Anuncio

Wil Myers asume el rol de jugador franquicia en los Padres

El jugador de los Padres de San Diego, Wil Myers, firmó contrato para seguir con los Frailes, al menos hasta el 2022.

El jugador de los Padres de San Diego, Wil Myers, firmó contrato para seguir con los Frailes, al menos hasta el 2022.

(Denis Poroy / Getty Images)

El 2017 no comenzó de la mejor manera para los fanáticos en San Diego. Los Chargers decidieron mudarse a Los Ángeles y Trevor Hoffman se quedó a las puertas de ingresar al Salón de la Fama de las Grandes Ligas.

Afortunadamente, los Padres les han brindado un motivo para celebrar. Wil Myers estará en San Diego al menos por los próximos seis años. El equipo le extendió el contrato al inicialista hasta el 2022, con una opción para seguir hasta el 2023 y valorado en 83 millones de dólares, en el mayor acuerdo con jugador alguno en la historia de los frailes.

Con tan solo 26 años de edad, y en un equipo en reestructuración, Myers pasa a ser de inmediato la cara de la franquicia. La piedra angular alrededor de la cual se ensamblen los equipos de los Padres del presente y futuro.

“Realmente creo que se está construyendo algo especial aquí en San Diego”, comentó Myers en conferencia de prensa tras firmar su extensión de contrato el pasado 23 de enero. “Estoy emocionado, comparto la visión, espero poder liderar este proyecto y convertir a los Padres en un equipo habitual en los playoffs”.

Reconvertido de jardinero a inicialista, Myers logró mantenerse sano en el 2016 y jugó por primera vez en su carrera una temporada completa en las mayores. Bateó para .259, con 28 jonrones, 94 impulsadas y 28 bases robadas en 157 encuentros y representó a los Padres en el Juego de Estrellas celebrado en Petco Park.

San Diego comenzó a formar un núcleo de peloteros jóvenes alrededor de Myers desde la temporada anterior, encabezados por el dominicano Manny Margot y el slugger Hunter Renfroe, además de haber tenido seis de las primeras 85 escogencias en el draft de jugadores de primer año y comprometer 65 millones de dólares en firmas internacionales, que ataron a ocho de los 30 mejores peloteros disponibles.

“Ha sido muy fácil reconocer e identificar que Wil era alguien con quien queríamos tener un compromiso a largo plazo”, explicó el gerente general de los Padres, A.J. Preller. “Pero la parte realmente emocionante de este proceso es que él comparte la visión de lo que queremos hacer aquí en San Diego. Reconoce el talento joven que hemos ido adquiriendo y quiere ser parte de esto. Está alineado con la gerencia y la dirección que ha tomado el equipo”.

Esa dirección incluyó además la salida de peloteros veteranos como James Shields, Matt Kemp, Andrew Cashner, Fernando Rodney y Melvin Upton Jr., entre otros, lo que deja a Myers como uno de los jugadores más experimentados y siendo uno de los líderes dentro del clubhouse, a pesar de su corta edad. Esa capacidad de liderazgo no pasó desapercibida en la gerencia de los Padres.

“Wil tenía un interés real de mantenerse en San Diego”, agregó Preller. “Tuve la oportunidad de darme cuenta de eso el año pasado, un mes antes del Juego de Estrellas. El quería ser el representante de los Padres. Quería ser la cara de la franquicia. Quería hacer algo por la ciudad”.

Margen para mejorar

Con apenas cuatro temporadas en Grandes Ligas, la del 2016 fue sin dudas la mejor hasta el momento en la promisoria carrera de Myers. Con topes personales en casi todos los departamentos ofensivos, demostrando su versatilidad con el guante en diferentes posiciones, su velocidad e innegable capacidad atlética, el nativo de Carolina del Norte aún no ha alcanzado su techo.

“Definitivamente pienso que tengo mucho margen para mejorar”, aseguró Myers. “El año pasado fue mi primera temporada de principio a fin en las mayores. Apenas estoy alcanzando la superficie de lo que puedo lograr. He aprendido mucho y tengo más experiencia para mejorar lo hecho la campaña anterior”.

Para el manager de los Padres, Andy Green, el talento de Myers es excepcional. “Cualquiera que lo haya visto jugar beisbol lo nota rápidamente”, comentó. “Que esté aquí por los próximos seis años, o incluso más allá, es emocionante para mí y debería ser emocionante para los fanáticos en San Diego”.

Green también valoró la inversión que han realizado los Padres pensando en el futuro de la organización.

“Es algo impresionante”, apuntó el estratega. “La gente no lo ve ahora, pero lo que hemos hecho en el draft amateur, con las firmas internacionales y con el muchacho que está sentado aquí a mi lado (Myers), es emocionante. El futuro en San Diego es definitivamente brillante”.

Figueroa es periodista independiente.


Anuncio