Entrevista a Lydia Cacho: 'El periodismo: una labor social indispensable'

Entrevista a Lydia Cacho: 'El periodismo: una labor social indispensable'

Tarea difícil es presentar a Lydia Cacho. ¿Por dónde empezar?, comenzar quizá enumerando sus trece libros publicados; su extinta (y hasta la fecha importantísima) columna en El Universal 'Plan B'; por la cofundación de la plataforma digital de periodismo de Izquierda 'Sin Embargo'; su incansable lucha contra la mafia de la pederastia y la explotación comercial del sexo en México, y por sus más de cincuenta premios de periodismo.

Aunque quizás, la gloria sea una carga pesada, un veneno que asesina, y soportarla sea un arte; de esto sabe mucho Lydia Cacho, porque es hoy en día, es la mejor periodista de México (y el mundo).

Para mejor presentación, las palabras de una cronista que sabía bien que quien se resigna no vive; la primer mujer italiana corresponsal de guerra, Oriana Fallaci escribió en 'Un hombre' (Planeta, 2011), las siguientes líneas que mejor definen a nuestra periodista: El verdadero héroe no se rinde nunca, y que de los demás no le distingue el gran gesto inicial o la fiereza con que afronta las torturas y la muerte, sino la constancia con que se repite, la paciencia con que sufre y reacciona, el orgullo con que esconde sus padecimientos y los escupe a la cara de quien se los impone.

Aquí la entrevista con Lydia Cacho, tras la disculpa que el Estado mexicano le ofreció por los casos de tortura que sufrió. Charlamos sobre el caso Guardería ABC, de la nuevas direcciones de INMUJERES y la Comisión Nacional de Búsqueda; del asesinato del activista Samir Flores, de su más reciente libro #EllosHablan' (Grijalbo, 2018),  y su serie documental 'Somos Valientes'.

“He perdonado a mis torturadores (…) Que ninguna niña o mujer sienta vergüenza por señalar a su agresor. Estoy aquí por este país que se niega a asumir su verdad. Acepto esta disculpa, y cumplan con todas las víctimas”. Expresaste tras la disculpa del Estado mexicano, por casos de tortura. ¿Es ésta, en verdad, una nueva manera de gobernar, existe la posibilidad de crear un verdadero estado de derecho?

La reparación del daño es obligación del gobierno en turno, no debemos asumirlo como un logro gubernamental sino como un llamado de atención de las víctimas hacia un Estado que se niega a trabajar en contra de la impunidad. Estoy segura de que se puede crear estado de derecho en México, es decir que la justicia sea la regla y no la excepción.

Hasta ahora el nuevo gobierno no ha demostrado perseguir a los grandes criminales; es preocupante que hayan declarado que a la delincuencia organizada la “verán a los ojos en cuatro años”. Los mensajes del nuevo gobierno son erráticos y contradictorios. Mientras no haya estabilidad en los argumentos sobre seguridad pública y seguridad nacional, no tendremos claridad sobre lo que viviremos este sexenio.

Sin embargo prefiero esperar a los hechos y documentar los dichos. La esperanza sigue viva; este nuevo gobierno tiene casi seis años para demostrar si puede con el país; ya veremos. Mi preocupación fundamental por el momento, es el desamparo de millones de víctimas de violencia.

El primer paso para la reparación, es la justicia en casos como la Guardería ABC, la esclavitud sexual de niñas, y el secuestro de niños en el norte del país para la siembra de narcóticos. ¿Qué conoces acerca del proceso de resolución de estos casos?

El uso de los servicios de Inteligencia resulta fundamental, he investigado durante años el incremento de infiltración de los cárteles en los partidos políticos y el servicio público.

Hay que entender que la esclavitud humana, el narcotráfico, y el secuestro de más de 30 mil niños esclavos de los carteles, explotados para la siembra, el trasiego, el halconeo, etcétera, debe detenerse con políticas integrales de protección a la niñez, porque cuando crezcan, estos esclavos se integrarán a los cuadros de la delincuencia organizada y normalizan una vida en el ejercicio cotidiano de la violencia y la muerte como forma de subsistencia.

Un abordaje integral de justicia restaurativa, educación para la paz y erradicación de los instrumentos de blanqueo de capitales de los carteles es indispensable. El dinero siempre está a nombre de las esposas y los hijos de los criminales, rastrearlo y dejarlos sin recursos es la forma más efectiva de paralizar sus actividades. Los políticos se niegan a hacerlo porque saben que la delincuencia organizada forma un porcentaje importante del Producto Interno Bruto del país.

