Anuncio

John Milton: Heredero del hombre que hipnotizó a Tijuana

El hipnotizador John Milton.
( / Cortesía del Cecut)

John Milton

Espectáculo interactivo de hipnosis

Cuándo: Mínimo hasta el domingo 10 de febrero, 2 funciones por día.

Dónde: Sala de Espectáculos del Cecut

Cuánto: 150 pesos (12 dólares) y 200 pesos (16 dólares)

Informes: En el portal:

cecut.com.mx

El show comienza con una voz grave que ordena al público en un teatro oscuro: “Duérmase”.

Lo que continua es un espectáculo en el que algunos asistentes bajo hipnosis se convierten en toreros, cantantes, guerrilleros, policías, prófugos o bien un animal de corral, ante las risas de los asistentes. Que a algunos les ha solucionado parte de un problema, es posible, pero no hay una certeza absoluta.

Ese es el tenor del show de hipnosis que por más de dos décadas Taurus Do Brasil, conocido como el Hipnotizador de América, presentó en esta frontera con un éxito sin precedentes, siempre entre el escepticismo y la crítica de algunos que señalaban que era un engaño hacer que creer que solo con ser hipnotizado se pondría fin a los problemas de la vida.

Así fue hasta la muerte del hipnotista brasileño a los 83 años, sucedida en enero de 2009 en esta ciudad, justo cuando se encontraba en temporada con su hijo, el también hipnotizador John Milton y actual heredero de este espectáculo.

Con esa misma fórmula, Milton regresa a la frontera con una temporada programada de doce días, con la propuesta de alargarse si el público lo pide. Se presenta a partir del jueves 31 de enero, en el teatro del Centro Cultural Tijuana (Cecut).

“La hipnosis no es necesaria para apreciar la vida. No, para nada, pero en la vida tenemos diferentes caminos para llegar a distintos lugares. La hipnosis es una herramienta para lograr tus metas, para conseguir que la impotencia se convierta en acto. La hipnosis hace la vida más sencilla”, dijo en entrevista.

John Milton es homónimo del poeta inglés del siglo XVI que escribiera el poema épico El paraíso perdido y cuyos escritos fueran comparados con la poesía de William Shakespeare. El hipnotizador aseguró que ha leído la obra del poeta y la que más le asombra es la historia del escritor ciego que narra la caída del cielo de Lucifer y el exilio del hombre en El paraíso perdido.

“Mi padre creía que cuando tuviese familia, los nombres que les diera a sus hijos tendrían que ayudarlos a ser gente importante. Éste es mi nombre de pila”, dijo el hipnotizador.

Para Milton, el hipnotismo sigue sorprendiendo a la gente —aun cuando se trata de un arte muy antiguo— porque da cuenta de la verdadera esencia que tiene el ser humano.

“La causa de los problemas del ser humano a grosso modo es la vida misma, el estar con esa constante interacción con otros seres humanos. Es la inconformidad, la insatisfacción”, dijo.

La hipnosis, explicó, no es un secreto sino una preparación constante, donde la persona que la practica tiene que estudiar hasta el último de sus días. “No es magia ni son poderes. Es ciencia, es medicina”.

Milton es doctor en hipnoterapia clínica, maestro de hipnosis clínica, sicología y neurolingüística, entre otras corrientes de hipnosis. Dijo que desde los doce años comenzó a tener una inquietud acerca de lo que era la hipnosis. A los 16 años fue su primera experiencia con la hipnosis y desde los 20 años empezó a practicar la hipnoterapia. Muchas veces fue hipnotizado por su padre y hasta la fecha practica la autohipnosis.

“Primero fue curiosidad (la autohipnosis), después para mejorar mis estudios, para ser un buen deportista, un buen ser humano. Una persona sin vicios, porque no fumo, no tomo, no me drogo, soy una persona completamente sana. Sigo practicando la autohipnosis para mantener la paz conmigo mismo, para mantenerme ecuánime ante la vida tan complicada que se llega a tener a veces”, dijo.

Se le pregunta si es difícil ser una persona sin vicios, con esa rectitud y moral. “No, definitivamente no”, dijo. “Cuando una persona tiene firmes sus convicciones, su educación, la moral y sus principios, no. La autohipnosis es una herramienta muy poderosa”.

Desde 2005, John Milton se ha presentado en esta ciudad, primero acompañando a Taurus Do Brasil y luego solo, y comprobó la enorme empatía que tenía su padre en Tijuana.

El secreto de ese idilio es, según el hipnotizador, que “la gente del norte, quizá por la cercanía con Estados Unidos, es open mind. A veces esa open mind se confunde con una falta de valores, con falta de principios, y en el evento se encuentra una alternativa de mejorar su calidad de vida”.


Anuncio