Anuncio
Share

Demandan a condominio en centro turístico por discriminar a mujeres mexicanas

Una agencia federal anunció ayer que presentó una demanda contra un complejo edilicio en Vail, un importante centro turístico en el oeste de Colorado, acusando a empleados y dirigentes de la empresa administradora de ese edificio de discriminar a inmigrantes mexicanas tanto por su género como por su nacionalidad.

Según informó la Comisión de Oportunidades Laborales Equitativas (EEOC), la empresa Vail Run Community Resort Association y la empresa Global Hospitality Resorts, Inc., dueña del complejo mencionado, deberán responder a cargos de incumplimiento de las leyes federales al permitir incidentes de acoso sexual, discriminación por origen nacional y represalias en contra de las mexicanas que allí trabajaban.

La demanda de EEOC nombra específicamente a dos directivos de Global Hospitality, Alan McLean and William Fleischer, como los responsables de no haber detenido las acciones de Omar Quezada, supervisor del personal de limpieza y principal acusado de los actos de abuso y discriminación.

EEOC afirma que McLean y Fleischer “no realizaron una investigación interna” tras recibir quejas en contra de Quezada y “no hicieron ningún esfuerzo para reducir la autoridad de Quezada como supervisor ni tampoco lo disciplinaron”.

Los investigadores de EEOC habrían encontrado evidencia de que Quezada pedía favores sexuales de las empleadas mexicanas, les mostraba en su teléfono imágenes inapropiadas, las manoseaba e incluso habría llegada a un intento de violación.

Ante la falta de respuesta por parte de las empresas a cargo del edificio de condominios, dos de las mujeres presentaron una denuncia formal en la oficina del alguacil del condado Eagle.

En noviembre de 2013, un jurado encontró a Quezada culpable de extorsionar a las mujeres a cambio de sexo, amenazándolas con denunciarlas antes las autoridades federales por carecer de presencia legal en el país y recortándoles las horas de trabajo por haberlo denunciado ante sus superiores.

A principios de 2014, en otro caso en contra presentado por otra inmigrante mexicana, Quezada se declaró culpable de cargos similares.

Ante esa situación EEOC decidió intervenir y, tras no llegar a un acuerdo durante el proceso de conciliación previo a una demanda, inició las acciones legales en contra de Vail Run y de Global Hospitality pidiendo una indemnización monetaria para las inmigrantes mexicanas que sufrieron “problemas emocionales”, así como sanciones económicas para las dos empresas.

En declaraciones preparadas, Mary Jo O’Neill, abogada regional de EEOC, indicó que Quezada se habría enfocado específicamente en inmigrantes porque “los trabajadores inmigrantes son particularmente vulnerables”, por carecer en muchos casos de suficiente información sobre sus derechos y sobre cómo hacerlos respetar.

La demanda se presentó, dijo O’Neill, porque las empresas acusadas “no tomaron las medidas necesarias para impedir la discriminación” a pesar de contar con una fuerza laboral “altamente susceptible a discriminación”.


Anuncio