El español se hizo presente en la primera jornada del Festival de Libros de Los Ángeles Times

Llegar a la zona dedicada a nuestro idioma en el Festival de los Libros de Los Angeles Times que inició el 21 de abril, en las instalaciones de la Universidad del Sur de California (USC) no podría haber sido más fácil, sobre todo si se emplea el transporte público para hacerlo, porque el área referida se encontraba casi a la entrada del acceso a la feria que da a la estación de tren llamada Expo Park/USC.

En este nuevo emplazamiento, los visitantes fueron recibidos por un DJ que presentaba toda clase de canciones en español, y más adentro, se encontraba un espacio en el que los niños podían armar coronas de flores, así como un juego inflable y varios puestos de venta de libros. Pero el centro de atención para los adultos estaba al final del recorrido, donde se colocó el escenario dedicado a los conversatorios.

Uno de los momentos más interesantes fue “Elecciones en México y su impacto en Estados Unidos”, la charla sostenida entre Guadalupe Loeza, escritora y columnista mexicana, y Alejandro Maciel, editor general de HOY Los Ángeles y Los Angeles Times en Español.

Loeza reconoció el favoritismo actual de Manuel López Obrador, líder de MORENA, así como el mal momento que atraviesa el PRI, convertido prácticamente en una opción imposible debido que ese partido “nunca había estado tan desprestigiado como ahora”. Pero no dejó de mencionar la ambigüedad y las aparentes contradicciones que rodean a un candidato que, por un lado, asusta a las clases más adineradas con declaraciones que pueden parecer demasiado radicales, mientras que, por el otro, durante una reciente entrevista con el periodista mexicoamericano Jorge Ramos, aseguró que era cristiano, pero que llamó Ernesto a uno de sus hijos en honor al guerrillero Che Guevara.  

Al ser preguntado por Loeza sobre la sensación de los inmigrantes locales con respecto a las mismas elecciones, Maciel afirmó que “la preocupación central es el fraude, algo que ha sido común en México y que se mantiene, pese a que la  sociedad civil ha evolucionado”. Justificó este sentimiento al agregar que el proceso electoral de allá parece destinado al fraude debido a los  mecanismos en los que se sostiene.

La parte literaria

Más temprano, el exmaestro de escuela y actual pintor, escultor y escritor Manuel Benítez, oriundo de Nayarit, presentó “El sueño del mago”, su primera incursión oficial en la narrativa, inspirada en Norberto Iñígez, un trabajador de circo al que conoció hace muchos años y cuya historia le resultó fascinante, aunque por distintas circunstancias el desarrollo del volumen le tomó cerca de dos décadas.

“Es una biografía novelada sobre una persona que, lamentablemente, se encuentra luchando ahora mismo por su vida”, nos dijo luego. “Tras retirarme como maestro, empecé a publicar poesía y ahora tengo este libro donde el relato se interrumpe a veces con las enseñanzas del mago, porque eso es lo que él mismo hacía durante sus actos”.

Benitez no llegó solo a la tarima, sino que estuvo acompañado por su hijo Emmanuel, un joven artista radicado en Guadalajara que usa el seudónimo de Manu Betz y que empleó su guitarra acústica para ofrecer una interpretación musical basada en la obra de su antecesor. “Mi padre incentivó siempre mi lado artístico, y acabo de lanzar un álbum como solista, ‘Infinito amor’, que se inscribe en el estilo de soft rock”, nos contó.

También llamó la atención la presentación del autor y motivador mexicoamericano Carlos Márquez, quien aprovechó la existencia de su libro “Ponte las pilas” para recordar que su propio camino de superación había sido difícil, ya que de niño vivía con su madre en un minúsculo departamento de San Pedro, California, y sentía mucho resentimiento por su padre, pero que decidió cambiar la situación luego de visitar el adinerado barrio de Palos Verdes.

“Empecé con un puestito en un ‘swap meet’, y después de un año, tenía tres; luego puse una oficina de preparación de impuestos”, recordó. “Pero nunca lo hice por el amor al dinero; cuando buscas eso constantemente, terminas en la ruina. Hay que hacer, hacer y hacer y ser productivo”.

Márquez precisó que “Ponte las pilas” habla “de lo que necesitamos, porque nos pasamos toda la vida buscando algo”, e insistió en que no da talleres. “No tienen que darme dinero para aprender; por ejemplo, adelgazar es muy fácil: ¡Deja de  tragar!”, proclamó. “En el libro hablo también de una  liposucción financiera para poner tus finanzas en orden y dejar de buscar lo exterior”.

“[Los latinos] somos personas de fe, pero se nos olvida que tenemos que actuar; hay que poner en práctica los consejos que recibimos", agregó. “No existe una píldora mágica. Necesitamos mucha paciencia para ir puliendo nuestro conocimiento. Yo no creo en la motivación, sino en la toma de decisiones”.

El regreso de un héroe

El primer invitado al tabladillo fue el conocido autor y periodista de ascendencia salvadoreña Randy Jurado, cuya obra de ficción más reconocida hasta el momento es “La vida y los tiempos del Cipitío” (2014), pero que llegó al presente evento con “Las aventuras del Cipitío”, una versión reducida, ampliamente ilustrada y completamente bilingüe de la historia sobre un niño centroamericano con poderes sobrenaturales que termina siendo presidente de Estados Unidos, hecha esta vez con la mirada puesta en la audiencia infantil.

“Decidí revivir al personaje de una forma moderna y creativa para que inspire a los pequeños sin asustarlos, porque en el libro, él se vuelve pandillero y se reforma, mientras que en esta adaptación, siempre es bueno”, nos dijo durante una entrevista el escritor que nació en el Sur de California, pero que fue deportado al lado de su madre cuando apenas tenía ocho meses y que narró estas experiencias en su primer libro, “Hope in Times of Darkness”.  

La jornada del sábado terminó con el panel “Asuntos familiares: inmigración, violencia doméstica y manutención de los hijos”, con la participación de Gregorio Román, juez de la Corte Superior de Los Ángeles; Verónica Trejo, abogada de Inmigración; y Cristal Carrera, abogada de Leyes de Familia.

Román, que se encarga de delitos menores, precisó que estos mismos pueden perjudicar a los inmigrantes en sus procesos de naturalización o hasta para reingresar al país aunque el que los haya cometido no haya estado todavía en contacto con el ICE, mientras que los delitos mayores, como los de violencia doméstica y felonías, son mucho más graves y pueden provocar una orden de deportación inmediata.

Por su lado, Trejo señaló que es importante que las víctimas de crímenes denuncien lo sucedido ante la policía, porque eso podría ayudarlas a obtener la Visa U, que permite la regularización del estatus legal, aunque existen excepciones, restricciones y plazos temporales.

Finalmente, Carrera habló específicamente sobre el modo en que se podía recibir ayuda en casos de violencia doméstica con el fin de obtener una orden de restricción. “Bajo las leyes de familia, la violencia doméstica puede ser física, emocional, de acoso y hasta de abuso financiero; y afecta directamente lo que tiene que ver con la custodia”, precisó.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
73°