Con el Rolls Royce Cullinan llega el nuevo "Sheriff de los SUV's"

A medida que la gente pudiente compra automóviles de alta gama, los fabricantes tratan de hacer lo inimaginable para satisfacer el apetito de sus clientes. De súper autos a híper autos y de SUVs. a súper SUV’s.
 
No hace mucho, Lamborghini lanzó el Urus, Bentley llegó con el Bentaya y ya se habla de que Ferrari tiene en la mira fabricar su propio utilitario.
 
De todas maneras; cuando se habla de lujo, confort y seguridad, Rolls Royce aparece al tope de toda la industria.
 
En un pueblo llamado Jackson Hole, Wyoming, donde conviven el mayor porcentaje de adinerados per cápita en los Estados Unidos, y conocido por poca gente, Rolls Royce llegó con su Cullinan junto a la  prensa de todo el mundo, para demostrar que hay un nuevo “Sheriff en el Pueblo”.
 
Lo que hace décadas atrás era inimaginable hoy es realidad, un SUV Rolls Royce y con todo lo que realmente necesita un verdadero SUV y digo “todo”. El nombre El Cullinan viene del diamante más grande del mundo con 3.106 quilates, que se extrajo en Sudáfrica en 1905.
 
El Cullinan es el segundo vehículo, después del Phantom del 2018, en utilizar el nuevo marco de aluminio, como parte de la arquitectura de lujo de Rolls-Royce, aunque la distancia entre ejes del Cullinan es ligeramente más corta que la distancia entre ejes estándar del Phantom.
 
El sistema todo terreno proviene de BMW, aunque los ingenieros de Rolls Royce dijeron que ha sido completamente renovado para el servicio del nuevo utilitario.

 
Tren de potencia
 
El nuevo producto, trae el mismo motor que se encuentra en el Phantom, con una potencia de 563 caballos de fuerza y el poder de sus 627 libras pies de torque o par motor.
 
Toda esa potencia llega avalada por una transmisión automática ZF de ocho velocidades y través de un enlace de GPS, anticipa la próxima topografía de la carretera preseleccionando la marcha apropiada.
 
Además posee un ajuste bajo, que imita al de una caja de transferencia de baja velocidad al seleccionar marchas más bajas y aferrarse a ellas por más tiempo.
 
La velocidad máxima está limitada electrónicamente por razones de seguridad, es de 155 millas por hora (o 250 KPH).

 
Interior
 
Por dentro se llega al universo del lujo en materia de automóviles, con la típica estética de Roll Royce, la obra exquisita del mejor de los gustos, con atención en todos los detalles, materiales más finos y la clásica expresión del verdadero confort.
 
Al entrar en él a través de su puertas, la carrocería baja para facilitar la entrada, donde lo recibe un mar de madera y cuero, lujosas alfombras, además de interruptores y acabados de metal genuino.
 
Las puertas se cierran con solo presionar un botón, en lugar de cualquier cosa tan pequeña como cerrarla con la mano. Incluso hay uno similar en la parte exterior para su conductor.
 
Por supuesto, el interior será el salon del placer cliente, con todo tipo de maderas exóticas y materiales de la paleta de Rolls-Royce, los que permiten adaptar los esquemas de color y textura.
 
Debido a que Rolls-Royce diseñó la carrocería con ventanas muy altas y verticales a la que se suma un techo solar panorámico, el vehículo luce increíblemente espacioso. Como era de esperar, la visibilidad es fantástica desde todos los asientos.
 
Los asientos traseros no son ajustables, pero si absolutamente cómodos. A su vez, estos son plegables electrónicamente lo que permite aumentar el espacio de carga. Ese plegado de los asientos, es simplemente cuestión de presionar un botón y ver como se retraen automáticamente, en una forma de asegurarse de que no se enganchen en los respaldos del asiento delantero.
 
Estos asientos, que son de gran altura, fueron logrados en pieles de toros bávaros, lo que define la alta calidad. Además, y producto de su tamaño, le permite una visibilidad panorámica hacia el exterior.

Aquellos que buscan más de una experiencia de limusina pueden seleccionar la opción de asiento individual con enfriador de bebidas entre las sillas, que son totalmente ajustables.
 
También está disponible una partición que separa a los pasajeros del espacio de carga trasero, un juego de cóctel totalmente personalizado y un par de sillas abatibles orientadas hacia atrás en el portón trasero, desde donde se pueden sentar y presenciar el paisaje que escoja.
 
El volumen del maletero es de 21.2 pies cúbicos con un estante para bultos de menor tamaño. Con los respaldos plegados, su espacio crece a 68.1, con una longitud de carga de 88.3 pulgadas para grandes maletas.
 
Mientras la base de los asientos se pliega más arriba, se puede lograr un espacio de carga plano, elevando electrónicamente el piso.
 
El Cullinan tiene una pantalla simple, pero muy bonita, en la parte superior de la pila central. El grupo de instrumentos es totalmente digital, pero la carcasa de cada pantalla individual no se ve diferente a los medidores tradicionales.
 
