Anuncio
Share

Supera Daniel Ortega ciclo de Somoza

Con su triunfo ayer en los comicios, el líder histórico del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) rebasar· en 2018 los 16 años en el poder, con lo que romper· la marca del dictador Anastasio Somoza, a quien ayudó a derrocar, y del caudillo liberal José Santos Zelaya.

Con su triunfo ayer en los comicios, el líder histórico del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) rebasar· en 2018 los 16 años en el poder, con lo que romper· la marca del dictador Anastasio Somoza, a quien ayudó a derrocar, y del caudillo liberal José Santos Zelaya.

(Esteban Felix / AP)

Virtualmente solo en la boleta, Daniel Ortega fue reelegido como Presidente de Nicaragua... por cuarta vez.

Con su triunfo ayer en los comicios, el líder histórico del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) rebasar· en 2018 los 16 años en el poder, con lo que romper· la marca del dictador Anastasio Somoza, a quien ayudó a derrocar, y del caudillo liberal José Santos Zelaya.

Tras unas elecciones calificadas como una farsa por la Oposición, contra cinco candidatos desconocidos, Ortega se llevó, preliminarmente, el 71.3 por ciento de los votos, lo que garantiza su investidura para 5 años más en el poder.

Esto, tras dos periodos consecutivos desde 2007, uno más de 1985 a 1990, además de su liderazgo de facto seis años como Coordinador de la Junta de Reconstrucción de Nicaragua, que asumió tras la caída del hijo de Somoza en 1979.

Aunque las autoridades electorales dieron los resultados dos horas después de lo pactado, los preparativos para la celebración de los sandinistas comenzaron incluso antes del cierre de casillas.

“Su nombre quedar· escrito en piedra en la historia del país como el dictador que más años se sentó, a las buenas o a las malas, en la silla presidencial”, aseguró el analista y ex funcionario opositor Carlos Tunnermann al diario nicaragüense La Prensa.

El otro protagonista de la jornada fue el abstencionismo.

Aunque el Consejo Supremo electoral señaló preliminarmente que la abstención fue sólo del 35 por ciento, el opositor Movimiento Ciudadanos por la Libertad, calculó que rondaba el 78 por ciento.

Desde que en julio una decisión del Consejo Supremo Electoral provocó la destitución en la Asamblea del principal rival del Mandatario, Eduardo Montealegre, los opositores llamaron a no votar el domingo como forma de protesta.

“Me quedé en mi casa porque al final mi voto no cuenta. No va a elegir a nadie, ya eligieron por nosotros’’, afirmó Geovanny Marin, de 44 años y trabajador de un local de comida rápida..

Por su parte, las autoridades destacaron una jornada sin incidentes relevantes, e incluso se mostraron optimistas por la afluencia de personas a los centros de votación, conocidos como Juntas Receptoras de Votos (JRV).

Ortega y su esposa, la ahora vicepresidenta electa Rosario Murillo, votaron en una JRV cerrada especialmente para ellos. Ahí, destacaron que el proceso fue limpio, aunque no permitieron la entrada de observadores extranjeros.

Sin embargo, la organización civil Consorcio Panorama Electoral denunció intimidación, amenazas y acoso durante el proceso.


Anuncio