Anuncio
Share

Promueve Trump micromachismo: “Las mías fueron palabras, las de él (Bill Clinton), fueron acciones”

Donald Trump habla con Hillary Clinton durante el segundo debate.

Donald Trump habla con Hillary Clinton durante el segundo debate.

En el debate del domingo frente a Hillary Clinton, al tratar de justificar su lenguaje sexista, Donald Trump contribuyó a otra forma de violencia hacia la mujer que, por imperceptible, ha recibido el nombre de micromachismo.

“Las mías fueron palabras, las de él, fueron acciones”, dijo el republicano al comparar la difusión de una grabación en la que él denigra a las mujeres con los casos de acoso sexual a los que ha sido ligado Bill Clinton, esposo de la candidata demócrata por la presidencia de Estados Unidos.

Para especialistas en el tema de género, el micromachismo consiste en la expresión de frases e ideas que perpetúan, principalmente a través del lenguaje y sin uso de fuerza física, la violencia hacia la mujer.

“Cuando Trump trata de dar una explicación lógica con respecto a los comentarios que hace de las mujeres, recurre a una ‘comparación ventajosa’, haciendo alusión a que lo de él sólo son palabras, pero lo de Bill Clinton fueron actos”, comenta Miguel Villegas, fundador de Los Forkados, grupo que trabaja las masculinidades.

“Es un argumento que fácilmente se escucha en los casos de violencia hacia la pareja en donde el agresor justifica su actuar, posicionándose en una lógica en que ‘los demás son peores’”.

El viernes, el diario The Washington Post publicó un video en el que se escucha a Trump hacer comentarios que sugieren acoso sexual por parte del candidato.

“Lo dije, fue un error, y me disculpo”, respondió ese mismo día el magnate, “pero hay una gran diferencia entre los dichos y los hechos de otros. Bill Clinton realmente ha abusado de mujeres”.

Marina Duque, coordinadora de la maestría en psicología con orientación en violencia de género de la UANL, también habló de la manipulación del lenguaje del candidato.

“Trump dice ‘yo solamente lo pienso, lo digo, no lo he actuado como (Bill) Clinton’, pero me parece que en este caso la palabra refleja la forma en la que él tiene concebido el valor que pueden tener para él las mujeres”, señaló.

El republicano también se justificó diciendo que sus comentarios habían sido parte de una plática de “vestidores”, sin embargo, deportistas profesionales declararon ayer a medios que nadie habla de esa forma en los vestidores.

En su campaña rumbo a la Presidencia, Trump ha atacado también a otras poblaciones, como los mexicanos y los musulmanes, pero el lado positivo es que, de manera indirecta, ha contribuido a reforzar la lucha a favor del respeto a los derechos humanos.

“El tema está en la agenda pública, es decir, como un problema estructural que cotidianamente se sigue presentando, aunque sea tras bastidores”, dijo Alicia Leal, cofundadora de la asociación de refugios para mujeres violentadas Alternativas Pacíficas.

“Ayuda a visibilizar lo que tantas organizaciones feministas estamos denunciando, visibiliza lo cotidiano y lo arraigado que está en la cultura”.

ASÍ LO DIJO

“Las mías fueron palabras, las de él, fueron acciones”.

Donald Trump, al comparar la difusión de una grabación en la que él denigra a las mujeres con los casos de acoso sexual a los que ha sido ligado Bill Clinton.

----

“Es un argumento que fácilmente se escucha en los casos de violencia hacia la pareja en donde el agresor justifica su actuar, posicionándose en una lógica en que ‘los demás son peores’”.

Miguel Villegas, fundador de Los Forkados.

----

“El tema está en la agenda pública, es decir, como un problema estructural que cotidianamente se sigue presentando, aunque sea tras bastidores”.

Alicia Leal, cofundadora de Alternativas Pacíficas.


Anuncio