Anuncio

El Regalo perfecto en esta Navidad puede ser... ¡enamorarse de uno mismo!

Foto de archivo.

Foto de archivo.

Enamorarse de uno mismo comienza por conocerse a sí mismo implica tener claras las propias creencias, sentirse capaz de vivir y hacer respetar los propios valores.

Aclarado esto, tendremos que dar respuesta a la pregunta: ¿cómo me enamoro de mi mismo/a? es cuestión de autoestima, y no tiene nada que ver con el narcisismo. Para enamorarte de ti mismo puedes seguir estas ideas:

Mírate a ti mismo desde fuera

Observarte a ti mismo/a. Mírate en el espejo. Lo que tú ves, es lo que ven los demás.
¿Te gusta lo que ves? ¿qué podrías hacer para mejorar tu aspecto? No se trata de ser más guapo/a o tener mejor figura. Hay que sacarse partido, vestir de manera que te sientas a gusto, peinarse, darse un toque de color o afeitarse adecuadamente. Se trata de dar una imagen acorde con tu personalidad.
Una persona que se cuida puede
ofrecer un aspecto positivo, te ayudará a mantener alta tu autoestima, a ser auténtico y aumentar el respecto que sientes hacia ti mismo/a.

Cuida tus modales

Cómo hablas y cómo te comportas con los demás dice todo sobre ti. Cómo saludas, cómo te desenvuelves hablando con la gente.Tus modales hablan también de la confianza que tienes en ti mismo, el respeto que sientes hacia tu persona y hacia los demás, lo agradable o no que eres, incluso lo divertido/a.

Debes de ser auténtico/a

Superar el juego de las apariencias y hacer que tu presencia y tu forma de interactuar formen realmente parte de ti. Lo que eres y lo que muestras, deben estar en sintonía.

No olvides a tus amigos

Tus amigos forman parte de tu vida. Además, una persona con amigos es una persona confiable.

Desarrollar tus propios proyectos

Una persona que desarrolla y lucha por sus propios proyectos es una persona muy valorable, que tiene ideas, intereses, que se esfuerza, que se compromete. Además, participar en proyectos de grupo te muestra como una persona social, colaboradora, con ganas de vivir y con ganas de divertirse.

En conclusión. Enamorarse de uno mismo se requiere también sentirse orgulloso de lo que se es, admitir y respetar los propios defectos y ser auténtico. Esto puede ser el más grande regalo que podemos recibir en esta Navidad que perdura el resto de nuestra vida.


Anuncio