Cada año, más de cuatro millones de niños y niñas son abusados sexualmente en México, de acuerdo a la OCDE…, al menos el 10% terminará en una red de pornografía vinculada con la delincuencia organizada. ¿Qué se está haciendo para frenar estas cifras, se puede hablar de un verdadero compromiso del gobierno para con los mexicanos?

La única respuesta efectiva la está dando la sociedad civil mexicana, es decir la Red por los Derechos de la Infancia, que integra a las organizaciones especializadas en niñez y juventud, al igual que la Red Nacional de Refugios para víctimas de violencia doméstica y sexual.

Ahora mismo el riesgo es la inestabilidad que han generado las declaraciones contradictorias entre el presidente de México y los secretarios de Estado.

En una sola semana el presidente ha contradicho a su propio gabinete cuatro veces frente a la prensa. Creer que las organizaciones de la sociedad civil (que se han especializado durante años en atención a víctimas) son “intermediarios” como ha dicho el presidente, es un sinsentido. 

El gobierno mexicano no tiene las capacidades instaladas ni la especialización, transparencia y convicción en la defensa de los derechos humanos para atender a las víctimas.

En los países democráticos la sociedad civil organizada es considerada un brazo del Estado, es decir una comunidad colaborativa para el progreso de un país.

Es preocupante que este nuevo gobierno mande señales ambiguas y deje desamparadas a las víctimas.  Por otro lado las guarderías subrogadas necesitan mejorar sus reglas y transparencia, pero no deben desparecer pues ello conllevaría un retroceso de veinte años en los derechos de las madres y padres trabajadores que carecen de seguridad social.

¿Cuál es tu opinión sobre la nueva dirección del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES)?

Nadine Gasman es una mujer preparada para el puesto, entiende que la equidad sólo podrá alcanzarse a través de políticas publicas integrales y el trabajo de la mano de la sociedad civil organizada. Veremos si le permiten operar y si el presupuesto del Instituto responde a las necesidades del país. Por el momento el panorama en ese tema es alentador.

¿Y de la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda?

La nueva titular, Karla Quintana es una jurista preparada en el tema. En un país en que una persona desaparece cada dos horas con seis minutos, el reto es inmenso.

Tenemos que esperar para ver con hechos, y no conjeturas, qué tanto presupuesto se asigna y cómo colaboran con las familias de personas desaparecidas de todo el país.

El reto es colosal, y va de la mano con la investigación de las redes de delincuencia organizada; por tanto su trabajo exige colaboración multisectorial para que las dependencias del gobierno no reproduzcan los vicios del pasado, rasurando expedientes y re-victimizando a las familias de desaparecidos.

“Nosotros, todos los gobernadores del PRI, estamos a favor de la Guardia Nacional”, expresaron en una reunión privada con Olga Sánchez Cordero, 10 de los 12 mandatarios estatales priístas. ¿Cuál es tu juicio sobre la presencia de la Marina y el Ejército en las labores de seguridad pública?

Es muy sencillo. La mayoría de gobernadores quieren la libertad para manejar recursos, pero abdican a la responsabilidad de utilizarlos de forma transparente y efectiva. La corrupción de gobernadores, su implicación y negociación con un grupo determinado de la delincuencia organizada, que opera en su “plaza”, así como el vínculo perverso con propietarios de medios que históricamente han vivido de publicidad gubernamental, a cambio de manipulación de la narrativa local, han dejado a la población sin seguridad pública.

En los últimos quince años se han invertido miles de millones de dólares para entrenar policías, pero las líneas de mando siguen corrompidas.

Desde el gobernador o alcalde que recibe porcentajes de actos de corrupción, hasta el comandante de la policía que exige una cuota semanal a sus subalternos, la realidad es que en México los gobernadores extorsionan al empresariado casi en la misma medida en que lo hace la delincuencia organizada.

Por eso aceptaron, porque quieren el poder pero abdican a la responsabilidad de proteger a la ciudadanía y la dejan en manos de la federación.

