A pesar de su imagen “verde” Subaru es el fabricante que menos respeta el medio ambiente

A Subaru se le llama inequívocamente un "auto verde", ya que sus propietarios tienden a andar en bicicleta, acampar y navegar en kayak más que otros conductores y viven en las partes de los Estados Unidos que más cuidan el medio ambiente,
 
Pero la compañía juega con esta imagen ecológica produciendo más de 1 millón de vehículos de gasolina cada año pero sus clientes, que no pueden comprar una versión a batería de la automotriz, porque esta no lo tiene.
 
A pesar de que este año, la compañía planea introducir una versión híbrida enchufable de su Crosstrek, que combina motores de gasolina con motores eléctricos, lo Subarus de hoy funcionan exclusivamente con combustibles fósiles, que generan gases toxicos al medio ambiente, algo que contrasta totalmente con la imagen que la automotriz quiere mostrar.
 
Para sus ejecutivos, un automóvil totalmente eléctrico todavía está a muchos años de distancia, ya que ni prototipos tienen en el camino.
 
"Si sacamos uno ahora, vamos a estar compitiendo en los dientes del mercado con todos los demás", explicó en una entrevista a auto news, el gerente general de Subaru of America, Tom Doll. "De esta manera, podemos dejar que ellos lo arreglen, entonces podemos entrar".
 
La automotriz nipona, que no gasta un centavo en el mercado hispano, y ni piensa  hacerlo, ya que no ve al estereotipo hispano en uno de sus autos, esta al tope de las automotrices que no piensan cambiar para limpiar el medio ambiente.
 
Subaru se encuentra entre un pequeño grupo de fabricantes de automóviles que no marcan ningun ritmo en la carrera mundial de vehículos eléctricos.
 
El fabricante parece estar contentos de dejar que otros departamentos de investigación y desarrollo perfeccionen la tecnología, mientras que la demanda de los consumidores se fusiona lentamente con la aceleración de los mandatos de emisiones.
 

La tecnología de la batería sigue siendo costosa, y la infraestructura de carga es escasa en muchas partes del mundo. Sobre todo, es difícil encontrar ejemplos de fabricantes sacando ganancias de la revolución eléctrica en este momento.
 
Volkswagen AG está al frente, con 17 modelos alimentados por batería disponible en este momento, seguido por los 13 vehículos enchufables de BMW.
 
General Motors, espera tener 20 opciones totalmente eléctricas para el 2023, incluyendo siete crossovers / SUV diferentes.
 
En unos pocos años, cuando los costos de las baterías hayan disminuido drásticamente, Subaru puede tratar de llegar a acuerdos con los mejores proveedores y entrar a la carrera eléctrica.
 
Subaru, podría manchar su aureola de “verde” entre los sensibles ambientalmente controladores, que están en lista de espera para un Tesla Modelo 3 libre de emisiones.
 
Los que llegan tarde también se arriesgan a perder el reclutamiento de los mejores ingenieros eléctricos y el establecimiento de acuerdos vitales de suministro de baterías.
 
Por ahora, Subaru se aprovecha de su buen público y seguidores de culto de la imagen de la automotriz, que no quiere que los hispanos la toquen, pero cuando la noticia de que es la automotriz es la que menos interesada esta en ayudar a arreglar el medio ambiente, hará que sus seguidores de culto empiecen a ver qué tan verde es realmente.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°