Anuncio
Share

Jugar con los hijos es una oportunidad de mejorar el apego con los padres

"Lo lúdico es el mundo del niño. Después de haber jugado, las personas se sienten relajadas, y tienen mejor estado de ánimo. Mejora la autoestima de los niños cuando los papás dedican tiempo para ellos por medio del juego", puntualiza Natalia Merino, psicóloga clínica en la consulta externa del Hospital General de México.

“Lo lúdico es el mundo del niño. Después de haber jugado, las personas se sienten relajadas, y tienen mejor estado de ánimo. Mejora la autoestima de los niños cuando los papás dedican tiempo para ellos por medio del juego”, puntualiza Natalia Merino, psicóloga clínica en la consulta externa del Hospital General de México.

Cuando los papás juegan con sus hijos posibilitan que éstos se expresen libremente, además de que es una forma de establecer cercanía con ellos, sin embargo, pocos lo hacen, asegura Natalia Merino, psicóloga clínica en la consulta externa del Hospital General de México.

“El juego es catártico. Da la posibilidad de establecer una relación empática, una relación cercana con los niños e incluso identificar cuáles serían las vías de solución para que pudieran expresarse cada vez mejor.

“Es la oportunidad de vincularse con los hijos y de mejorar el apego con los padres”, precisa la especialista.

De acuerdo con la experta, muchos papás trabajan, lo que origina que dediquen poco tiempo a jugar con sus hijos y consideran que comprándoles juguetes se compensa.

“Lo importante es la calidad no la cantidad de tiempo que pasan con los hijos. Les recomiendo a los papás que la primera media hora después de haber llegado del trabajo la dediquen a jugar con los hijos”, aconseja.

Para la especialista es indispensable que los papás se relacionen con sus hijos a través del juego porque hay tanto beneficios emocionales como físicos, pues con éste se mejora la autoestima y la psicomotricidad.

“Lo lúdico es el mundo del niño. Después de haber jugado, las personas se sienten relajadas, y tienen mejor estado de ánimo. Mejora la autoestima de los niños cuando los papás dedican tiempo para ellos por medio del juego”, puntualiza.

Asegura que con ello se reduce la sensación de abandono, lo que propicia que se den pocos episodios de enojo y ansiedad.

Menciona que mediante el juego se puede prevenir el sobrepeso y la obesidad infantil.

“Antes los niños salían a jugar, en lugar de quedarse en casa con el celular o viendo la televisión, lo que posibilitaba que tuvieran actividad física”, comenta.

Afirma que, además, por medio del juego se estimula el que los niños desarrollen mayores y mejores habilidades.

Merino indica que también se fomenta la fantasía de los pequeños, lo que ayuda a que sean más creativos.

La experta señala que según la edad del niño es el tipo de juego que los papás deben emprender con ellos.

A los papás que no saben que juegos emprender con sus hijos, les recomienda recordar su infancia y los juegos que jugaban de niños.

“Pueden jugar con ellos juegos, como la matatena o stop”, comenta la experta.

La especialista también les sugiere los juegos de mesa por los beneficios a nivel mental que éstos proporcionan.

Según la experta, también pueden realizar una búsqueda por internet.

Incluya movimiento

Los niños que hacen ejercicio:

Se sienten mejor respecto a ellos mismos.

Están en mejor estado físico.

Tienen más energía.

No todos los niños son iguales. Si su hijo no es atlético, encuentre maneras de motivarlo para que sea más activo.

-Hágales saber que esto les dará más energía.

-Sea su modelo. Si usted mismo no es activo, empiece a serlo.

-Procure que las caminatas sean parte de la rutina diaria de su familia.

-Vayan a caminar juntos después de la cena.

-Lleve a su familia a centros comunitarios o parques donde haya patios de recreo, campos de fútbol, canchas de baloncesto y senderos para caminar.


Anuncio