Anuncio
Share

“No es mi presidente”: miles protestan en Estados Unidos después de la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales

Estudiantes de secundaria en Berkeley, California, protestaron contra Trump.

Estudiantes de secundaria en Berkeley, California, protestaron contra Trump.

“No es mi presidente”.

Fue el mensaje de miles de estadounidenses en el día después del triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de ese país.

En la noche de este miércoles, de costa a costa, se estaban registrando multitudinarias protestas en las grandes ciudades como Chicago, Nueva York, Washington D.C. y Los Ángeles en las que la gente portaba carteles con mensajes en contra del multimillonario presidente electo.

Manifestantes en Los Ángeles, California, quemaron una enorme piñata con la cara de Donald Trump.

Manifestantes en Los Ángeles, California, quemaron una enorme piñata con la cara de Donald Trump.

Las multitudinarias protestas en todo EE.UU. que provocó el triunfo de Trump Image copyright Reuters Image caption “Todavía creo en la humanidad” se leía en uno de los carteles en la marcha de Chicago.

En una gris y lluviosa Manhattan, grupos de mujeres también portaron carteles en rechazo de Donald Trump.

Una bandera estadounidense fue quemada en las protestas en Nueva York.

Al otro lado del país, en varias ciudades de California -un estado abrumadoramente demócrata- ocurrieron varias manifestaciones en contra del resultado electoral.

Una marcha contra Trump tomó las principales avenidas de Chicago el miércoles por la noche.

Una marcha contra Trump tomó las principales avenidas de Chicago el miércoles por la noche.

En Los Ángeles, miles de personas salieron a las calles céntricas y quemaron una enorme piñata con la cara del presidente electo. Gritaban en coro “No es mi presidente” y “Respeto para todas las mujeres”.

Cientos más invadieron una de las principales autopistas de la populosa ciudad, creando una gran congestión vehicular, que motivó la respuesta de la policía antimotines, que amenazó con arrestar a los manifestantes.

Después de una controvertida campaña y contra lo que auguraban las encuestas, el candidato del Partido Republicano se impuso a la demócrata Hillary Clinton en las elecciones de este 8 de noviembre.

Trump ganó 278 delegados en el Colegio Electoral contra los 218 que se adjudicó Clinton.

El magnate neoyorquino logró con un incendiario discurso antiinmigración, de proteccionismo nacionalista en lo económico y contra lo que llamó las elites de la clase política en Washington DC.

El agrio tono general de la campaña Trump contrastó con el un discurso conciliador que dio nada más confirmarse su victoria.

Eso no bastó que evitar que miles de votantes decepcionados salieran a protestar este miércoles en contra del magnate.

Nota publicada en BBC Mundo


Anuncio