Reporte

"La gente necesita saber que su muerte fue prevenible"

Kate Morrissey
Contact ReporterSAN DIEGO UNION-TRIBUNE

Una transexual de Honduras que llegó a Estados Unidos con una caravana de migrantes anterior pudo haber sido golpeada en custodia federal después de que solicitó asilo, según evidencia en un informe de autopsia independiente encargado por su familia.

Los abogados que representan a los miembros de la familia están investigando la muerte de Roxana o Roxy Hernández, identificada en los registros de Inmigración y Control de Aduanas como Jeffry Hernández. 

Presentaron una demanda por homicidio culposo en Nuevo México, donde Hernández fue retenida por última vez antes de su muerte el 25 de mayo.

"La gente necesita saber que ella murió de deshidratación", dijo Lynly Egyes, directora de litigios para el Centro de Leyes Transgénero, uno de los grupos que representan los bienes de Hernández y su familia. "La gente necesita saber que su muerte fue prevenible".

Hernández esperó en línea con los miembros de la caravana fuera del puerto de entrada de San Ysidro después de que el grupo llegó a Tijuana a principios de mayo. 

Después de aproximadamente una semana en el puerto de entrada, la transfirieron a la custodia de ICE y la enviaron a una unidad de personas transgénero en el Centro Correccional del Condado de Cibola en Milán, Nuevo México, una instalación administrada por CoreCivic que tiene a inmigrantes detenidos para ICE.

En el viaje de Hernández al centro de detención, ella estaba vomitando, y otros detenidos rogaban a los funcionarios que le dieran agua y atención médica, dijo Egyes. 

Mientras estaba bajo custodia, fue golpeada con un bastón o un arma de forma similar mientras estaba esposada, según el informe de la autopsia incluido en la investigación de los abogados.

Un comunicado de prensa de ICE sobre la muerte de Hernández, dijo que Hernández ingresó en el Hospital General de Cibola el día después de llegar al centro de detención con síntomas de neumonía, deshidratación y complicaciones asociadas con el VIH. La publicación mencionó el paro cardiaco como la causa preliminar de muerte.

ICE dijo que la agencia no puede hablar sobre la validez de la autopsia, pero denunció sus hallazgos.

"Las acusaciones de que fue maltratada bajo custodia de ICE son falsas", dijo la portavoz Danielle Bennett. “Una revisión de la muerte de Hernández llevada a cabo por profesionales médicos de ICE Health Service Corps confirmó que padecía un historial de VIH no tratado.

En ningún momento el personal médico que atiendió a la señora Hernández en el Hospital General Cibola o en el Centro Médico Lovelace plantearon problemas de sospecha de abuso físico".

ICE aún no ha publicado un informe de muerte en su caso, aunque en su proyecto de ley de asignaciones de primavera, el Congreso exigió que ICE publicara los hallazgos sobre muertes de personas bajo su custodia dentro de los 30 días y que finalice los informes dentro de los 60 días. Han pasado más de 180 días desde la muerte de Hernández.

Karolina López, de Mariposas Sin Fronteras, con sede en Tuscon, dijo que no tenía que conocer a Hernández para entender por lo que pasó. López estuvo detenida durante unos tres años en el centro de detención de Eloy cuando buscaba asilo en México.

"Dentro de la detención, usted no tiene protección, a excepción de los funcionarios", dijo López en español, y agregó que muchos oficiales en el centro de detención maltratan o abusan verbalmente de los detenidos trans.

Jennicet Gutiérrez de Familia Trans Queer Liberation Movement, con sede en Los Ángeles, dijo que era importante presionar por la justicia de Hernández porque su muerte refleja la violencia que las mujeres trans, especialmente las mujeres trans de color, experimentan a diario.

"Enfrentamos mucha violencia, mucha discriminación", dijo Gutiérrez en español. "No debería ocurrir en un proceso en el que estamos pidiendo protección".

La esperanza de vida de una mujer trans de color es de unos 35 años, dijo Gutiérrez. Hernández tenía 33 años cuando murió.

Morrissey escribe para el U-T.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°