Anuncio
Share

Sobrevivientes del Chapecoense se recuperan satisfactoriamente

El futbolista brasileño Alan Ruschel, uno de los seis sobrevivientes de la tragedia aérea del Chapecoense, es trasladado en un avión con instrumentos médicos de la Fuerza Aérea Brasileña el pasado martes 13 de diciembre de 2016, desde la base aérea CACOM 5 de Ríonegro (Colombia) hacia Brasil.

El futbolista brasileño Alan Ruschel, uno de los seis sobrevivientes de la tragedia aérea del Chapecoense, es trasladado en un avión con instrumentos médicos de la Fuerza Aérea Brasileña el pasado martes 13 de diciembre de 2016, desde la base aérea CACOM 5 de Ríonegro (Colombia) hacia Brasil.

(LUIS EDUARDO NORIEGA A. / EFE)

El estado psicológico y clínico del futbolista Alan Ruschel y del periodista Rafael Henzel, dos de los seis sobrevivientes del accidente de aviación del club Chapecoense, es “sorprendente”, informaron fuentes médicas.

El lateral del Chapecoense y el locutor de la radio Oeste Capital regresaron al país la noche del martes en un avión de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) y fueron ingresados en el hospital Unimed de la ciudad de Chapecó, en el sureño estado de Santa Catarina.

“Ambos están bien, considerando la gravedad del accidente y la cantidad de lesiones”, señaló la doctora Carolina Ponzi, en una rueda de prensa en Chapecó.

El equipo médico resaltó que el jugador y el periodista están “optimistas” y “contentos” de poder estar en el hospital junto con sus familiares, después de permanecer una semana y media ingresados en un hospital de Medellín.

“Tenemos la sensación de que les alivió ver a sus familiares y llegar a casa”, agregó la doctora.

“Son cosas que no se valoran, pero para quien está dos semanas frágil, de luto, el hecho de estar en casa con la familia, comer tu comida, todo eso llena de energía y ayuda al sistema inmunológico”, resaltó.

Ponzi contó que ambos pacientes pidieron ver hoy el partido que el Atlético Nacional de Medellín disputó contra el Kashima Antlers en la semifinal del Mundial de Clubes, en Japón, en la que el equipo colombiano perdió por 0-3.

En el momento del accidente, el Chapecoense viajaba hacia Colombia para enfrentarse al Atlético Nacional en el partido de ida de la Copa Suramericana, un título que tras la tragedia fue otorgado al club brasileño a pedido del equipo colombiano.

En el siniestro murieron 71 de los 77 pasajeros, entre los que se encontraba la mayoría de la plantilla del Chapecoense, así como una veintena de periodistas.

Además de Ruschel y Henzel, sobrevivieron el portero Jackson Follmann, que se encuentra ingresado en un hospital de Sao Paulo; el jugador Helio Neto, que permanece internado en Medellín y podría regresar a Brasil esta semana, y dos tripulantes de la aeronave.


Anuncio