Anuncio

La Patrulla Fronteriza envía a los solicitantes de asilo de regreso a México sin la inspección requerida

Karen, quien es de Honduras, se está quedando en un refugio de Tijuana con sus tres hijos. Solicitó asilo en losEUA y le dijo a los oficiales de la frontera que tenía miedo de estar en México, pero fue enviada a Tijuana sin ver a un oficial de asilo.

Karen, quien es de Honduras, se está quedando en un refugio de Tijuana con sus tres hijos. Solicitó asilo en losEUA y le dijo a los oficiales de la frontera que tenía miedo de estar en México, pero fue enviada a Tijuana sin ver a un oficial de asilo.

(Nelvin C. Cepeda/ U-T)

Los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza no siempre han seguido las políticas destinadas a proteger a los solicitantes de asilo de Centroamérica que probablemente se verán perjudicados en México de regresar allí bajo el programa Permanecer en México, según los documentos obtenidos por el San Diego Union-Tribune.

El programa, conocido oficialmente como Protocolos de Protección al Migrante, envía a ciertos migrantes que solicitan asilo en la frontera sur de regreso a México mientras esperan que se llame a sus casos en los tribunales de inmigración.

Si los migrantes les dicen a los funcionarios que tienen miedo de regresar a México, se supone que la Patrulla Fronteriza los enviará para entrevistas de seguimiento con los oficiales de asilo que trabajan bajo una agencia separada, Servicios de ciudadanía e inmigración de los Estados Unidos, de acuerdo con un memorando de la agencia. Esos funcionarios están especialmente capacitados para sopesar la historia de una persona sobre el temor de regresar en contra de normas y definiciones legales específicas.

Los documentos de aduanas y de la Patrulla Fronteriza que detallan las preguntas formuladas a solicitantes de asilo individuales que fueron devueltos a México como parte del programa de protección al migrante muestran que algunos de los que expresaron temor de estar en México fueron devueltos a Tijuana sin hablar con los oficiales de asilo de USCIS.

Otros que regresaron bajo el programa dijeron que no habían podido expresar su temor a los funcionarios de la Patrulla Fronteriza durante el procesamiento debido a la forma en que los funcionarios realizaron sus entrevistas de admisión.

La mayoría de los que hablaron con el Union-Tribune después de haber sido devueltos en el marco del programa dijeron que temían estar en México, pero pocos habían sido remitidos para la evaluación adicional para determinar si debían formar parte del programa.

Juan Carlos, un salvadoreño que llegó al puerto de entrada con su esposa y tres hijos, el menor de los cuales tiene 10 meses de edad, dijo que cuando le dijo al funcionario de la Patrulla Fronteriza que él y su familia temían regresar a México, el funcionario preguntó cuánto tiempo habían estado allí ya. Juan Carlos respondió tres meses.

“Dijo: ‘Bueno, todavía no te han hecho nada’”, recordó Juan Carlos en español.

No se le dio la oportunidad de hablar con un oficial de asilo sobre sus temores.

“Somos seres humanos”, dijo Juan Carlos. “Nadie quiere morir, ni un estadounidense, ni un salvadoreño, ni un nicaragüense. Estamos buscando protección, ayuda”.

Karen, una mujer de 28 años de Honduras que vino con sus tres hijos, también le dijo a la Patrulla Fronteriza que tenía miedo de estar en México. Ella había huido de su país debido a la violencia doméstica y dijo que temía que el hombre que la había maltratado la encontrara en México. Él ya había podido encontrarla cuando intentaba cambiar de ciudad dentro de su país, y había escuchado que él sabía de nuevo su paradero.

Si bien ha habido un debate reciente sobre si las reclamaciones de temor basadas en violencia doméstica deberían contar para el asilo, algunos sobrevivientes han podido ganar sus casos de asilo y permanecer en los Estados Unidos.

Mientras contaba su historia al oficial de la Patrulla Fronteriza, según muestran los documentos, Karen explicó que había tenido miedo de estar en México.

En lugar de referirla a una entrevista con un oficial de asilo, el oficial de la Patrulla Fronteriza preguntó: “¿Alguien te hizo daño a ti o a tus hijos en México?”

Karen respondió: “No”.

“Alguien amenazó con hacerle daño a usted o a sus hijos en México? ? El oficial continuó.

