Anuncio
Share

Wells Fargo despide a empleados que falsificaban recibos para cobrar cenas

A view of a Wells Fargo branch in New York, New York, USA, on 15 January 2016. EFE/EPA/FILE

A view of a Wells Fargo branch in New York, New York, USA, on 15 January 2016. EFE/EPA/FILE

EFE

Wells Fargo despidió o suspendió a más de una docena de empleados y directivos, e investiga a varias docenas más, por presuntas falsificaciones de facturas para poder cobrar cenas, informó Wall Street Journal.

Estas violaciones de la política de gastos de la compañía con respecto a las comidas fuera del horario laboral ha salpicado desde analistas hasta a los directores generales en Nueva York, San Francisco y Charlotte.

“Nos dimos cuenta de que ciertos miembros del equipo de Wells Fargo Securities no cumplían con las políticas de reembolso después de las comidas después de que los miembros del equipo les llamaran la atención a nuestros líderes”, dijo una portavoz de Wells Fargo. “Tomamos medidas para abordar el problema y seguimos investigando el asunto”, añadió al Journal.

Wells Fargo, al igual que otros grandes bancos, reembolsa a los empleados por las comidas o cenas que ordenan cuando tienen que quedarse hasta tarde en la oficina para trabajar.

Sin embargo, en los últimos meses, los ejecutivos de la división de bancos de inversión, conocida como Wells Fargo Securities, descubrieron que algunos empleados regularmente realizaban pedidos de comida a través de servicios de entrega.

Más tarde, los empleados presuntamente alteraron las marcas de tiempo en los recibos enviados por correo electrónico para que sus comidas sean válidas para el reembolso.

Ese descubrimiento dio inicio a una revisión interna hace unos meses de declaraciones de gastos que han acabado con el despido de empleados.

Desde mayo, al menos nueve analistas y asociados de Wells Fargo han sido despedidos o han renunciado voluntariamente después de que el banco alegara que alteraron sus recibos de comida.

Wells Fargo se enfrenta a una serie de problemas desde que estalló un escándalo de prácticas de ventas en la compañía en 2016, lo que llevó a la Reserva Federal a limitar el crecimiento de sus activos.


Anuncio