Anuncio
Share

Obama presume de su legado a favor de indígenas entre tensiones por oleoducto

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sonríe tras recibir un sombrero tradicional en la Conferencia de Naciones Tribales en la Casa Blanca, Washington (Estados Unidos) hoy, lunes 26 de septiembre de 2016. Líderes de las 567 naciones nativas americanas se reúnen para discutir asuntos con el Gobierno. EFE

El presidente Barack Obama destacó hoy las medidas que ha tomado a lo largo de sus dos mandatos para mejorar la vida de los pueblos indígenas del país, en un momento de profundas tensiones por un proyecto de oleoducto en Dakota del Norte al que se oponen tribus nativoamericanas de toda la nación.

“Quiero que sepan que todo este tiempo les he escuchado. Les he visto. Y espero haberles ayudado. Y espero haber marcado una dirección que vayan a seguir otros”, dijo Obama durante su octava y última conferencia anual con las tribus nativas del país.

Ante los líderes de más de 500 tribus, Obama recordó que ha sido el presidente que más comunidades nativoamericanas ha visitado, y defendió que durante sus ocho años en el poder ha logrado “avances significativos en casi cada área” de interés para esos pueblos.

“Soy optimista de que nuestros avances continuarán”, aseguró el mandatario, que abandonará el poder en enero y quiso pintar un panorama favorable para los más de 5 millones de nativosamericanos que viven en el país, que están entre las comunidades más pobres.

Con motivo de la conferencia en la Casa Blanca, el Departamento de Justicia anunció que ha llegado a un acuerdo con 17 tribus más que acusaban al Gobierno de mala gestión de bienes monetarios y recursos naturales que administraba para el beneficio de las tribus.

Con esas resoluciones, la Administración de Obama ha llegado a acuerdos en “la gran mayoría de los reclamos pendientes, algunos de ellos presentados hace más de un siglo, con más de 100 tribus y por un total de más de 3.300 millones de dólares”, según un comunicado de los Departamentos de Justicia y de Interior.

“Estas quejas históricas eran una barrera para nuestro progreso compartido hacia un futuro más brillante”, afirmó la fiscal general, Loretta Lynch, en un comunicado.

Pese a los avances citados por la Casa Blanca, y a la cálida bienvenida que recibió Obama en la conferencia con regalo de manto indígena y sombrero incluido, la relación con las tribus nativas se ha tensado en los últimos meses a raíz del proyecto de oleoducto Dakota Access.

Los miembros de la reserva india de “Standing Rock”, en Dakota del Norte, han reunido el apoyo de decenas de otras tribus del país en su oposición al proyecto de oleoducto, valorado en 3.800 millones de dólares.

La tubería llevaría medio millón de barriles de petróleo desde los yacimientos bituminosos de Dakota del Norte a una infraestructura ya existente en Illinois, desde donde el crudo podría distribuirse al Golfo de México.

Cientos de personas se han concentrado desde abril en el campamento de la Roca Sagrada, en Dakota del Norte, para impedir las labores de construcción del oleoducto, con el argumento de que echará a perder tierras que consideran sagradas y contaminarán las aguas del río Misuri de las que depende su modo de vida.

“Más allá de Dakota Access, está claro que tenemos que tener una conversación sobre algo más importante que un solo oleoducto: cómo las acciones federales afectan sus tierras (de las tribus), sus aguas, sus lugares sagrados, sus derechos, su soberanía”, aseguró hoy la secretaria de Interior, Sally Jewell, en la conferencia.

“Es algo importante, y sus voces son importantes. El presidente (Obama) entiende esto”, prometió Jewell a los asistentes.

A comienzos de este mes, un juez federal rechazó la petición de la reserva “Standing Rock” para que detuviese la construcción del oleoducto, pero el Gobierno anunció entonces el comienzo de una revisión interna sobre todas las decisiones previas relacionadas con el proyecto.

Hasta que no concluya esa revisión, no se espera que se reanude la construcción del oleoducto, y Jewell recordó hoy que se tendrá en cuenta la opinión de las tribus mediante “sesiones de escucha” en seis puntos del país, empezando por Phoenix (Arizona) el 11 de octubre.


Anuncio