En la parte inferior, los controles se ubican debajo de dos hermosos orificios de ventilación de cromo, mientras que info-entretenimiento no es más que el sistema iDrive de BMW con toques gráficos de Rolls-Royce.
 
El Cullinan se puede personalizar con un número infinito de actualizaciones a medida que realmente están limitadas solo por el presupuesto y la imaginación del cliente.
 
Más allá de la calidad de los materiales, el nuevo producto de la casa británica, ofrece una variedad de colores para que los compradores elijan, así como oportunidades para crear contrastes deliciosos, ya sea con secciones de cuero fino o a través de su costura.
 
Seguridad
 

El modelo está provisto con lo último en materia de seguridad y comodidad de manejo, cargado de bolsas de aire, con control de crucero activo, advertencia de colisión, de tránsito cruzado y de cambio de carril, un sistema de monitoreo de estacionamiento para 4 cámaras con "vista de helicóptero” y visión nocturna.
 
El Cullinan también viene dotado con imágenes térmicas asistidas para la visión que incluyen advertencia de vida silvestre y/o peatones, además de una pantalla frontal de alta resolución de 7x3 pulgadas.
 
En los difíciles caminos de Wyoming
 
Antes de llegar a Jackson Hole y en asociación con la National Geographic, el Cullinan se probó desde las tierras altas escocesas, hasta los desiertos árabes, desde las montañas austriacas, hasta los paisajes más rocosos de los Estados Unidos, conquistando tres continentes en los terrenos más difíciles del mundo en una manera de mostrar su capacidad suprema.
 
Casi todo el manejo de prueba del vehículo se hizo en situaciones ásperas, con muchos baches, caminos de tierra, de montaña, zonas rurales y el Parque Nacional Grand Teton, donde puedo asegurar, que nada impidió que llegara a su destino.
 
El Cullinan no es un Rolls Royce normal, con sus casi 6.000 libras de peso es diferente a cualquier automóvil que pasó por la firma Inglesa en sus 114 años de historia y con su tracción en las cuatro ruedas sumado a un botón marcado como "Off Road", no dudo que pasaría tranquilamente por el estrecho de Darién.
 
Esta región del Darién es un área selvática y pantanosa ubicada en el límite de América Central (Panamá) y América del Sur (Colombia), que ha funcionado históricamente como una barrera natural a la comunicación por carretera entre ambos sub-continentes y que nunca dejo unir la Ruta Panamericana.
 
Con el Cullinan subí a una pista de esquí, donde experimenté el control de bajada por una peligrosísima colina, viendo cómo la dirección de las ruedas traseras hacía que el vehículo todopoderoso gire fácilmente entre las curvas muy cerradas.
 
El Culligan hace las cosas simples, solo presionando el mencionado botón “Off Road” ubicado en la consola central, éste se eleva 40 milímetros a través de su suspensión neumática al tiempo que activa el mapeo de transmisión especial y el recorrido más largo del acelerador, lo que permite una mayor uniformidad del gemido de poderoso motor.  
 
Traté de tomar las curvas más rápido de lo normal y obtuve una buena cantidad de balanceo de la carrocería y tanto la dirección como todo el contorno del vehículo se mantuvo firme. Sus llantas de 22 pulgadas  (originalmente de 21), aseguraban una solidez en cada paso del terreno que transitamos.
 
El trayecto - que para otro vehículo hubiera sido una tortura - en el Cullinan todo fue suave, sereno y realmente silencioso, por encima de cualquier SUV que haya probado.
 
Conclusión
 
En un mundo de gente poderosa que ya tiene sus autos deportivos esparcidos por sus garajes, el Cullinan será el amigo ideal del día a día -sobre todo en este segmento de hoy enloquecido por los SUV, por lo que la demanda del nuevo Rolls descuento que será muy alta y ya se habla de que la producción del primer año está vendida.
 
No olvidemos que la exclusividad y la opulencia son muy importantes para la marca, por lo que no habrá más vehículos de los ya pautados a construir.
 
La única fábrica de Rolls-Royce en el sur de Inglaterra, que ya produce los Ghost, Wraith, Dawn, Phantom y ahora lo hará con el Cullinan, por lo que si considera que este auto es para usted, corra a un concesionario de la marca con unos 325.000 dólares en mano o algo más si lo desea personalizado, en una forma de asegurarse de que se lo entreguen en el 2019.
 
Para mí y para todos los mortales de este mundo, el Cullinan es un deseo que difícilmente se haga realidad, pero haberlo probado un día, es parte de la satisfacción de los habitantes de este mundo.
 
El Cullinan no tiene competencia. Ni el Bentaya, ni el Urus, ni ningún otro, salvo que Bugatti decida hacer algo parecido, pero por ahora son solo conjeturas.
 
El Cullinan llegó para ser el “Sheriff de los SUV’s” y los mira a todos desde arriba y por ahora, ninguno de los ultra lujosos SUV’s, se le acerca para darle batalla.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°