Anuncio
Share

Loretta Sánchez, la latina más influyente en el Congreso, busca el Senado de California

Hija de migrantes mexicanos que limpió casas con su madre para que su hermano pudiera pagar la universidad, ahora quiere convertirse en la primera mujer latina que habla español y represente al Senado de California en Washington.

Loretta Sánchez fue la primera congresista latina en representar el Condado de Orange, uno de los más conservadores del estado. Ella ha ganado el mismo puesto en 10 elecciones, pero ahora quiere ser una de las dos voces californianas en la Cámara Baja, donde la propuesta bipartidista de la reforma migratoria fue ignorada en el 2013.

De ganar las elecciones el 7 de junio, Sánchez subraya que la reforma migratoria será una prioridad en sus objetivos porque considera que es un imperativo moral que el país le debe a los trabajadores que por años o décadas, han contribuido a la economía del país, pero siguen viviendo con la amenaza de ser deportados.

Recientemente, la Congresista se reunió con HOY en un restaurante del centro de Los Ángeles para platicar de sus prioridades que tendría como senadora y principalmente, para hablar de su experiencia, que dice, será la gran diferencia en las elecciones de junio.

“Tengo 20 años en el Congreso y el primer día en el Senado estaré lista, conozco a la gente, los temas, lo que hemos tratado, lo que pasó y lo que no pasó y por qué no pasó, quiénes están con nosotros y quiénes no lo están. Además sé cómo podemos recibir el apoyo de mis colegas en la Cámara Baja y de Representantes; qué es lo que se necesita para que una medida sea o no aprobada”, dijo Sánchez.

“La experiencia será la gran diferencia”, enfatiza. “Ninguno de mis contrincantes ha trabajado a nivel federal. Nadie ha votado en el Congreso para saber donde verdaderamente estamos en los temas que nos interesan. Yo ya tengo un récord que habla de lo que he hecho por 19 años”.

La Congresista subrayó orgullosa que tiene un historial de 100% en medidas del medio ambiente, 100% en medidas que benefician a la mujer; 100% en los derechos humanos, 97% a favor de los sindicatos y 100% a favor al sueldo mínimo.

Pero su rostro parece llenarse de orgullo cuando anuncia que ella votó contra la guerra de Irak que le ha quitado la vida a miles de soldados estadounidenses y al final, resultó ser un fiasco republicano con apoyo demócrata. Además, votó a favor de la ley de Salud, contra la Acta Patriótica y para no darle dinero a los bancos en el tiempo de la recesión.

Debido al trabajo que Sánchez ha realizado entre sus colegas de ambas cámaras y partidos, la publicación CQ Roll Call en el Capitolio, la llamó una de las 25 mujeres con más influencia en el Congreso estadounidense en el 2015. Ella sabe cómo hablar sobre los temas, manejar el discurso y sabe dónde están los votos que necesita para bloquear o aprobar una medida en ambos partidos, describió la publicación.

Posiblemente esa es una de sus habilidades más codiciadas de la funcionaria. Los republicanos la conocen, la respetan y han trabajado con ella, prueba de ello son los 20 años que ha sobrevivido como representante de uno de los condados más conservadores de California.

Actualmente Sánchez es abuelita de ocho nietos, madre de ocho hijos y una de las hermanas mayores de seis hermanos que disfruta los domingos la avena y las gorditas que le prepara su madre. La congresista subraya que su familia es como cualquier familia trabajadora en el estado, algunos de sus hermanos sufrieron las consecuencias del desempleo y la vivienda, su padre ha padecido de alzheimer por 10 años y pronto verá partir a su hijo más pequeño para servir en las fuerzas armadas.

No obstante, su hijo en el ejército no es lo que más la ha acercado a los temas de seguridad, ya que su pareja de toda la vida es un coronel retirado; además, ella en el Congreso ha sido parte del Comité de las Fuerzas Armadas y del Comité de Seguridad Interna. Ella asegura que sabe cuándo utilizar la fuerza, la economía o la diplomacia para negociar. Pero eso sí, está convencida de que hay que terminar con el problema de terrorismo y con Isis.

Por lo pronto, algunos de los funcionarios que le han manifestado su apoyo son Luis Alejo, Freddie Rodríguez, Cristina García y Lorena González. A nivel del Congreso, su hermana Linda Sánchez, Lucille Roybal-Allard, Norma Torres, Grace Napolitano, Pete Aguilar, Juan Vargas y Luis Gutiérrez.

Roybal-Allard dijo que ella a trabajado con Sánchez por 20 años y aseguró que es la funcionaria con más experiencia y mejor calificada para el puesto; además de ser una voz invaluable en los temas más críticos de seguridad nacional.

En términos migratorios, Luis Gutiérrez dijo que la voz de Sánchez en la Cámara Baja sería muy importante en los esfuerzos para lograr una reforma migratoria.

Agregó que Sánchez y él han trabajado juntos en esfuerzos para impulsar la reforma en el Caucus Hispano del Congreso.

“Hemos sido una voz unificada contra las redadas, contra la detención de familias y contra las pólizas republicanas que afectan a la comunidad”, expresó Gutiérrez. “Nunca he visto una Cámara democrática tan unificada en apoyo a la reforma migratoria y en defensa de las comunidades migrantes, de la cual, Loretta ha sido una aliada esencial en ese esfuerzo”.

La descendiente de Sonora, subraya que de ganar las elecciones, sus prioridades serán la seguridad nacional, la reforma migratoria y el enfoque en los trabajos de la clase media, la vivienda, la educación y establecerá una relación más estrecha con México y Latinoamérica.

El tiempo se acorta y la entrevista está por terminar, pero Sánchez se toma un momento y reflexiona sobre un tema que es muy personal para ella .

“Tenemos que pasar una reforma migratoria. Es un imperativo moral para el país. No podemos esperar más y por ello vamos a luchar desde el Senado de California”, enfatiza.


Anuncio