Anuncio

Reporte: Adolescente mexicano crea tenis estilo ‘Volver al Futuro’

Víctor Kevin González Beltrán, adolescente mexicano que creó su versión de tenis de 'Volver al futuro'.

Víctor Kevin González Beltrán, adolescente mexicano que creó su versión de tenis de ‘Volver al futuro’.

(Agencia Reforma)

Como fan de la saga ‘Volver al Futuro’ (‘Back to the Future’), Víctor Kevin González Beltrán tuvo la idea de crear él mismo unos tenis como los de Marty McFly, que se ajustaran con solo pisarlos.

Como emprendedor, este chico mexicano de 17 años perseveró hasta lograr tener hoy en sus manos un calzado que con un botón le hace más fácil la vida a quienes tienen dificultades físicas para atar su calzado.

Si bien desde 2016 estos tenis autoajustables fueron lanzados al mercado por la firma Nike, bajo la lógica de un adolescente innovador, siempre hay algo qué mejorar.

“Ahí sí me desanimé mucho, porque dije ‘ya lo hizo una potencia, ni para qué le continúo’, pero al estudiar las campañas y seguir los comentarios de las personas, me di cuenta que era una gran oportunidad para crear algo yo”, dice Kevin, alumno de preparatoria en la Universidad Regiomontana (U-ERRE).

El chico está a punto de lanzar su campaña de crowdfunding con la que busca hacer fans de Voltage, la marca con la que ha llamado a sus tenis, un calzado que al interior de la suela tiene un mecanismo eléctrico que se recarga con el impacto de las pisadas.

“Funciona por medio de piezos (sensores eléctricos) los cuales al presionarse en cada paso que den genera una carga eléctrica que se va almacenando en la batería”, explica.

El sistema es a prueba de agua, asegura Kevin. Además, los tenis autoajustables ya existentes suelen pasar de los 700 dólares, mientras que los suyos deberán estar en un rango de 107 dólares a 187 dólares.

Un apoyo

El valor agregado que el chico destaca es la utilidad para personas que por alguna condición tienen dificultad para ajustar sus tenis.

“Cuando le comenté a mis abuelos quedaron fascinados”, relata. “Me dijeron: ‘estaría perfecto para mí, cada vez batallo más por la artritis’”.

Para el diseño y el lanzamiento de su producto, Kevin recurrió a grupos de enfoque.

“Muchas personas creen que es algo innecesario, pero me di cuenta que este tipo de calzado puede servir para personas con autismo”, explica.

“Tengo amigos que me cuentan que su hermano o primo tienen este tipo de discapacidad y que ellos pueden realizar actividades diarias como leer, jugar, vestirse, escribir, pero los tenis sí es algo que se les dificulta mucho”.

Prueba y error

En su habitación, Kevin montó un pequeño taller en donde se pueden ver cables, cautines y decenas de bocetos con trazos de su proyecto.

Fiel a la filosofía de prueba y error, destrozó pares y pares de tenis hasta lograr su prototipo.

En la suela integró el mecanismo que activa el dispositivo motorizado que ajusta y desajusta los tenis a la comodidad del usuario, acciones que se ejecutan al presionar un par de botones al interior del calzado.

También incorporó un material especial para proteger al sistema del agua. Todo esto lo ha ido aprendiendo de forma empírica, indica.

Los ingenieros y expertos en robótica a los que se acercó por ayuda le decían que era difícil, casi imposible de lograr.

“Tuve que investigar a diario, hacer mil pruebas, mil bocetos, ver tutoriales de cómo funcionan los sistemas eléctricos, motores, cuáles tienen más fuerza, cuáles no, cómo hacerlos más compactos”, narra.

“Todos (los ingenieros) me decían ‘no se va a poder porque el sistema está muy grande, la batería no va a caber, el sistema eléctrico está muy complicado”.

Interesado en estudiar Negocios Internacionales, Kevin cuenta que desde pequeño tuvo la inquietud por experimentar con el calzado.

En una feria de ciencias de su escuela, recuerda, presentó unos tenis con una suela forrada de luces led.

En ese momento, hubo quienes vieron esto como algo inservible, cosa de niños.

Años después, los vio ya convertidos en un éxito en el mercado. Ahí fue donde aprendió que una misma idea la puede tener más de una persona en el mundo, pero lo importante es animarse a realizarla.

“Muchas personas me decían ‘espérate a que termines la carrera’, y luego ‘espérate a que termines prepa’, siempre te dicen que te esperes y yo creo que este es el momento indicado para sacar el proyecto”.

“Creo que todas esas personas que no creen en los proyectos no hay que hacerles caso, porque las limitaciones que te ponen no son tus limitaciones, son las de ellos”.

Con estos tenis Kevin da los primeros pasos a una carrera en la que quiere apostarle a la invención: “Porque eso es la tecnología, para ayudarnos a nosotros a hacer nuestra vida mejor”.

Videos de Hoy

×
Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar Ahora

Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar

Discriminación en el lugar de trabajo en EE.UU. Ahora

Discriminación en el lugar de trabajo en EE.UU.

Clonación de tarjetas en ATMs Ahora

Clonación de tarjetas en ATMs

Los automóviles coreanos, japoneses y alemanes superan a los estadounidenses en las principales puntos de seguridad Ahora

Los automóviles coreanos, japoneses y alemanes superan a los estadounidenses en las principales puntos de seguridad

1:24

Madres solteras en EE.UU Ahora

Madres solteras en EE.UU

0:28

A La Espera De Un Gran Terremoto Por La Falla De San Andrés Ahora

A La Espera De Un Gran Terremoto Por La Falla De San Andrés

Rastreadores de fitness son inexactos Ahora

Rastreadores de fitness son inexactos

Terapia revierte con éxito el Alzheimer en ratones Ahora

Terapia revierte con éxito el Alzheimer en ratones

Una vistazo al traje espacial SpaceX Ahora

Una vistazo al traje espacial SpaceX

El chocolate puede disminuir el riesgo de problemas cardíacos Ahora

El chocolate puede disminuir el riesgo de problemas cardíacos


Anuncio