Anuncio

Duelo de franquicias diametralmente opuestas en el Super Bowl LI

El jugador de los Patriots de Nueva Inglaterra, Aqib Talib, intercepta un pase a Roddy White, de los Falcons de Atlanta, en un partido celebrado en el 2013 a los ahora finalistas de la Super Bowl del 2017.

El jugador de los Patriots de Nueva Inglaterra, Aqib Talib, intercepta un pase a Roddy White, de los Falcons de Atlanta, en un partido celebrado en el 2013 a los ahora finalistas de la Super Bowl del 2017.

(David Goldman / AP)

Después de 266 juegos en la temporada 2016-17 de la NFL, el más importante de todos está por disputarse. Los Falcons de Atlanta y los Patriots de Nueva Inglaterra se verán las caras el domingo 5 de febrero en el NRG Stadium de Houston por el título de campeones del Super Bowl LI.

Ambos equipos vienen de superar con relativa facilidad a sus rivales en las finales de conferencia. Mientras en la NFC los Falcons dieron cuenta de los Packers de Green Bay 44-21, en el último encuentro en la historia del Georgia Dome, los Patriots no tuvieron problemas en superar 36-17 a los Steelers de Pittsburgh, en el Gillette Stadium de Foxboro, para coronarse monarcas de la AFC.

Sin embargo, el historial ganador de estas dos franquicias es diametralmente opuesto. Nueva Inglaterra disputará su noveno Super Bowl –más que ningún otro equipo-, al tiempo que Atlanta apenas jugará su segundo.

Los Patriots y el quarterback Tom Brady buscarán levantar su quinto trofeo Vince Lombardi. De lograrlo, Brady se convertiría en el mariscal de campo con más triunfos en el Super Bowl, superando a los míticos Terry Bradshaw (4) y Joe Montana (4). Por su parte, el entrenador en jefe Bill Belichick estará en su séptimo juego por el título, superando el registro de Don Shula (6).

En contraste, los Falcons son uno de los 13 equipos de la NFL que nunca han ganado un campeonato. La única aparición previa de Atlanta en el Super Bowl fue en la campaña 1998-99, cuando cayeron ante los Broncos de Denver. Éste será además el primer juego por el título de la NFL para el mariscal de campo Matt Ryan. No obstante, el entrenador en jefe Dan Quinn ya sabe lo que es levantar el trofeo, pues lo hizo siendo coordinador defensivo de los Seahawks de Seattle en 2014.

El punto fuerte de Atlanta este año ha sido su ofensiva. Fueron el equipo más anotador durante la temporada regular con un total de 540 puntos (33.8 por juego), y en sus dos partidos de playoffs marcaron 80 puntos combinados (36 ante los Seahawks en la ronda divisional y 44 ante los Packers en el título de conferencia).

Salto de calidad

Antes de esta temporada, los Falcons tuvieron tres campañas consecutivas sin alcanzar los playoffs. Este año regresaron volando por todo lo alto, consiguiendo el boleto al Super Bowl LI.

De la mano de Quinn, quien está en su segunda temporada al frente del equipo, Atlanta ganó la NFC Sur por primera vez desde 2012. Ese año llegaron al juego por el título de conferencia, pero perdieron en casa ante los 49ers de San Francisco.

Luego de dos campañas al hilo con registro negativo con Mike Smith a la cabeza (4-12 en 2013; 6-10 en 2014), Quinn llegó para guiar a los Falcons a terminar con marca de 8-8 en 2015. Esta temporada finalizaron con récord de 11-5, el segundo mejor de la NFC, y han ganado sus últimos seis partidos, incluyendo los dos de postemporada.

Terreno conocido

Con su triunfo en la final de conferencia, los Patriots (9) rompieron el empate que sostenían con los Steelers (8), los Cowboys de Dallas (8) y los Broncos (8), como la franquicia con más apariciones en el Super Bowl.

La primera presentación de Nueva Inglaterra en el juego por el campeonato fue en 1986, año en el que fueron aplastados 46-10 por los Bears de Chicago. Los Patriots regresarían al Super Bowl 11 años después, cayendo ante los Packers en 1997.

Entrando al nuevo milenio, los Patriots cambiaron el libreto y se convirtieron en uno de los equipos más dominantes de la NFL. Se consagraron en 2002, 2004, 2005 y 2015, además de los subcampeonatos de 2008 y 2012.

Así las cosas, los Patriots tienen marca de 4-4 en visitas al Super Bowl, por apenas 0-1 de los Falcons. Aunque la historia y la experiencia juegan a favor de Nueva Inglaterra, la imponente ofensiva de Atlanta no debe ser pasada por alto.

Figueroa es periodista independiente.


Anuncio