Anuncio

San Diego sopesa cerrar el estadio Qualcomm

Una de las propuestas que se estudia para el futuro del estadio Qualcomm es su reconversión a un estadio donde se podrían celebrar partidos de futbol profesional.

Una de las propuestas que se estudia para el futuro del estadio Qualcomm es su reconversión a un estadio donde se podrían celebrar partidos de futbol profesional.

(GENSLER)

La partida de los Chargers ha llevado a los funcionarios de San Diego a explorar si tiene sentido seguir operando el estadio Qualcomm, después de que los contratos de arrendamiento con San Diego State University el Holiday Bowl y el Poinsettia Bowl finalicen en 2018.

La ciudad prevé pérdidas anuales de más de 11 millones de dólares por año en el futuro del estadio, la instalación necesita por lo menos 90 millones de dólares en mejoras a largo plazo, y el potencial para un nuevo acuerdo de derechos de nombre se agotó con la salida de los Chargers.

Los Chargers deben pagar a la ciudad una suma global de más de 12 millones de dólares, por romper el contrato de arrendamiento del equipo en el estadio de setenta mil asientos, antes de que venciera en el 2020.

Pero ese dinero no cubriría ni siquiera un tercio de los 38 millones de dólares de la deuda de la ciudad, que permanece por dos proyectos de finales de la década de los noventa: las renovaciones del estadio para agregar asientos y palcos de lujo y la construcción de un centro de entrenamiento en Murphy Canyon Road.

El director deportivo de San Diego State, dijo hace días que la universidad ha iniciado conversaciones con la ciudad sobre una extensión de dos años de arrendamiento en el estadio Qualcomm, que podría permitir a la escuela utilizar palcos privados, asientos de primera y espacio publicitario previamente controlado por los Chargers.

La extensión sería necesaria porque un nuevo estadio que la universidad pudiera construir en el sitio, no se abriría por lo menos durante tres o cuatro años, dijo el director deportivo, John David Wicker.

Sin embargo, un portavoz del alcalde Kevin Faulconer dijo que la ciudad sigue analizando el mantener el estadio Qualcomm abierto más allá del 2018.

“La ciudad todavía está obligada a mantener el estadio para sus otros inquilinos, incluyendo a San Diego State University y la Asociación del Tazón, hasta 2018", dijo el portavoz Craig Gustafson.

“Dado el gasto anticipado en curso del fondo general, la ciudad está actualmente revisando la factibilidad financiera de continuar operaciones del estadio más allá de ese punto”.

La ciudad no recauda lo suficiente de los juegos del tazón, del futbol de San Diego State, de los eventos de autos monster truck, motocrós, futbol internacional y otros eventos para cubrir los gastos de mantenimiento y de funcionamiento del estadio, que se abrió en 1967.

El alquiler a San Diego State genera solamente cerca de 150 000 dólares por año para la ciudad, y los juegos del tazón pagan solamente 10 000 dólares cada uno.

Mientras que otros eventos, en particular los juegos de futbol, pueden generar significativamente más ingresos, el estadio ha sido anfitrión de menos eventos como esos, ya que algunos promotores han comenzado a optar en su lugar por Petco Park.

Gustafson dijo que la pérdida neta global para el estadio, que son los ingresos menos los costos de operación y mantenimiento, se estima en al menos 11.7 millones de dólares para el año fiscal que comienza el primero de julio.

Eso no incluye los 4.7 millones de dólares que la ciudad está programada para pagar cada año hasta el 2027 para eliminar los 38 millones de dólares de la deuda de los años noventa. Pero la ciudad debe pagar ese dinero, independientemente de que el estadio siga funcionando o no.

La partida de los Chargers para Los Ángeles de hecho puede ahorrar dinero a San Diego.

La ciudad ha estado gastando un millón de dólares más por año para bomberos y oficiales de policía en los días de juego, un gasto en el que ya no tendrá que incurrir.

Y aunque el contrato de arrendamiento del equipo incluye pagos de aproximadamente 3 millones de dólares por año a la ciudad, los créditos de alquiler y los acuerdos de litigios han significado que la ciudad le ha pagado a los Chargers por jugar en el estadio cada año desde 2006.

El pago de la ciudad ha variado, pero generalmente ha sido de unos cientos de miles de dólares anuales.

Los créditos de alquiler son por ingresos de concesiones, uso de suites, estacionamiento, deducciones de impuestos a la propiedad y otras cosas.

Además, el equipo ha recibido aparte un crédito de alquiler cada año, porque una demanda de la Ley de Americanos con Discapacidades del 2001 obligó a la ciudad a remover 985 asientos y a hacer otras mejoras.

En respuesta a la demanda, la ciudad acordó invertir 5.3 millones de dólares en mejoras, lo que llevó al equipo a solicitar y recibir una compensación por la reducción de los asientos y por la obstrucción de la vista en algunos asientos causada por las renovaciones.

