Anuncio
Share

Hijos de migrantes mexicanos en EE.UU., son indocumentados en México

Foto de archivo. "Quinientos mil muchachos que regresaron con sus padres (a México) y no hicieron el registro son ciudadanos americanos indocumentados que llegan a México. Eso propicia que haya discriminación en las escuelas mismas", dijo Carlos M. Sada, cónsul general de México en Los Ángeles.

Foto de archivo. “Quinientos mil muchachos que regresaron con sus padres (a México) y no hicieron el registro son ciudadanos americanos indocumentados que llegan a México. Eso propicia que haya discriminación en las escuelas mismas”, dijo Carlos M. Sada, cónsul general de México en Los Ángeles.

Las autoridades consulares de México redoblan sus esfuerzos para que los niños nacidos en Estados Unidos de padres mexicanos obtengan la doble nacionalidad y eviten que los pequeños se expongan a ser indocumentados en el país de sus progenitores.

“Quinientos mil muchachos que regresaron con sus padres (a México) y no hicieron el registro son ciudadanos americanos indocumentados que llegan a México. Eso propicia que haya discriminación en las escuelas mismas”, dijo Carlos M. Sada, cónsul general de México en Los Ángeles.

La campaña que se desarrolla a través de todo Estados Unidos pretende lograr que hijos de trabajadores temporales, padres deportados o mexicanos que diversas razones tienen que regresar a su país de origen tengan acceso a los mismos beneficios de niños nacidos en suelo mexicano.

Para contrarrestar esta situación, la sede consular en California insiste en la importancia de realizar este trámite.

Según cifras del censo, Los Ángeles es la ciudad con mayor número de mexicanos radicados en el exterior, pues un tercio de sus habitantes son de origen mexicano.

Sin embargo, la sede consular registra un muy bajo número de padres mexicanos que solicitan la doble nacionalidad para sus hijos.

“Hay muy pocos que se registran; reviso las estadísticas permanentemente y aquí tenemos un número menor de mexicanos que han registrado a sus hijos”, lamentó Sada.

Al matrimonio Sarabia le tomó más de una década animarse a realizar el trámite de doble nacionalidad para sus dos hijos, Daniel, de 13 años, y Jael, de 14, nacidos en el condado de Los Ángeles.

“Cuando los niños nacieron siempre pensamos en arreglarles su doble ciudadanía, no más que el trabajo, el tiempo que se la pasa uno trabajando, las inquietudes en la vida, los quehaceres, todo lo que tenemos pendiente cada día impide a veces tomar la decisión de decir: ‘Voy a hacerlo’”, explicó Juan Sarabia, de 52 años.

La motivación del matrimonio migrante, dueño de una panadería en la ciudad de Lynwood, fue proteger el patrimonio económico al que sus hijos tendrían derecho en México.

Tras casi 30 años de trabajo arduo, los Sarabia han logrado comprar algunas propiedades en su país de origen y no quieren que sus hijos vayan a tener problemas al heredar por no ser ciudadanos mexicanos.

“Si en un accidente llegara a fallecer mi esposa o yo, ellos tendrían que hacer un papeleo tremendo durante mucho tiempo, durante años quizás”, advirtió Sarabia a Efe.

Sada enfatizó el llamado a los padres indocumentados, que corren mayor riesgo de tener que regresar a su país de origen con sus hijos. Según estimaciones del Gobierno mexicano, unos 600.000 niños nacidos en Estados Unidos viven en el país vecino.

La falta de doble nacionalidad a la llegada de estos menores ha obstaculizado su acceso a la educación y servicios médicos.

Un aspecto que las autoridades consulares quieren destacar es que los menores nacidos en Estados Unidos no pierden su ciudadanía al hacerse mexicanos, pues desde 1998 la Constitución Mexicana permite la doble nacionalidad.

“Muchos piensan que se pierde la ciudadanía americana, pero eso no es cierto”, reiteró Sada.

El tramite, que es totalmente gratuito, se puede realizar en cualquier consulado mexicano y no existe una edad límite para solicitar la ciudadanía mexicana por ser hijo de un mexicano nacido en suelo azteca.

El Departamento de Estado de EE.UU. apoya esta campaña y la secretaria adjunta de Estado para asuntos consulares, Michele Thoren Bond, aseguró recientemente que el Gobierno planea poner en marcha un programa piloto que permitirá a las autoridades mexicanas acceder a la base de datos estadounidense de certificados de nacimiento.

La propuesta permitiría a los funcionarios del Registro Nacional de Población (RENAPO) en México acceder a los datos de EE.UU., y es “el único país” al que Washington permitiría la entrada en ese historial, según Bond.

Por su parte, Sada espera que esta campaña atraiga en Los Ángeles a centenares de padres mexicanos a realizar la doble ciudadanía para sus hijos.

“Si sus hijos ya nacieron aquí y son ciudadanos americanos, entonces ahora déle la posibilidad de que si quieren vivir en México pues que vivan como mexicanos”, concluyó el cónsul.


Anuncio