto de vista antropológico, la población mexicana presentaba desnutrición en el pasado y por ello se creía que los niños debían ser “gorditos, llenos de vida”, lo que era sinónimo de estar sano, “pero ese pensamiento debe cambiar”.

Destacó la necesidad de que haya un trabajo de coordinación entre padres y pediatras, para alertar sobre la situación nutricional de los niños y tomar las medidas necesarias.

“Debe regresarse a la comida tradicional en el núcleo familiar, es decir, evitar alimentos procesados e incluir tres tazas de verduras en cada comida diaria”, sugirió.

Asimismo, la académica resaltó que el comer en exceso o la falta de ejercicio no son las únicas causas de la obesidad, también los ayunos prolongados, la calidad de los alimentos y el no dormir adecuadamente.

“Si se duerme menos de seis horas, se liberan hormonas que contra-regulan la acción de la insulina y se sube de peso”, explicó.

En ese contexto, “es peligroso que por iniciativa propia hagamos una dieta”, indicó tras señalar que es importante asesorarse con un nutriólogo para saber cuántas calorías deben comerse de acuerdo con las actividades diarias de cada individuo.


Anuncio