Anuncio
Share

Retiran proyecto para construir centro detención para inmigrantes

Foto de archivo de un Centro de Detención en California.

Foto de archivo de un Centro de Detención en California.

Activistas proinmigrantes celebraron ayer la decisión de la empresa GEO Group Inc. de retirar su propuesta para construir un centro de detención privado para indocumentados cerca del aeropuerto de Gary, Indiana.

“Las prisiones privadas para inmigrantes son malas para las comunidades locales, para los trabajadores y para las familias”, declaró Fred Tsao, director político de la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR).

“Vamos a continuar luchando contra cualquier intento de instalar un centro de detención de inmigración en el área de Chicago”, afirmó.

Esta coalición apoyó las protestas de activistas, religiosos y residentes de Indiana e Illinois, para evitar la construcción del centro de 800 camas a una hora por carretera del aeropuerto internacional O’Hare de Chicago.

“Dios es bueno”, declaró por su parte Cheryl Rivera, de la Federación de Organizaciones Interreligiosas del Noroeste de Indiana.

La alcaldesa de Gary, Karen Freeman-Wilson, anunció el martes por la noche al Concejo Municipal que GEO le comunicó por carta el retiro del pedido para cambiar la zonificación y construir una cárcel en un área adyacente al aeropuerto internacional de la ciudad dedicada actualmente a fábricas.

“No creo que vayan a insistir con el proyecto”, dijo a los concejales y activistas reunidos, que aplaudieron y vitorearon la noticia.

GEO trató de construir sin éxito otro centro en Hobart, Indiana, a 50 kilómetros de Chicago, pero fue rechazado por el Concejo Municipal de la ciudad después de una dura resistencia de sus habitantes.

Lo mismo ocurrió antes en las ciudades de Joliet y Crete (Illinois), con proyectos de Corrections Corporacion of America (CCA), que alojarían a indocumentados en proceso de deportación.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) informó que usa actualmente el aeropuerto de Gary para enviar indocumentados mexicanos a la frontera sur, en vuelos chárter semanales, mientras que otros deportados salen en vuelos comerciales desde O’Hare, en Chicago.


Anuncio