Anuncio

Visto para sentencia el juicio en P.Rico por asesinato del empresario canadiense

El veredicto del juicio por el asesinato por encargo en Puerto Rico del empresario canadiense Adam Anhang Uster del que están acusados la ex reina de la belleza Áurea Vázquez Rijos, su hermana y el que fuera marido de esta, José Ferrer, quedó en manos del jurado que se retiró hoy a deliberar. EFE/ARCHIVO/POOL

El veredicto del juicio por el asesinato por encargo en Puerto Rico del empresario canadiense Adam Anhang Uster del que están acusados la ex reina de la belleza Áurea Vázquez Rijos, su hermana y el que fuera marido de esta, José Ferrer, quedó en manos del jurado que se retiró hoy a deliberar. EFE/ARCHIVO/POOL

EFE

El veredicto del juicio por el asesinato por encargo en Puerto Rico del empresario canadiense Adam Anhang Uster del que están acusados la ex reina de la belleza Áurea Vázquez Rijos, su hermana y el que fuera marido de esta, José Ferrer, quedó en manos del jurado que se retiró hoy a deliberar.

El juez federal encargado del caso, Daniel Domínguez, dio las instrucciones finales a los doce miembros del jurado para que lleve a cabo la evaluación de toda las pruebas y resuelvan si los tres acusados son culpables.

Domínguez dio orientación sobre cómo deben sopesar los testimonios y evidencias en relación a las leyes aplicables, además de indicar que es el jurado el responsable de dar la credibilidad que crea a los testigos que testificaron.

El magistrado matizó que el jurado debe tener clara la diferencia entre evidencia directa, que es la aportada por un testigo, y la circunstancial, que es indirecta.

Domínguez dio directrices sobre cómo deben considerar las declaraciones contenidas en los correos electrónicos mostrados como evidencia durante el juicio, ya que incluían expresiones de personas que no están acusadas.

El jurado deberá alcanzar ahora un veredicto que para que sea de culpabilidad tiene que ser unánime de los 12 miembros, ya que de otra forma tendrá que repetirse el juicio.

Vázquez Rijos, su hermana Marcia y Ferrer están acusados de conspiración para asesinar a Anhang Uster, un empresario que firmó en 2005 un acuerdo prematrimonial con Áurea que establecía que en caso de fallecer uno de los cónyuges el superviviente se quedaría con el 30 % del patrimonio del otro.

Anhang Uster poseía un negocio inmobiliario que en el acuerdo prematrimonial fue valorado en 24 millones de dólares, lo que significa que Áurea, si fallecía su marido, se embolsaría 8 millones de dólares.

El empresario, que quería divorciarse, fue asesinado en una calle del casco histórico de la capital puertorriqueña a manos de Alex Pabón, quien lo apuñaló y golpeó en la cabeza con una piedra, cerca de la medianoche del 22 de septiembre de 2005, tal y como confesó en este juicio, donde aclaró que fue contratado por los acusados.


Anuncio