Ex juez de Tijuana dijo que contrabandeó cocaína por problemas de dinero

Kristina Davis
Contact ReporterSan Diego Union-Tribune

Un ex juez municipal de Tijuana fue sentenciado a poco más de tres años de prisión por contrabandear 38 libras de cocaína al otro lado de la frontera en su SUV.

Eduardo Sais Peinado fue arrestado el 10 de febrero en la garita de San Ysidro después de que las autoridades encontraron 11 paquetes de la droga escondidos en los paneles de las puertas de su Jeep Liberty, de acuerdo con los registros judiciales.

Sais fue despedido de su puesto judicial ese mismo día, dijo un funcionario mexicano.

En un memorando de sentencia, la abogada de Sais, Emily Bahr, dijo que los problemas financieros llevaron a su cliente a cometer el crimen. El documento describe cómo el abogado civil y juez municipal terminó tras las rejas.

Sais litigó durante 20 años y en 2015 comenzó a trabajar como juez municipal, adjudicando infracciones menores por alrededor de 135 dólares por semana.

Al mismo tiempo, comenzó una relación romántica con una mujer que tiene tres hijos, uno de los cuales sufre discapacidades del desarrollo. Sais comenzó a ayudar a pagar los gastos médicos de la niña de 6 años.

El socio en la firma de abogados de Sais culpó la relación por afectar el negocio de la empresa y acusó a Sais de no estar en la oficina lo suficiente, una acusación que Sais negó.

Cuando la empresa recibió un pago de 128 mil dólares al final de una gran transacción de venta de terrenos en la primavera de 2017, Sais esperaba que obtendría aproximadamente la mitad. Pero dijo que su socio se negó a pagarle.

Comenzó a atrasarse en sus obligaciones financieras, agotó sus ahorros y le resultó difícil obtener un préstamo.

Un día estaba en el casino 'Caliente Pueblo Amigo en Tijuana' cuando un hombre llamado Vale se le acercó. El hombre, al que había visto antes, había oído hablar de los problemas financieros de Sais y quería contratarlo para el trabajo.

Se necesitaron dos reuniones más para que Sais aceptara el trabajo: contrabando de drogas a través de la frontera por 3,500 dólares.

Sais, que tenía una visa de cruce fronterizo, hizo un viaje en seco con la ayuda de otro hombre del casino. Le dijeron que estacionara en Plaza Las Américas después de cruzar la frontera y comprara durante una hora.

En su primer viaje de contrabando real condujo el automóvil a un centro comercial en Chula Vista, dejó el Jeep con un extraño durante una hora y luego regresó a Tijuana.

Aproximadamente una semana más tarde lo contactaron para otro viaje.

El 10 de febrero, un oficial de Aduanas y Protección Fronteriza se acercó a Sais mientras esperaba en los carriles preprimarios alrededor de las 6:20 p.m.

Un dispositivo de prueba de densidad obtuvo una alta lectura en los paneles de las puertas, dice la demanda. Un perro olfateador de drogas también alertó en una puerta y el Jeep fue sometido a rayos X antes de que se descubrieran las drogas.

Davis escribe para el U-T.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°