Reportaje Especial

¿Los adolescentes 'viajan' en las redes sociales? 

Los estudios vinculan el uso de las redes sociales con depresión, insomnio e imágenes corporales negativas

Este es el cerebro de un adolescente bajo la influencia de la marihuana.

Este es el cerebro de un adolescente bajo la influencia de las redes sociales.

¿Ves alguna diferencia?

En un estudio innovador, un psiquiatra de la Universidad de California en San Diego está investigando si las redes sociales afectan al cerebro adolescente de la misma manera que el cannabis. 

Establecer un enlace podría cambiar la forma en que los profesionales médicos ven el compromiso de los adolescentes con Instagram, Snapchat y otras plataformas de redes sociales.

"Los psiquiatras no reconocen el uso excesivo de las redes sociales como un comportamiento adictivo", dijo la Dra. Kara Bagot, psiquiatra infantil y profesora asistente de residencia en UC San Diego. 

"Si muestra cambios similares en la activación de los circuitos de recompensa del cerebro, entonces podemos desarrollar un modelo de tratamiento".

Otros investigadores han analizado cómo las redes sociales, para bien o para mal, afectan a los adolescentes. Pero el estudio de Bagot es el primero en comparar las redes sociales con el cannabis.

"Ya hay estudios que muestran videojuegos, juegos de computadora, redes sociales y un mayor uso de la tecnología asociada con resultados deficientes en salud física, salud mental y riesgo", dijo.

 "Tenemos que tener más conversaciones sobre cómo usar de manera responsable las redes sociales".

Bagot era un estudiante de secundaria en Los Ángeles cuando AOL presentó Instant Messenger, un sistema de mensajes de texto temprano. Ella no era una usuaria ávida.

Como estudiante de pregrado en Johns Hopkins, estudiante de medicina en la Universidad de Illinois en Chicago y luego residente en Yale, prestó poca atención a las plataformas en línea.

Ese patrón continúa. La última vez que publicó en su página de Facebook, George W. Bush estuvo en la Casa Blanca. Ella nunca ha twitteado, aunque su cuenta de Twitter contiene mensajes de otros, y varios aplaudieron su aparición en diciembre de 2018 en 60 Minutes, en la que se habló de cerebros de adolescentes y redes sociales.

"Tengo muchas cosas en mi vida real como para preocuparme por la vida de otras personas o por una representación de mi vida", dijo. "Nos comunicamos de otras formas que son más reales y más significativas".

Bagot insiste en que no tiene prejuicios contra las redes sociales, pero le preocupan los efectos de los medios electrónicos en los niños. Madre de dos hijos, de 5 y casi 3 años, limita qué y cuándo pueden mirar cuando se trata de videos y televisión.

"Ahora", dijo, "mi hijo de 5 años lo sabe. Ni siquiera pregunta por ver Paw Patrol en un día laborable. Simplemente no sucede".

La suya es una postura rara, Bagot reconoce: "Tuve que arrastrar a mi esposo a eso".

En los Estados Unidos, sería prácticamente imposible crear una burbuja sin medios sociales alrededor de los adolescentes.

En una encuesta del Centro de Investigación Pew de 2018, el 95 por ciento de los adolescentes dijo que tenía un teléfono inteligente, el dispositivo más utilizado para acceder a las redes sociales. Además, el 89 por ciento dijo que estaba en línea "casi constantemente" o "varias veces al día".

La evidencia muestra que el uso de las redes sociales ofrece algunos beneficios. 

Mientras que aproximadamente 6 de cada 10 adolescentes han experimentado el ciberacoso, 8 de cada 10 insisten en que las redes sociales los hacen sentir más conectados con amigos.

Los investigadores han notado que, al mismo tiempo que ha aumentado el uso de las redes sociales entre los adolescentes, los adolescentes están retrasando la obtención de sus licencias de conducir. Las tasas de consumo de alcohol, cigarrillos y drogas ilícitas por parte de menores de edad están cayendo.

"La idea es", dijo Bagot, "si no está saliendo con sus compañeros, tiende a consumir menos drogas".

Sin embargo, los estudios también vinculan el uso de las redes sociales con la depresión, el insomnio y las imágenes corporales negativas. Y mientras posponer algunos ritos de paso (aprender a conducir, por ejemplo) puede beneficiar a la sociedad (y otros conductores), Bagot se pregunta si esto es saludable.

"Los niños se están involucrando cada vez más entre ellos en línea", dijo, "pero están comprometidos menos con la vida real".

El estudio de Bagot es una pequeña parte de la iniciativa masiva de desarrollo cognitivo cerebral en adolescentes (ABCD, por sus siglas en inglés) de 300 millones de dólares, que rastreará a casi 12 mil niños a lo largo de una década. 

El estudio más grande jamás realizado en las mentes de los adolescentes se lanzó en 2015 con expertos de más de 20 instituciones de investigación, incluida la UC San Diego.

Cuando ABCD comenzó, Sandra Brown, vicerrectora de investigación de la Universidad de California en San Diego, predijo que podría "conducir a enfoques novedosos de la educación así como a nuevos tipos de intervenciones para problemas comunes que surgen durante la adolescencia".

El "enfoque novedoso" que Bagot planea usar es: escanear cerebros de adolescentes mientras ven imágenes de marihuana, parafernalia y sus propias publicaciones en Instagram. Los investigadores alterarán este último, agregando o restando "me gusta", para inspirar emociones positivas o negativas.

Al observar las imágenes capturadas por una resonancia magnética funcional, el equipo de Bagot verá si las imágenes de la marihuana y las publicaciones de Instagram iluminan la misma parte del cerebro.

Mientras que los 60 sujetos adolescentes se dividirán de manera equitativa en cuatro grupos: usuarios pesados ​​de marihuana, usuarios ligeros de marihuana, usuarios pesados ​​de redes sociales y usuarios ligeros de redes sociales, ninguno se intoxicará mientras se les realice escaneos cerebrales.

"Los analizamos sobre drogas antes de que entren", dijo Bagot. "Queremos que vayan completamente sobrios".

Los sujetos, de 14 a 18 años de edad, aún están siendo reclutados, y ninguno ha sido sometido a una exploración cerebral. El experimento de Bagot se financia a través de toda la primavera, por lo que planea terminar para el final del año escolar.

La educación en las redes sociales, dijo el profesor, debería continuar aún más.

"Tenemos que enseñar a los niños a ser buenos administradores de su propia información", dijo Bagot, citando casos en los que las viejas publicaciones en Instagram o Facebook de comportamiento imprudente o arriesgado han llevado a ofertas de trabajo rescindidas.

 "No entienden que están dejando una huella digital".

Y esas huellas a veces rastrean el barro en otras personas. A menudo, los mensajes objetables incluyen más de una persona.

"En algún momento", dijo Bagot, "usted también es responsable de la información de sus amigos".

Sin embargo, actuar de manera responsable puede ser difícil si tienes un alto contenido de cannabis o de redes sociales.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°