Anuncio
Share

Reportan brotes de odio desde la elección de Trump

Zulma Durán, estudiante en una universidad comunitaria de San Diego, coloca una nota en un tablón de anuncios instalado para tratar de combatir y expresar los miedos ante posibles incidentes raciales en los campus.

Zulma Durán, estudiante en una universidad comunitaria de San Diego, coloca una nota en un tablón de anuncios instalado para tratar de combatir y expresar los miedos ante posibles incidentes raciales en los campus.

(Peggy Peattie / San Diego Union-Tribune)

En los 10 días siguientes a la elección de Donald Trump como presidente, los Estados Unidos vieron un “brote nacional de odio”, con 867 incidentes reportados, según un informe publicado por la organización de defensa legal Southern Poverty Law Center.

Noventa y nueve de esos incidentes ocurrieron en California y nueve en el área de San Diego, según datos de esa organización. La proporción de incidentes reportados tanto para California como para San Diego, son aproximadamente equivalentes a la proporción de las áreas de población de los Estados Unidos, según datos del censo de los Estados Unidos.

De los incidentes de San Diego, tres eran antiinmigrantes, según los datos anunciados. Tres eran antinegros. Un incidente fue antimusulmán, uno era antiLGBT, y uno era problanco nacionalista.

El informe proporciona detalles de solo uno de los incidentes locales. Según el informe, un negocio en El Cajón recibió una nota que decía: “ESTÉ PREPARADO PARA VOLVER A SU PAÍS CON ISIS ... DONALD TRUMP LOS PATEARÁ DE REGRESO DE DONDE VINIERON”.

En todo el país, cerca del 30 por ciento de los incidentes fueron considerados antiinmigrantes por el informe.

En un incidente de este tipo, a un chico de 10 años de edad en Hermosa Beach le fue dicho por un hombre blanco de mediana edad a quien no conocía: “lárgate a la…" del país. El hombre también llamó al niño un “beaner” (frijolero).

“Llegados a este momento, no es suficiente que Trump mire a la cámara y diga '¡Alto!’ a los acosadores, como lo hizo en el programa de televisión 60 Minutes”. No basta con que simplemente “desautorice” a los supremacistas blancos que lo ven como su campeón, como lo hizo en el New York Times”, dice el informe. “Si quiere cumplir con la primera promesa que hizo como presidente electo, su promesa de “sanar las heridas de la división” en nuestro país, debe reparar el daño que ha causado su campaña.

En lugar de fingir ignorancia, debe reconocer que sus propias palabras han abierto “heridas de división” en nuestro país”.

Veintitrés de los incidentes de odio reflejaban animadversión hacia Trump o a sus partidarios. Su sede de campaña en Denver fue vandalizada con la palabra “No” al día siguiente de las elecciones, como un ejemplo dado en el informe.

El Southern Poverty Law Center también encuestó recientemente a maestros sobre el efecto de la elección en sus salones de clase.

Más de diez mil maestros respondieron a la encuesta, según el informe. Nueve de cada 10 afirmaron que las elecciones habían afectado negativamente a sus salones de clase, y ocho de cada diez informaron de una mayor ansiedad entre inmigrantes, musulmanes, afroamericanos y estudiantes que son LGBT o lesbianas, gays, bisexuales o transexuales.

Cuatro de cada diez dijeron que habían oído un lenguaje despectivo dirigido a esos grupos de estudiantes.

Morrissey escribe para el U-T.


Anuncio