Anuncio

Candidato de Trump para EPA encara preguntas sobre sus lazos con petroleras

Scott Pruitt, designado por Donald Trump para liderar la Agencia de Protección Medioambiental (EPA), encaró hoy en un comité del Senado duras preguntas sobre sus lazos con la industria de los combustibles fósiles, así como sobre su escepticismo sobre el impacto del cambio climático. EFE/ARCHIVO

Scott Pruitt, designado por Donald Trump para liderar la Agencia de Protección Medioambiental (EPA), encaró hoy en un comité del Senado duras preguntas sobre sus lazos con la industria de los combustibles fósiles, así como sobre su escepticismo sobre el impacto del cambio climático. EFE/ARCHIVO

Scott Pruitt, designado por Donald Trump para liderar la Agencia de Protección Medioambiental (EPA), encaró hoy en un comité del Senado duras preguntas sobre sus lazos con la industria de los combustibles fósiles, así como sobre su escepticismo sobre el impacto del cambio climático.

La polémica nominación de Pruitt, actual fiscal general de Oklahoma, genera dudas entre varios senadores demócratas del comité del Senado sobre Medio Ambiente y Obras Públicas que hoy se mostraron contrarios a votar a favor del nominado de Trump, cuyo nombramiento deberá ser evaluado por el pleno del Senado.

Frente a los senadores, Pruitt reconoció que el clima del planeta está impactando en las actividades humanas, aunque dijo que la “capacidad de medir el alcance de ese impacto y qué hacer con ello está sujeto a un continuo debate y diálogo”.

“La EPA cumple una misión crítica. Como repetidamente he enfatizado en mi testimonio ante este organismo y en otros lugares, promocionar y proteger un medio ambiente fuerte y saludable está entre las prioridades vitales para el Gobierno, y la Agencia de Protección Medioambiental es vital para esa misión”, dijo Pruitt.

El nominado de Trump encaró duras preguntas sobre las supuestas donaciones de la industria del gas y del petróleo que recibió para la campaña que le permitió hacerse en 2011 con la fiscalía general de Oklahoma.

Para algunos senadores y grupos defensores del medio ambiente, esas donaciones, que ascendieron supuestamente a más de 340 millones de dólares, comprometen la integridad de Pruitt, le hacen un “siervo” de la industria energética y deberían servir para impedir su confirmación como jefe de la EPA.

"¿Combatirá el cambio climático Scott Pruitt, una persona que niega el cambio climático y que ha recibido más de 340.000 dólares de las industrias de combustibles fósiles? No lo creo”, dijo en Twitter el senador Bernie Sanders, miembro del comité y rival de Hillary Clinton en las primarias del partido demócrata.

Además, Pruitt ha encabezado en los últimos años hasta 14 demandas contra la EPA y, en 13 de esas demandas, estuvieron personadas las compañías que habían efectuado donaciones para su campaña como fiscal general de Oklahoma, uno de los principales estados productores de petróleo y gas.

Otro de los puntos de ataque que usaron los demócratas, como el senador Cory Booker, fueron las dudas sobre el cambio climático que ha pronunciado en varias ocasiones Pruitt.

"¿Sabe cuántos niños en Oklahoma tienen asma, más del 10 %, esa es una de las tasas más altas de EEUU, uno de cada diez niños con esa enfermedad es muy grave”, dijo Booker.

“Claramente existe un problema de contaminación del aire, las industrias contaminan y tendrá que enfrentar eso desde su nuevo puesto. El asma es la primera razón de salud por la que los niños de nuestro país faltan a la escuela”, dijo Booker, cuyo nombre suena como aspirante presidencial para 2020.

El nombramiento de Pruitt como cabeza de la EPA ha sido acogido con alegría entre la industria minera y petrolera de EEUU, que se ha mostrado en contra del Plan de Energía Limpia, proclamado en 2015 por el presidente, Barack Obama, y que busca reducir las emisiones de carbono de las centrales eléctricas.

Trump, que será investido este viernes como presidente, ha prometido derogar ese plan de Energía Limpia y acabar con los acuerdos globales contra el cambio climático.

Después de varias audiencias en el comité del Senado sobre Medio Ambiente y Obras Públicas, Pruitt se enfrentará al voto del pleno de la Cámara Alta, donde su confirmación parece factible debido a que necesita el voto favorable de 51 de los cien senadores y los republicanos cuentan con una mayoría de 52 escaños.


Anuncio