Anuncio

Columna: Donald Trump, un símbolo de la identidad blanca

El brutal asesinato de 51 personas en Christchurch, Nueva Zelanda, es un acto horroroso que debería conmover a toda persona decente. Las acciones fueron perpetradas por un supremacista blanco, que cree que la migración musulmana es una amenaza contra la gente blanca y la civilización occidental. El asesino, un ciudadano australiano, elogió a Donald Trump en su manifiesto de 74 páginas, diciendo que es “un símbolo de la identidad blanca renovada y con propósito común”.

Los voceros de Donald Trump vigorosamente buscan desviar cualquier etiqueta de supremacía blanca adherida al presidente. El jefe de personal interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, le dijo a Fox News, “el presidente no es un supremacista blanco”, respondiendo a las acusaciones de que debido a que el asesino mencionó favorablemente a Trump, también este debe ser un supremacista blanco. También en las noticias de Fox, la consejera de la Casa Blanca, Kellyanne Conway, desestimó el nombre de Trump que aparecía en el manifiesto. Y cuando se le preguntó en una reunión informativa de la Casa Blanca sobre el aumento del nacionalismo blanco, Trump lo minimizó diciendo que no creía que fuera una amenaza creciente en el mundo.

Pero el propio Trump ha adoptado ideas racistas y ha promovido políticas intolerantes y se dirigen a grupos específicos, incluidos los musulmanes. En una entrevista de noviembre de 2015 con MSNBC, cuando se le preguntó acerca de la implementación de un sistema de base de datos para rastrear a los musulmanes en los Estados Unidos, Trump declaró que “ciertamente lo implementaría. Absolutamente.” Muchos compararon sus comentarios con los hechos de los nazis, cuando registraron a la fuerza y degradaron a los judíos. En junio de 2016, Trump también solicitó la vigilancia de las mezquitas en los Estados Unidos, y luego sugirió que consideraría “fuertemente” cerrarlas.Al impulsar por la prohibición de viajar, Trump lo ha llamado repetidamente una prohibición musulmana. En otras palabras, las declaraciones de Trump y las prohibiciones de viaje son realmente un intento de evitar que los musulmanes emigren a los Estados Unidos. En un video del Washington Post de diciembre de 2016, se le preguntó a Trump sobre sus planes para crear un registro musulmán o prohibir la inmigración musulmana a los Estados Unidos, a lo que Trump respondió: “100 por ciento correcto”.Trump también retuitea propaganda ofensiva de extremistas ideológicos. En noviembre de 2017, Trump retwitteó videos antimusulmanes publicados por la diputada de un grupo británico de extrema derecha, conocido por difamar al Islam. Después de que se autoproclamaron nacionalistas blancos y los nazis se reunieron en Charlottesville, Virginia, que terminó con la muerte de una joven y varias otras personas gravemente heridas, Trump declaró que había “buenas personas en ambos lados” de la manifestación. No condenó de inmediato las acciones de los supremacistas blancos que habían estado marchando y gritando cánticos antisemitas con saludos nazis. Hasta el anterior dirigente del Ku Klux Klan, David Duke, agradeció a Trump por su “honestidad y coraje."A pesar de que Trump se mostró reacio a reconocer un aumento en el nacionalismo blanco, el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional advirtieron en un boletín de inteligencia de mayo de 2017 que los grupos de supremacistas blancos ya habían realizado más ataques que cualquier otro grupo extremista nacional en los últimos 16 años y es probable que realicen más ataques durante el próximo año. Esta es una perspectiva escalofriante, ya que la Casa Blanca no tiene interés en prestar seria atención a esta amenaza doméstica que podría llevar a la pérdida de más vidas.En San Diego, las comunidades se han unido para expresar su condena de la supremacía blanca, pero también para demostrar su solidaridad con las comunidades afectadas. Cientos de sandieguinos se reunieron en el parque Balboa para honrar a los asesinados en Nueva Zelanda. Los organizadores instaron a los asistentes a dedicar tiempo a luchar contra la supremacía blanca y a exponer a los perpetradores de esta ideología violenta en San Diego y en otros lugares. Estoy de acuerdo, si no nos comprometemos a trabajar por una sociedad justa, nosotros también seremos cómplices de la violencia perpetrada por ideologías peligrosas.

Pedro Ríos es defensor de derechos humanos y de los inmigrantes en el sur de California.


Anuncio