Los propietarios de los vehículos turbodiésel de Volkswagen ya no podrán reclamarle al fabricante

Los propietarios de los vehículos construidos por Volkswagen, y equipados con un motor turbodiésel de 4 cilindros, que pensaban llevar sus reclamos ante el fabricante de automóviles a fin de recibir un acuerdo financiero, ya no lo podrán hacer.

Los propietarios debían haber presentado los reclamos antes del 1 de septiembre, para esperar al 1 de diciembre, si elegir si Volkswagen comprará o reparará sus automóviles, que incluyen entre otros, el VW Jetta, VW Passat y el Audi A3.

Los propietarios que habían sido elegibles para al menos 5,000 dólares en liquidación en efectivo, y los arrendatarios al menos con 2,000 dólares, ya deberán quedarse con las ganas.

Casi el 10 por ciento de los propietarios de TDI no han aceptado la oferta del fabricante de automóviles para reparar o comprar ciertos modelos de turbodiésel que no cumplían con las normas federales de emisiones.

El administrador de reclamos colectivos dijo que el 91.1 por ciento de los propietarios de TDI han presentado reclamos hasta el día de cierre y que la mayoría de los propietarios optaron por que sus autos sean readquiridos en lugar de reparados.

La ventana de liquidación para los autos y SUV VW, Porsche y Audi con un motor turbodiésel V-6 de 3.0 litros finaliza el próximo año.

El escándalo de las emisiones de Volkswagen ha tardado varios años en producirse desde que el fabricante de automóviles fue acusado por primera vez de instalar un software de trampas en los sistemas de emisiones de sus vehículos.

Las trampas hicieron que sus autos emitieran menos toxinas desde sus tubos de escape durante las pruebas de la EPA que lo harían en la conducción real.

Volkswagen ha instalado un software actualizado en muchos de los TDI que compró de vuelta y ahora está vendiendo esos autos en una subasta a los concesionarios.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°