Anuncio
Share

Grandes lecciones para administrar el dinero

La voluntaria del programa Junior Achievement, Debbi Ortiz, habla con alumnos de décimo curso sobre cómo preparar un presupuesto.
(JOHN GIBBINS/San Diego Union-Tribune)

La escuela es un juego de números para muchos estudiantes que planean su futuro, números solamente basados en resultados de exámenes o promedios de calificaciones.

Pero los adolescentes a menudo se desconectan de otros dígitos que podrían influir en la calidad de su vida adulta como pueden ser el rango del crédito o las tasas de interés.

A partir de este año escolar, cada alumno del décimo grado del Distrito Escolar Unificado de San Diego, los 7000 niños, pasará a través de una especie de campo de entrenamiento de finanzas personales, en una colaboración de cuatro años con el programa Junior Achievement.

El plan de estudios ofrece a los estudiantes la oportunidad de participar en actividades financieras, como banca en línea y pago de facturas de forma virtual. Los adolescentes navegan simulaciones del mundo real después de tomar una evaluación de interés y habilidades y la selección de un empleo en San Diego. A continuación, se les asigna un salario preciso antes de recibir un perfil personal que incluye el estado civil, la familia y la puntuación FICO.

El esfuerzo es “mucho más que ayudar a nuestros estudiantes a lograr una educación financiera”, dijo la superintendente Cindy Marten. “Estamos desbloqueando el genio que hay en cada estudiante y ayudando a cada niña y niño a descubrir qué carrera puede un algún día coincidir con sus habilidades, intereses y capacidades”.

Después de asumir su personaje, los participantes compran en las empresas simuladas que pueblan el mercado financiero, debiendo tomar decisiones sobre cómo hacer un presupuesto, cómo solicitar préstamos para el auto y vivienda, y vivir dentro de sus posibilidades.

Los estudiantes de décimo grado de Kearny High School estuvieron entre los primeros en el distrito en pasar por el nuevo programa en días pasados. La experiencia ha sido reveladora para algunos.

“Siempre pensé que me iba a ir de mi casa tan pronto cumpliera 18 años”, dijo Jennifer García de 15 años. “No creo que eso vaya a suceder”.

Durante su paso por el programa de finanzas personales, García consiguió un trabajo como administradora de recursos humanos con un sueldo anual de 76 000 dólares. Su estatus civil: casada con un niño.

"¿Una de las mayores sorpresas?, es que San Diego es caro”, dijo. “Al final del día había gastado demasiado dinero en ropa que no necesitaba y no tenía ningún ahorro”.

El programa comienza en el aula y culmina en un viaje de estudio al centro Finance Park, en la sede de Mission Valley de Junior Achievement en el condado de San Diego. A los estudiantes se les enseña sobre todo a través del uso de la tecnología móvil, ya que dependen mucho de sus teléfonos (estimaciones muestran que los estudiantes de high school miran sus teléfonos más de seis veces por hora).

Clases de finanzas personales, incluso básicas de cómo hacer un presupuesto doméstico, han sido excluidas de los catálogos de cursos, conforme las escuelas preparatorias han enfrentado una presión para aumentar el rigor y la preparación de los estudiantes para la universidad.

Como resultado, la educación en finanzas personales se imparte a menudo a criterio de un maestro, que podría incluir el tema en clases de gobierno, matemáticas o historia.

California es uno de los 11 estados que tienen pocos requisitos, o ninguno en absoluto, para impartir educación en finanzas personales en high school, según un estudio realizado por el Centro para Educación Financiera.

Marla Black, presidenta y directora ejecutiva de Junior Achievement en el condado de San Diego, dijo que el programa tiene como objetivo preparar a los estudiantes para la vida adulta dándoles el conocimiento al mismo tiempo que se utilizan sus ambiciones.

“Construimos Finance Park para preparar a los estudiantes para lo que sucede después de high school”, dijo. “Cuando los adultos jóvenes aprenden a manejar las finanzas personales, explorar diversas trayectorias profesionales y planificar su futuro, alcanzan su máximo potencial y el sueño de un futuro mejor”.

Varios estudiantes que investigaron préstamos para vivienda y deuda de tarjeta de crédito que se les asignó en el programa, dijeron que tienen nueva apreciación de sus padres.

“Fue como abrir los ojos. Este programa me hace estar agradecido con mi madre”, dijo Devon Jones, estudiante en Kearny. “Me di cuenta de lo difícil que es pagar todas las cuentas”.

El simple hecho de que los adolescentes empiecen a pensar acerca de sus finanzas personales y la vida independiente es importante, dijo Black.

Casi el 60 por ciento de los adolescentes de hoy en día no creen que estén listos para sostenerse económicamente en el momento en que cumplan 24 años, según una encuesta del 2014 de Junior Achievement Estados Unidos y la Fundación Allstate. La encuesta también encontró que casi la mitad de los adolescentes no sabe cómo crear un presupuesto simple.

El nuevo programa de finanzas personales del Distrito Unificado de San Diego, está dirigido tanto a educar a los estudiantes, como a la prevención de los errores cometidos por la generación de sus padres.

De acuerdo a la Reserva Federal, unos 43 millones de estadounidenses cargan colectivamente alrededor de 1.4 billones de dólares en deuda de los estudiantes, por lo que representa la segunda mayor fuente de deuda de los hogares después de las hipotecas. Lo que es más, al 30 de septiembre la deuda nacional es de 19.6 billones de dólares.

Los distritos escolares en todo el condado también envían estudiantes al Finance Park, que fue construido con una subvención de un millón de dólares provenientes de Mission Federal Credit Union. Organizaciones de scouts, organismos sin fines de lucro, grupos de padres y de la comunidad que desean promover la educación financiera, también hacen uso de las instalaciones.

Magee escribe para el U-T.


Anuncio