Se estanca ambicioso proyecto para limpiar los residuos de armas nucleares

El proyecto más ambicioso del Departamento de Energía para limpiar los residuos de armas nucleares de la Guerra Fría se ha estancado, poniendo en peligro un esfuerzo ya retrasado para proteger el río Columbia en el centro de Washington.

En una breve carta la semana pasada, los funcionarios estatales dijeron que el proyecto ambiental corre el riesgo de violar las órdenes judiciales federales clave que establecieron fechas límite después de que las anteriores se pasaran por alto en varias ocasiones.

Las instalaciones industriales multimillonarias destinadas a convertir residuos altamente radiactivos en vidrio sólido en el sitio nuclear de Hanford han sido esencialmente paralizadas. La construcción se detuvo en 2012 debido a fallas en el diseño y los gerentes del Departamento de Energía han fracasado en encontrar alternativas, de acuerdo con la carta que amenaza con un nuevo litigio.

El departamento ha almacenado 56 millones de galones de material radiactivo de la producción de plutonio en 177 tanques subterráneos con fugas en una meseta desértica a unas pocas millas del río Columbia, lo que genera la preocupación de que el material ha migrado a las aguas subterráneas y finalmente llegará al río más grande en el oeste.

La idea original era tratar el fango químicamente, mezclarlo con arena y luego fundir la combinación en los hornos para crear un vidrio que sería estable durante siglos, pero el plan fue más difícil de lo esperado porque el fango es muy químico y radiactivamente tóxico. El proceso requirió la construcción de un complejo industrial masivo.

El problema de los residuos de tanques es sólo uno de los problemas difíciles en el sitio de Hanford. El año pasado, el Departamento de Energía detuvo la demolición de su planta de plutonio, luego de que el polvo de plutonio activó repetidamente las alarmas de evacuación en el lugar de trabajo, se dirigió a una calle pública y cubrió los carros de los trabajadores. En 2017, un viejo túnel en el sitio que almacenaba los desechos radiactivos colapsó.

Maia Bellon, directora del Departamento de Ecología de Washington, dijo en la carta que los funcionarios federales han tomado repetidas acciones unilaterales que harán que su limpieza no cumpla con los plazos críticos establecidos en un decreto de consentimiento de 2016 en una corte federal, que se produjo después de que el departamento violó en 2010 un acuerdo legal.

El departamento se ha comprometido a eliminar todos los desechos de los tanques subterráneos para 2047, aunque Bellon dijo que el estado no cree que sea posible con los niveles actuales de financiamiento. La carta de seis páginas estaba dirigida a Anne White, jefa de gestión ambiental del Departamento de Energía. El Times obtuvo la carta de Hanford Challenge, un grupo de vigilancia que ha supervisado de cerca las instalaciones contaminadas.

"Esto claramente está configurando la mesa para los litigios", dijo Tom Carpenter, director ejecutivo del grupo. "El Departamento de Energía no cumplirá con todos esos plazos".

Carpenter señaló que en febrero, el Departamento de Energía emitió un nuevo cálculo de costos para remediar todo el sitio de Hanford, que pasó de $110 mil millones a $660 mil millones, un aumento de costos que afecta al Congreso y ha alimentado la sensación de reducir los objetivos de saneamiento. "Se están alejando de elementos importantes de la limpieza", dijo Carpenter.

Una portavoz de la oficina local del Departamento de Energía en las cercanías de Richland dijo que no habían visto la carta. Un representante de White no devolvió las llamadas en busca de comentarios. White anunció su renuncia la semana pasada.

El plan original del Departamento de Energía era separar químicamente el fango en flujos divididos de desechos tanto de bajo y alto nivel, enviándolos a plantas de fabricación de vidrio por separado. Pero los informantes internos alegaron que gran parte del diseño tenía fallas profundas y que la construcción fue detenida en gran medida por la administración de Obama.

Posteriormente, el Departamento de Energía ideó un plan alternativo para comenzar a convertir en vidrio los desechos de bajo nivel tomados directamente de los tanques en una instalación de nuevo diseño, pero lo abandonó el año pasado, dice la carta. En su lugar, recurrió a un sistema para procesar los residuos con equipos móviles en los tanques que podrían eliminar el cesio radiactivo en el lodo. El cesio tendría que ser cristalizado por separado o eliminado de alguna otra manera.

La limpieza se describió originalmente en un acuerdo legal de 1989 con funcionarios estatales y la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU, luego de que el gobierno federal levantó el secreto que había cubierto sobre la vasta extensión de contaminación en las instalaciones en expansión. La ablusión de armas nucleares en todo el país ha costado alrededor de $6 mil millones al año.

La carta de Bellon establece una propuesta de dos partes. Primero, habrá una nueva ronda de negociaciones en los próximos seis a nueve meses. En segundo lugar, el estado desea un sistema de tratamiento de bajo nivel que funcione a más tardar en 2023, una producción total de vidrio de alto nivel para el 2036 y compromisos renovados para eliminar todos los desechos de los tanques. Sin un enfoque para la limpieza analizado en conjunto, el estado no aceptará nuevos cambios a sus acuerdos legales, dijo.

Si el Departamento de Energía no acepta la propuesta del estado o si la negociación no da como resultado un programa de limpieza aceptable, el estado "se reserva el derecho" de iniciar una acción judicial, dijo la carta.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°