Anuncio

Denver explica su decisión de cerrar caso de latina baleada por agentes

Por medio de cartas en español difundidas por la Alcaldía, el jefe de la Policía de Denver, Robert White, explicó hoy su decisión de cerrar el caso no presentar cargos contra los dos uniformados que abatieron hace dos años a la joven Jessica Hernández. EFE/ARCHIVO

Por medio de cartas en español difundidas por la Alcaldía, el jefe de la Policía de Denver, Robert White, explicó hoy su decisión de cerrar el caso no presentar cargos contra los dos uniformados que abatieron hace dos años a la joven Jessica Hernández. EFE/ARCHIVO

Por medio de cartas en español difundidas por la Alcaldía, el jefe de la Policía de Denver, Robert White, explicó hoy su decisión de cerrar el caso no presentar cargos contra los dos uniformados que abatieron hace dos años a la joven Jessica Hernández.

Aunque la decisión de eximir de responsabilidad a los oficiales Gabriel Jordan y Daniel Greene se confirmó este lunes, el Departamento de Policía de Denver (DPD) y la Agencia de Derechos Humanos y Asuntos Comunitarios de Denver decidieron hoy presentar en español las razones de esa decisión.

White explica en sus cartas, una a la comunidad y otra a la familia Hernández, las investigaciones del incidente, realizadas por varias agencias locales y federales, concluyeron que no hay bases para presentar cargos contra Jordan y Greene, porque los policías actuaron según las normas y prácticas vigentes en ese momento.

El 26 de enero de 2015, la Policía recibió un reporte de un automóvil sospechoso estacionado en un callejón de Denver. Jordan, el primero en llegar, verificó que se trataba de un vehículo robado y pidió refuerzos. Cuando llegó Greene, Jordan salió de la patrulla y se acercó al auto y ordenó a sus ocupantes que saliesen.

En ese momento, la conductora, Hernández, de 17 años, aceleró en dirección de Jordan. Ante esa situación, y por temor a morir o resultar heridos de gravedad, los oficiales dispararon contra Hernández y la ultimaron.

“Cuando los oficiales deben usar fuerza mortal, se realiza una revisión completa del incidente. Tras revisar todos los hechos y circunstancias en el caso de Jessica Hernández, se ha determinado que las acciones de los oficiales no ameritan acciones disciplinarias”, expresó White en su carta a la comunidad.

Según el jefe policial, la Oficina del Fiscal de Distrito de Denver, la División de Asuntos Internos (IAD) de DPD, la Oficina del Monitor Independiente (OIM) local, y la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia (federal) convalidaron la actuación correcta de los dos uniformados cuestionados.

Sin embargo, DPD ha modificado sus reglas de disparos contra vehículos en movimiento y este mes inició una serie de consultas comunitarias sobre la aplicación de esas nuevas reglas.

“Como padre y como persona que valora la santidad de la vida, sólo puedo imaginarme cuán difícil la muerte de la Srta. Hernández ha sido para ustedes y para sus seres queridos. Extiendo una vez más mi más profunda simpatía a ustedes por su irreparable pérdida”, indica White a los padres de Hernández.


Anuncio