Anuncio

Cerca de 20.000 personas murieron por infecciones hospitalarias en 2017

Un grupo de personas pasea en Atlanta, Georgia. EFE/Archivo

Un grupo de personas pasea en Atlanta, Georgia. EFE/Archivo

EFE

Cerca de 20.000 personas murieron el año 2017 a causa de infecciones del torrente sanguíneo de las que se contagiaron en centros médicos, una cifra que pese a ser menor que en años anteriores aún constituye una “amenaza”, indicaron este martes los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

“Los hospitales en Estados Unidos han logrado un importante avance, pero este informe nos dice que la prevención de todas las infecciones por estafilococo debe seguir siendo una prioridad para los proveedores de atención médica”, declaró en una conferencia de prensa el director de los CDC, Robert Redfield.

El informe encontró que se están desacelerando los avances logrados en años recientes en cuanto al control de infecciones por estafilococo en hospitales de Estados Unidos y que este tipo de bacterias aún son una amenaza para los pacientes.

Los investigadores encontraron que se registró un incremento de casi un 4 % cada año entre el 2012 y el 2017 en las infecciones por Staphylococcus aureus sensible a la meticilina (SASM) y un estancamiento en la reducción de casos de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM).

De acuerdo con los CDC, el estafilococo es un tipo de microbio que usualmente se encuentra en la piel de las personas, así como en las superficies y objetos con las que entran en contacto, y pese a que no siempre es dañino, puede causar infecciones graves o causar la muerte si ingresa al torrente sanguíneo.

Las autoridades no descartan que el aumento en el número de casos de infección por estafilococo esté vinculado a la crisis de opioides que afecta a Estados Unidos, debido a que según datos de los CDC, el 9 % de las infecciones graves por estafilococo en el 2016 se presentaron en personas que se inyectaban drogas.

“Para garantizar una prevención óptima y los mejores resultados para los pacientes, pueden ser necesarias, en ciertas circunstancias y con ciertos pacientes, estrategias adicionales”, declaró Athena Kourtis, directora adjunta de la División de Promoción de la Calidad de la Atención Médica de los CDC.


Anuncio