“No”, dijo Karen de nuevo.

Karen fue devuelta a México sin ser entrevistada por un oficial de asilo. Ella dijo que lloró cuando descubrió que iba a volver a Tijuana.

Los oficiales del Departamento de Seguridad Nacional dijeron que una pregunta al final de las entrevistas de la Patrulla Fronteriza que preguntan si el solicitante de asilo tiene algo más que le gustaría decir debería servir como una oportunidad para que las personas discutan cualquier preocupación de seguridad que puedan tener.

Ser entrevistado por los oficiales de asilo de USCIS no es garantía de que alguien que exprese temor de ser devuelto a México sea excluido del programa. Bajo el estándar de Protocolos de protección al migrante, el funcionario debe determinar que es “más probable que no” que el migrante sea perseguido o torturado en México para evitar su regreso.

Gelin, una mujer de 29 años de Honduras que vino con su hijo de 13 años, fue evaluada por un oficial de asilo después de explicar a la patrulla fronteriza que le habían robado en México dos semanas antes de solicitar asilo. Ella también fue devuelta.

Cuando se les preguntó sobre tales casos, los oficiales de la Patrulla Fronteriza y de Seguridad Nacional mantuvieron que esos migrantes fueron remitidos a los oficiales de asilo para una evaluación adicional.

“Todos están capacitados para tomar muy en serio nuestros compromisos en virtud de los tratados internacionales”, dijo un funcionario de alto nivel del DHS hablando en el fondo. “Nunca enviaremos a alguien de vuelta a un país en el que sea más probable que sea dañado o torturado”.

La Aduana y la Patrulla Fronteriza dijeron que no podía comentar sobre casos específicos, pero dijo que “procesa cada caso individualmente y con integridad”.

La semana pasada, los funcionarios destadounidenses anunciaron que el programa de Protocolos de protección para migrantes también está en funcionamiento en el puerto de entrada entre Calexico y Mexicali. Según los funcionarios, 240 inmigrantes habían sido devueltos a través del programa hasta el 12 de marzo.

Las audiencias judiciales también comenzaron la semana pasada para los inscritos en el programa de Protocolos de protección al migrante. Hasta ahora, ocho retornados le han dicho a los jueces que tienen miedo de volver a México.

De acuerdo con Ian Philabaum de Innovation Law Lab, una organización que ha estado trabajando con varios solicitantes de asilo en una demanda colectiva, los que dijeron que temían regresar estaban detenidos en el puerto de entrada durante la noche antes de que se realizaran las entrevistas. Sobre la legalidad del programa Remain in Mexico. Philabaum aún no había oído si alguno de ellos había recibido decisiones sobre dónde serían liberados.

Los abogados voluntarios que trabajan con Al Otro Lado, una organización de servicios legales en Tijuana, han estado en la plaza El Chaparral todas las mañanas durante meses tratando de preparar a los solicitantes de asilo antes de que los lleven al Puerto de Entrada de San Ysidro para su procesamiento.

La organización recientemente presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México después de que los funcionarios de inmigración mexicanos bloquearon el acceso a los solicitantes de asilo que se preparaban para ingresar al puerto. Según Al Otro Lado, los funcionarios amenazaron a los voluntarios con la deportación si no cumplían.

“El hostigamiento selectivo de voluntarios que brindan ayuda humanitaria y orientación legal a migrantes para solicitantes de asilo atrapados en Tijuana es un esfuerzo coordinado entre los gobiernos de los Estados Unidos y México para pisotear los derechos humanos de los refugiados”, dijo Nicole Ramos, abogada de Al Otro Lado. “Desafortunadamente, la mayoría de los nombres de los migrantes asesinados en México como resultado de estas políticas y prácticas vergonzosas nunca se conocerán”.

Recientemente, dos abogados del grupo tenían sus pasaportes marcados y se les impidió ingresar a México, y Ramos apareció en una lista de defensores, abogados y periodistas mantenidos por Estados Unidos para investigar a las personas que habían interactuado con la caravana de migrantes que llegó a Tijuana en noviembre.

Un juez federal en el norte de California escuchará los argumentos el viernes sobre una moción para un bloque preliminar sobre el programa Remain in Mexico presentado por varios retornados y grupos de defensa.


Anuncio