Anuncio

Cadena perpetua a madre e hijo pandilleros de Colorado por matar a testigo

Una agente de policía vigila uno de los accesos a los cines Century poco después de que un individuo irrumpiera, lanzase un bote de humo y disparse al público causando la muerte de al menos 14 personas y heridas a otras 50, según fuentes policiales, en Aurora, cerca de Denver, Colorado, Estados Unidos. EFE/Archivo

Una agente de policía vigila uno de los accesos a los cines Century poco después de que un individuo irrumpiera, lanzase un bote de humo y disparse al público causando la muerte de al menos 14 personas y heridas a otras 50, según fuentes policiales, en Aurora, cerca de Denver, Colorado, Estados Unidos. EFE/Archivo

EFE

Una madre y su hijo, ambos miembros de una pandilla de Denver, Colorado, fueron condenados esta tarde a cadena perpetua, tras declarárseles culpables del asesinato de un hombre que fue testigo ocular de uno de sus hechos delictivos.

Según la fiscalía del Décimoctavo Distrito Judicial de Colorado, en el Condado Arapahoe, Tina Black y su hijo Terance participaron como instigadores del asesinato a David Henderson, de 48 años, el 12 de octubre de 2016.

Henderson murió de “múltiples balazos” frente a su vivienda, a unos metros de una transitada intersección en el límite entre Denver y la ciudad de Aurora.

Por ese crimen, el juicio contra los Black se mantuvo en secreto hasta hoy.

Numerosos detalles del caso no se habían dado a conocer, ni siquiera el hecho de que madre e hijo ya habían sido juzgados juntos de asesinato premeditado en primer grado y encarcelados la semana pasada.

Tanto las edades de los Black, los nombres de sus cómplices, como el nombre de la pandilla a la que todos ellos pertenecían, no fueron revelados.

Los documentos con esa información y las órdenes de arresto “permanecerán sellados”, confirmó Vikki Migoya, portavoz de la fiscalía de este Distrito Judicial.

Migoya subrayó que continuarán las “intensas medidas de seguridad” implementadas para proteger a otros testigos.

Los investigadores determinaron que Henderson había visto a los Black asaltar un dispensario de marihuana en el sur de Denver en agosto de 2016 y, al ser identificado como testigo, decidió cooperar con las autoridades.

El día del crimen, Terance Black estaba en libertad condicional tras pagar su fianza, luego de haber sido arrestado por el robo en el dispensario.

Como Black llevaba un grillete electrónico de monitoreo, lo detuvieron inmediatamente. Su madre fue detenida poco después.

Los Black usaron información pública para encontrar la identidad y el domicilio de Henderson y luego “hicieron los arreglos para matarlo”, según la fiscalía.

A pesar del secreto de sumario, miembros de la pandilla a la que pertenecían los Black se presentaron en audiencias judiciales y lograron “intimidar a otros testigos”, dijeron las autoridades.

La intimidación provocó que “varios testigos incluso se fuesen del estado” por temor a perder sus vidas.

Tina Black también fue declarada culpable de conspirar para cometer un robo y asalto agravado.


Anuncio