Es otro retroceso mayúsculo, pues ya hay modelos efectivos de políticas antimafia que podrían ponerse en práctica, sin embargo se niegan a aplicarlos, por ignorancia, corrupción, ambición y falta de entendimiento de la gran responsabilidad que implica ser servidores públicos y representantes del pueblo. Quieren los premios pero no el costo de obtenerlos.    

Hasta el momento los 43 refugios para víctimas de violencia extrema, doméstica y sexual, se han atendido más de 23 mil casos de forma integral; desde terapia de estrés postraumático hasta defensa legal, capacitación para el trabajo, restitución de derechos y empoderamiento económico.

Háblame de la plataforma educativa y serie documental “Somos Valientes”.

Es una miniserie documental basada en la pedagogía del periodismo de paz, que busca entender el origen de los conflictos y sus posibles soluciones.

Decidí crear una plataforma educativa gratuita para que sea utilizada en escuelas hispanoparlantes. Junto a mi socia, la productora Marcela Zendejas, he logrado  convocar a empresarias y empresarios comprometidos con la niñez, para que inviertan en este proyecto que busca hacer eco de las voces de la niñez hablando de política y valentía; al mismo tiempo logramos cerrar la brecha tecnológica con los cuadernos de valentía, que son herramientas para trabajar las emociones que provoca cada capítulo y debatir, educar y reproducir los modelos de educación para la paz y la defensa de los derechos humanos desde la niñez.

Hasta ahora ha sido un éxito total. En un año, sin invertir un centavo en publicidad tenemos un millón de vistas de la miniserie, un raiting que demuestra la gran necesidad de proyectos no comerciales de esta naturaleza.

Convérsame acerca de '#EllosHablan' (Grijalbo, 2018), y de cómo el machismo no sólo daña a las mujeres, sino que existe también una violencia ejercida contra los niños.

Este libro es una búsqueda de espacios de diálogo sobre el daño que el machismo ha hecho a hombres y mujeres; las entrevistas a hombres complementan la idea del movimiento #TimesUp  y #MeToo.

Tenemos que movernos de la denuncia a la reflexión de cómo nace el problema del acoso y hostigamiento, del machismo introyectado y el maltrato como fórmula educativa, hacia el diálogo creativo de cómo vamos a aprender a convivir hombres y mujeres, lejos del machismo, el acoso y el uso de la sexualidad como moneda de cambio laboral.

Es una investigación periodística, al mismo tiempo un ensayo, una crónica de cómo se cría a un hombre machista sin que el entorno reconozca el daño que está creando a ese niño. Es un cuestionamiento a una cultura anquilosada y retrógrada que ya no funciona para la convivencia afectiva y sana entre hombres y mujeres.

¿Cómo detener la semilla de la violencia en la infancia?

La educación feminista es fundamental, por eso el libro “Todos deberíamos ser feministas” de la autora Chimamanda Ngozi se ha convertido en una especie de biblia educativa para niños y niñas.

Se trata de crear nuevas narrativas amorosas, de convivencia, de aproximación hacia lo que significa actuar desde nuestro ser mujer u hombre sin importar si se ejerce la sexualidad en cualquiera de sus fórmulas (LGTBQ).

La agresión es una respuesta biológica, neuroquímica, ante el miedo, pero la violencia es una elección; por tanto aprender a elegir todos los días a no ejercer violencia ni contra nuestro propio cuerpo ni contra las demás personas, es siempre posible.

Es un asunto de conocimiento y aceptación de la empatía como forma de acción política para la paz; el auto-conocimiento y la responsabilidad. Asumir que la valentía no es ser violento o declarar la guerra, sino proteger a las y los demás y decidir cotidianamente cómo construir la paz sin ejercer, por ejemplo, actos de corrupción  que son una forma de política machista.

¿Cuál es el verdadero eje del machismo?

Las bases de la filosofía occidental, la guerra como respuesta a las diferencias, el concepto tradicional del heroísmo como lo que destruye al otro y vence para obtener reconocimiento. El machismo es por su naturaleza una fórmula cultural de opresión que fuerza al hombre a quedarse en el lado de la violencia para ser aceptado por el clan o la tribu, a la mujer igual, la acepta en la medida en que obedece y reproduce los roles de sumisión manipuladora o violenta.

El machismo niega la diversidad, abdica a la generosidad incondicional, necesita del ejercicio de la violencia y la humillación del otro para subsistir; si lo entendemos lo desactivamos individual y colectivamente.