Un consultor determinó en el 2011 que el estadio necesitaba 80 millones de dólares en mejoras inmediatas, un número de funcionarios de la ciudad dijo que a finales de 2015 sería de al menos 90 millones de dólares cuando se ajustara por la inflación.

La ciudad estimó en ese momento que costaría 240 millones de dólares, excluyendo la deuda de los bonos de los años noventa, el operar el estadio durante las próximas dos décadas.

San Diego State y los organizadores de los juegos del Holiday Bowl y el Poinsettia Bowl quisieran que la ciudad siguiera operando el estadio más allá del 2018.

“Con el trabajo pesado que hay que hacer, no puedo ver que tengamos un nuevo estadio antes del 2020", dijo Wicker, director deportivo de la universidad.

El ejecutivo universitario expresó su confianza en que la universidad podría generar más ingresos en el estadio con la partida de los Chargers.

“Actualmente estamos trabajando con la ciudad para entender cómo avanzaremos con los palcos privados y de primera clase”, dijo.

“Y sí, creo que existe un mercado para eso. Había un mercado para eso con los Chargers, y estaremos llegando a los negocios locales, corporaciones, nuestros seguidores, nuestros alumnos, para entender cuál es su interés, no solo con los palcos privados, sino también con los asientos del club”.

La portavoz de la universidad, Gina Jacobs, señaló que el contrato de arrendamiento de 10 años con la ciudad requiere que SDSU cubra todos los gastos del día de juego, incluidos los servicios de seguridad y de limpieza.

“Apreciamos el apoyo que seguimos recibiendo para el futbol de los Aztecs, tanto del alcalde como del concejo municipal”, dijo Jacobs, agregando que los funcionarios universitarios esperan discutir opciones futuras para el sitio del estadio, además de la extensión del contrato de arrendamiento.

“Esperamos trabajar juntos durante muchos años”.

Mark Neville, director ejecutivo de la Asociación de Juegos del Holiday Bowl y el Poinsettia Bowl de San Diego, dijo que los dos juegos también reembolsan a la ciudad por todos los gastos del día de juego.

Neville dijo que no está claro dónde se jugarán los juegos en diciembre de 2019, si la ciudad deja de operar el estadio Qualcomm a finales de 2018, pero expresó su confianza en que se podría encontrar una solución.

“Somos muy eficaces en avanzar con los cambios aquí", señaló, mencionando a Petco Park como un potencial lugar alternativo. “Hay otros lugares que podemos explorar para jugar, pero por ahora vamos a concentrarnos en jugar en el estadio Qualcomm. Más allá de eso, vamos a ver cómo se desarrollan las cosas”.

Neville dijo que no hay charlas programadas entre la ciudad y los juegos del Holiday Bowl y el Poinsettia Bowl, pero que mantiene su contacto con los funcionarios de la ciudad sobre el estadio.

Dijo que los organizadores de estos juegos también estarían interesados en oportunidades adicionales de ingresos en el estadio.

“Podría haber algunas oportunidades a corto plazo que no hemos tenido en el pasado”, dijo. “Nos encantaría trabajar con la ciudad o con cualquiera que se beneficie mutuamente de vender anuncios publicitarios o lo que tenga”.

Los Chargers deben terminar formalmente su contrato de arrendamiento con la ciudad en algún momento entre el primero de febrero y el primero de mayo.

La finalización del acuerdo también hará que el futuro no sea claro para la instalación de entrenamiento de 11 millones de dólares que la ciudad construyó para el equipo en Murphy Canyon Road, y que los Chargers deben desalojar antes del 31 de julio.

El complejo de 14 acres incluye un edificio de 70 000 pies cuadrados, campos de práctica, un vestuario, un cuarto de pesas, instalaciones de rehabilitación, una sala de video y otros servicios.

La partida de los Chargers también hace dudoso que la ciudad pueda negociar un nuevo acuerdo sobre el nombre del estadio, cuando el acuerdo de 20 años con la empresa Qualcomm, con sede en San Diego, termine en mayo.

Expertos nacionales dijeron al Union-Tribune el otoño pasado, que descender de un lugar de la NFL a un lugar en el futbol universitario haría al estadio significativamente menos atractivo para tal acuerdo.

El fin del trato con Qualcomm no costará a la ciudad un flujo anual de ingresos, porque la compañía le dio a la ciudad un pago único de 20 millones de dólares en 1997 para ayudar a cubrir las renovaciones del estadio.

Una portavoz de Qualcomm dijo recientemente que la compañía estaba decepcionada de que los Chargers se fueran y que su salida dejará un vacío en la comunidad.

También dijo que la compañía ha disfrutado de la oportunidad de los derechos de nombre en las últimas dos décadas, pero no ha decidido si va a explorar un nuevo acuerdo.

Garrick escribe para el U-T.

Tod Leonard contribuyó con este informe.


Anuncio