Advertisement
Share

Target alcanza acuerdo en demanda por su política de revisión de antecedentes

Fotografía que muestra a una tienda de la cadena Target cerca de la sede de la compañía en Minneapolis, Estados Unidos. EFE/Archivo

Fotografía que muestra a una tienda de la cadena Target cerca de la sede de la compañía en Minneapolis, Estados Unidos. EFE/Archivo

EFE

La cadena minorista Target ha llegado a un acuerdo legal de 3,7 millones de dólares en una demanda que la acusaba de violar los derechos civiles de afroamericanos e hispanos al negarles trabajo por su política de revisar el antecedente criminal de los solicitantes.

Según la demanda, presentada en la corte federal para el distrito sur en Nueva York por los afroamericanos Carnella Times y Erving Smith, a los que se negó trabajo, esta corporación ha estado revisando antecedentes de los que solicitan empleo en todas sus tiendas desde el 2001.

Afirma que dicha acción, que afectó a miles de latinos y afroamericanos, viola la Ley de Derechos Civiles de 1964 que prohíbe a un empleador discriminar basado en raza, género, color, nacionalidad y religión.

Indica que dicha política se maneja desde su sede central en Mineápolis (Minesota) y se aplica a todos los solicitantes, a quienes, luego de una segunda entrevista, se les pide llenar un documento en el que se les pregunta sobre sus antecedentes.

Con este acuerdo, -que debe ser aprobado por un juez-, señala además el documento legal, se resuelven los reclamos de que Target ha importado “las disparidades raciales y étnicas del sistema de justicia criminal” de este país a su proceso de contratación, lo que ha impactado negativamente a afroamericanos e hispanos.

Un comunicado de la Fortune Society, organización que ayuda a exconvictos a obtener empleo y que tomó parte en la demanda, indica que Target penalizó a muchos que no revelaron de sus arrestos o convicciones ya sea por lapsus de memoria debido a la edad que tenían cuando ocurrió, confusión, porque la removieron de su expediente o porque su récord fue sellado porque era muy joven.

Como parte del acuerdo, se revisarán las políticas de contratación con la ayuda de dos expertos, para desarrollar e implementar un proceso justo para que personas con antecedentes puedan obtener empleo en las aproximadamente 1.800 tiendas en el país.

El acuerdo establece además que se destinarán 1,2 millones de dólares para compensar afroamericanos y latinos a los que desde mayo del 2006 se les negó ciertas posiciones en la corporación o se les dará prioridad en la contratación.

Otros 600.000 dólares serán destinados a organizaciones sin ánimo de lucro que ayudan a expresidiarios a lograr un empleo.

Los demandantes estuvieron representados por la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP).

Target ha indicado que ya no pregunta por antecedentes criminales en las solicitudes de empleo, pero aún lo considera “importante” y los recolecta más tarde durante el proceso de contratación.

“Tenemos un número de medidas para asegurar una contratación justa y equitativa, mientras mantenemos un ambiente seguro” para empleados y clientes, afirmó la portavoz de la empresa, Jenna Reck, según el New York Post.


Advertisement