Anuncio
Share

Loretta Sánchez: ‘No voten por mí por ser latina, sino por mi experiencia’

La semana pasada, Sánchez llegó a las oficinas de HOY para hablar de sus prioridades en caso de ganar las elecciones de noviembre cuando se enfrenta a Kamala Harris, la procuradora general del estado, quien ha sido respaldada por la maquinaria demócrata de California.

La semana pasada, Sánchez llegó a las oficinas de HOY para hablar de sus prioridades en caso de ganar las elecciones de noviembre cuando se enfrenta a Kamala Harris, la procuradora general del estado, quien ha sido respaldada por la maquinaria demócrata de California.

De ganar Loretta Sánchez el Senado de California en las elecciones del 8 noviembre, no sería la primera vez que hace historia.

Hace dos décadas, la hija de padres sonorenses demostró que una mujer latina, y demócrata, podía ganar un puesto en la política estadounidense sin el apoyo de su partido. La contienda era en el Condado de Orange, uno de los condados más conservadores de California.

“Si los latinos salen a votar, si ganamos”.

Loretta Sánchez, candidata para el Senado de California

En 1996, Sánchez venció al prominente republicano Bob Dornan y desde entonces ha sido reelegida en el puesto en 10 ocasiones, casi con la mano en la cintura; ahora, a poco más de un mes, quiere volver a hacer historia. Y al igual que hace 20 años, su partido no la respalda.

Sánchez considera que ya es tiempo de que haya una mujer latina en el Senado de California, particularmente en el estado con mayor población del mismo grupo.

En esta posición, la congresista tendría más peso e influencia no solo en California, sino en la política migratoria y de seguridad nacional del país. Es por eso que ha puesto toda su esperanza en los votantes porque asegura que si la gente, incluyendo los latinos, sale a votar, ‘nosotros ganamos’.

Actualmente la contienda por el Senado de California se ha visto opacada por una elección presidencial sin precedentes. Mientras que en el Senado, un puesto que deja la Senadora Babarba Boxer después de 24 años, dos demócratas luchan por el puesto: Sánchez y Kamala Harris, fiscal general del estado.

No obstante muchos consideran a Harris como la siguiente senadora debido al apoyo político y económico que ha recibido de Sacramento, pero Sánchez no se achica, más bien se motiva.

“La gente me ha reelegido todas las veces que me he postulado porque me conoce y sabe que yo trabajo con todos: blancos, afroamericanos, asiáticos y latinos… Aunque me considero buena demócrata, siempre he preferido trabajar más con la gente”, expresa la funcionaria.

La semana pasada, Sánchez llegó a las oficinas de HOY para hablar de sus prioridades en caso de ganar las elecciones de noviembre cuando se enfrenta a Harris,.

Con una seguridad y tranquilidad, en inglés y español, Sánchez, quien es abuela de ocho menores, dice que la clave está en que el electorado conozca lo que ha hecho, su experiencia, y principalmente que salgan a votar.

“Si los latinos salen a votar, si ganamos”, enfatiza.

La funcionaria se ha dedicado a recorrer el estado y dice estar consciente de las necesidades de los agricultores y sus problemas de agua; de lo caro de la vivienda y la renta en Los Ángeles; la situación de los veteranos de guerra, el acceso a la salud para familias de bajos recursos y sin documentos; además de la importancia de apoyar una educación superior gratis o accesible.

La congresista dijo que su distrito fue el que más gente registró para obtener el seguro médico de Obamacare, y subraya que actualmente apoyó un programa piloto para convertir a los colegios comunitarios en universidades de cuatro años. Inclusive habla de un año de colegio comunitario gratis para los estudiantes.

Sánchez ha sido parte del Comité de las Fuerzas Armadas y del Comité de Seguridad Interna por casi dos décadas. Ella asegura que sabe cuándo utilizar la fuerza, la economía o la diplomacia para negociar. Debido a su trabajo, en el 2015, la publicación CQ Roll Call en el Capitolio, la llamó una de las 25 mujeres con más influencia en el Congreso estadounidense del 2015.

Ella sabe cómo hablar sobre los temas, manejar el discurso y sabe dónde están los votos que necesita para bloquear o aprobar una medida en ambos partidos, describió la publicación.

Pero si hay un tema que parece ser prioridad para ella, es la reforma migratoria por la cual se compromete a luchar diariamente hasta lograrla.

Es un ‘imperativo moral tener una reforma migratoria ahora’, agrega.

Sánchez también es parte del liderazgo hispano en el Congreso, y junto al congresista Luis Gutiérrez ha presionado y sigue presionando por una reforma migratoria. Ella contó a HOY cómo el presidente Obama prefirió la reforma de salud a la reforma migratoria en el 2008, y después, cuando quiso hacer algo ya no tenía el apoyo político.

Subrayó que ella y Gutiérrez le entregaron al presidente un memo de seis páginas de las acciones que se podían tomar para modificar la aplicación de las actuales leyes y evitar la deportación masiva de los inmigrantes; algunas de las sugerencias era el modificar la aplicación de la ley para que las personas no tuvieran que salir del país 10 años para arreglar sus documentos, inclusive, los alivios migratorios de Daca y Dapa, entre otros.

No obstante, de lo que parece sentirse más orgullosa aunque le ha restado apoyo por parte del Partido Demócrata fue el hecho que ella no apoyo la guerra de Irak y tampoco los alivios financieros para los bancos, que lejos de ayudar a la gente, ayudaron más a los banqueros y gente de poder.

Respecto a las críticas que ha recibido por supuestamente buscar el voto de los republicanos a cambio de la falta de apoyo del Partido Demócrata, la congresista aclaró que no es nuevo que ella trabaja con todos los grupos, y los republicanos es uno de ellos, prueba de ello, es el hecho que ha sido reelegida en 10 ocasiones en el condado donde tiene su casa Mickey Mouse, pero también donde han nacido grupos extremistas en contra de la migración ilegal.

Sánchez agrega que eso es parte de su experiencia para poder lograr las cosas en California y es por eso que sus colegas republicanos la apoyan porque saben que con ella se puede trabajar.

Antes de terminar la entrevista, la congresista , quien también tiene un hijo en las fuerzas armadas, subraya que:

“No voten por mí por ser latina, voten por mí por mi experiencia”, expresa. “Si ven mi experiencia y la de mi contrincante, inmediatamente sabrán quien es la mejor”.

En los siguientes días publicaremos también una entrevista con Kamala Harris, procuradora de California.


Anuncio