Anuncio

Cacería humana termina con el sospecho esposado con grilletes de su víctima

La policía de Orlando, en el centro de Florida, anunció hoy la captura del hombre buscado por matar a tiros a una mujer policía cuando ella trataba de arrestarlo el pasado 9 de enero, después de una semana de intensa búsqueda. EFE/Crimeline/SÓLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

La policía de Orlando, en el centro de Florida, anunció hoy la captura del hombre buscado por matar a tiros a una mujer policía cuando ella trataba de arrestarlo el pasado 9 de enero, después de una semana de intensa búsqueda. EFE/Crimeline/SÓLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

La policía de Orlando, en el centro de Florida, anunció hoy la captura del hombre buscado por matar a tiros a una mujer policía cuando ella trataba de arrestarlo el pasado 9 de enero, después de una semana de intensa búsqueda.

Markeith Loyd, de 41 años, fue arrestado en una casa abandonada ubicada en el sector de Parramore, a pocos cuadras del estacionamiento de una tienda Walmart ubicada en la barriada de Pine Hills, al oeste de Orlando, donde el pasado lunes la agente Debra Clayton, de 42, cayó herida de muere.

Clayton, afroamericana como Loyd, trataba de arrestarle por el asesinato de su novia embarazada, Sade Dixon, cometido el pasado 13 de diciembre.

“Estamos muy entusiasmados de que un asesino de una policía, que también era buscado por matar a una mujer embarazada, haya sido sacado de las calles”, dijo el jefe de la Policía de Orlando, John Mina, durante una conferencia de prensa.

Loyd había sido incluido hoy precisamente en la lista de los 15 criminales más buscados de Estados Unidos.

Mina explicó que equipos de SWAT y otros agentes policiales rodearon la residencia abandonada donde se escondía el prófugo.

“Es una casa muy cercana de donde viven los padres de Debra Clayton, quienes están satisfechos con el arresto”, dijo Mina y aseguró que una de las primeras llamadas que hizo tras la captura fue al viudo de la agente asesinada.

De acuerdo con los detalles de la captura, “Markeith trató de escapar a través de una puerta de vidrio trasera, pero los policías lo impidieron; entró nuevamente a la casa, y salió por la puerta de enfrente, tiró sus armas al suelo y se entregó", dijo Mina.

“Fue capturado, pero se resistió al arresto, por lo que tiene varias heridas en su rostro”, agregó.

Loyd fue esposado con los grilletes que pertenecían a la teniente Clayton, dijo Mina. “Es una especie de tradición de esposar a un asesino de un policía con los grilletes de su víctima”, explicó.

El jefe policial manifestó su confianza en que la captura suponga algo de consuelo para los familiares de Debra, “quien dio su vida por esta comunidad”, agregó.

Al momento de su captura Loyd vestía un chaleco antibalas y cargaba consigo dos pistolas, una de ellas con capacidad para cien balas, dijo el jefe de la Policía de Orlando.

“Fue un trabajo policial extraordinario y me siento muy orgulloso de nuestros agentes y de todas las agencias que nos ayudaron”, dijo Mina, quien rehusó dar detalles explícitos sobre las pesquisas que llevaron a la captura del fugitivo.

“No queremos dar muchos detalles para no poner en riesgo otras investigaciones en el futuro, pero puedo decir que se trató de un trabajo policial extraordinario”, acotó Mina.

Según dijo, la captura de Loyd no fue a consecuencia de algunas de las más de 1.500 confidencias que recibieron a través de CrimeLine Fl, que ofrecía una recompensa de hasta 125.000 dólares por información que llevara a la captura del sospechoso.

“Estoy orgulloso del trabajo extraordinario que hicieron nuestros policía y los agentes del US Marshalls, del Departamento de Seguridad Nacional, del Buró Federal de Investigaciones, que también nos ayudaron con su captura”, dijo Mina.

“Estos agentes trabajaron día y noche sin descanso, viviendo literalmente en sus vehículos y hasta haciendo sus necesidades físicas dentro de sus coches”, detalló el jefe de la Policía de Orlando.

“Ahora la comunidad puede respirar con alivio”, dijo por su parte Jerry Demings, jefe de la Comisaría de Orange, durante la conferencia de prensa, en la que ambos jefes policiales aseguraron además que la captura de Loyd no pone fin a los arrestos.

“Todavía vamos a ir por las personas que lo ayudaron a evadir la justicia”, dijo Mina.

Markeith Loyd fue llevado por paramédicos y oficiales al hospital regional de Orlando, donde recibirá tratamiento por las heridas en el rostro, para luego ser trasladado al cuartel general de la policía, en el centro de Orlando.

Loyd enfrentará tres cargos por asesinato en primer grado por la muerte de Clayton, el asesinato de Dixon y otro por la vida de la criatura que su novia llevaba en su vientre, dijo Mina.

El anuncio de su captura lo hizo la Policía de Orñando a través de Twitter. “Lo tenemos. Markeith Loyd está bajo custodia de la Policía”, informó la agenia policial.

Cientos de gentes locales, estatales y federales participaron en la búsqueda de Loyd, que comenzó con una fuerte presencia policial en la barriada de Pine Hills, donde ocurrieron ambos asesinatos y donde el sospechoso residía, en el centro de Florida.


Anuncio