Tras el señalamiento del EZLN al gobierno, como responsable del asesinato del líder opositor a la termoeléctrica, Samir Flores, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que su administración no tuvo responsabilidad alguna, y que no se debe politizar la víctima.  El asesinato de Samir es el séptimo de este año que queda impune. ¿Cuáles son los factores que contribuyen a generar más riesgo para defensores y periodistas?

La impunidad, la corrupción. El presidente se equivoca. Recuerdo una larga conversación que tuve con López Obrador en 2006, cuando era candidato. En una cena en casa de José María Pérez Gay con intelectuales, me dijo que si ganaba la presidencia, el eje de su labor pública sería la defensa de la libertad de expresión y la protección de las y los activistas, que él mismo había sufrido en carne propia la violencia de Estado, que jamás aceptaría la persecución de defensores de derechos humanos y periodistas, porque resultan indispensables para la democracia.

De hecho en ese momento me insistió en que si ganaba la presidencia él quería que yo me hiciera cargo del INMUJERES, que lo iba a convertir en una secretaría de estado. Decliné la invitación, y le dije que prefería seguir con mi trabajo y atestiguar si cumpliría sus promesas y sueños.

Háblame de tu relación con la música, y de la amistad que forjaste con Paco de Lucia (1947 - 2014), Alfonso André y los Hermanos Arreola?

Desde niña en casa de mis abuelos maternos la música era un elemento importante; crecí escuchando fado portugués. Bailé ballet clásico hasta los catorce años, mi maestra de ballet era una mujer rusa muy culta que nos hablaba de cada compositor, después mi madre inscribió en clases de piano con una vieja amiga suya que logró que entendiera la opera.

Alfonso y yo íbamos juntos al colegio Madrid, se juntaba en el garaje  a tocar con su primera banda, luego conocí a Saúl. Alfonso André y Chema Arreola están entre los mejores percusionistas de mi generación. A Alonso lo conocí como critico de música leyéndolo en La Jornada, con los años forjamos una amistad entrañable que sigue viva.

Paco de Lucía vivía muy cerca de mi casa en la Riviera Maya, él al igual que otros músicos de flamenco que viven en el mismo sitio, era un hombre al que le gustaban las reuniones entre amigos, comer bien, beber mucho y hacer fiestas en que siempre alguien terminaba bailando flamenco. Era un hombre gruñón, brillante, cariñoso, culto, creativo y buen pescador.  

¿Qué opinas acerca de las declaraciones de uno de los abogados de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, sobre que uno de los miembros del jurado  “googleó noticias” durante el proceso, y que por ende, Guzmán no tuvo un juicio justo?

Creo que es muy peligroso que una persona de jurado o incluso un periodista ponga en juego la sentencia de un criminal multihomicida como Guzmán Loera por lograr la primicia.

Ya hemos visto a demasiados criminales salir libres porque no se cumplió el debido proceso (due process), porque alguien filtra información del caso. Por eso es importante recordar que no cualquier persona con un teléfono y acceso a Internet es periodista.

La ética y el conocimiento de las leyes es indispensable cuando se cubre un caso, porque, efectivamente puede llevar a un amparo que eventualmente libere a alguien que ha causado un daño irreparable a millones de personas.

 Háblame sobre el premio Reporteros del Mundo, con el que fuiste galardonada el año pasado; premio en memoria a Julio Fuentes, periodista asesinado en Afganistán.

El jurado reconoció mi trayectoria de treinta años como reportera de investigación. Para mi fue importante porque estoy convencida de que las mujeres le hemos cambiado el rostro y la narrativa al periodismo en el mundo entero.

De eso hablé, de la participación de las mujeres y del papel que juegan las nuevas generaciones en la creación de un nuevo periodismo ético, sustentable, que salga de los cánones tradicionales de su acercamiento al poder y sea un verdadero contrapoder.

Este fue mi premio número 50, se lo dediqué a todas las mujeres periodistas, las que están vivas y las que han dejado la vida en la tarea de cambiar el mundo haciendo eco de las voces que deben ser escuchadas.

El periodismo es una labor social indispensable, ayuda a una comunidad a comprender lo que sucede dentro de ella, puede construir o destruir.

Yo he elegido dedicarme a usar mi poder como periodista para construir puentes entre la realidad y quienes están lejos de ella. Arrojar luz en los rincones de la oscuridad donde anidan la opresión la violencia y la desigualdad.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°