Anuncio
Share

Bernie Sanders, un movimiento social que cada vez más estadounidenses lo entienden

La carrera de Sanders se convirtió en todo un fenómeno que sigue arrastrando a miles de personas, pero principalmente a los jóvenes, considerando que ellos son uno de los grupos más afectados con los altos costos universitarios que actualmente enfrentan.

La carrera de Sanders se convirtió en todo un fenómeno que sigue arrastrando a miles de personas, pero principalmente a los jóvenes, considerando que ellos son uno de los grupos más afectados con los altos costos universitarios que actualmente enfrentan.

El senador independiente Bernie Sanders irrumpió en la carrera por la Casa Blanca con un discurso diferente que aunque llamó socialdemócrata, la realidad es que es el mismo capitalismo, pero más justo, donde las grandes corporaciones sigan ganando, pero sin alejarse de la clase media como lo han hecho hasta ahora.

La carrera de Sanders se convirtió en todo un fenómeno que sigue arrastrando a miles de personas, pero principalmente a los jóvenes, considerando que ellos son uno de los grupos más afectados con los altos costos universitarios que actualmente enfrentan.

En vísperas del supermartes, cuando más estados votan en las elecciones primarias y cuyos resultados pueden ser definitivos para la nominación en el partido demócrata, Bernie Sanders sigue siendo una verdadera amenaza para las ambiciones de la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, de convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos.

Sanders, que se define como “socialdemócrata”, ha pugnado desde que empezó su campaña por explicar su modelo a la europea, con denuncias a la creciente desigualdad y la erosión de la clase media.

El único problema es que sus detractores han luchado por unir sus ideas a la corriente izquierdista de los 70’s y continuamente las tachan de ‘socialistas’ para descalificarlo ya que saben que el pueblo estadounidense nunca votaría por un verdadero socialismo, pero Sanders está muy lejos de ser un funcionario con dicha filo fía.

“Bernie Sanders ha hecho mucho bien a la izquierda en Estados Unidos”, dijo Christopher Gunderson, profesor de sociología en la Howard University de Washington.

Sin embargo, a pesar de que el senador por Vermont “habla de ‘revolución’, no es un revolucionario, usa la palabra metafóricamente para referirse a un cambio significativo”, pero “respeta el orden establecido, la Constitución de EE.UU. y el derecho a la propiedad”, según Gunderson, experto en movimientos sociales.

“Como fenómeno es muy bueno. Millones de personas están googleando ‘socialismo’”, ironizó Gunderson.

Por su parte, desde el Partido de la Paz y la Libertad (PFP, por sus siglas en inglés), coinciden en que “Bernie Sanders ha despertado conciencias”, según dijo su presidenta, Debra Reiger.

“Ahora más gente habla de socialismo; hay más gente emocionada con una nueva manera de gobernar este país y con que las grandes corporaciones no lo tengan que controlar todo. Esto es algo en lo que nosotros creemos, y nos ha hecho bien”, explicó la presidenta del PFP, fundado hace 60 años.

Desde el principio, las bases de Sanders han sido “blancos”, algo que según el experto “está cambiando, aunque no muy rápidamente” mientras “sus números mejoran entre latinos y negros”, agregó.

“Si la campaña (de las primarias) durara un año más, Bernie Sanders ganaría”, bromeó Gunderson en referencia a la ventaja que ha ido recortando el senador a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, la favorita de las encuestas y del partido demócrata.


Anuncio