Anuncio
Share

Santuario, último recurso para inmigrante mexicano en Phoenix

Sixto Paz, un inmigrante mexicano se encuentra refugiado en una iglesia en Phoenix, como un último recurso para frenar su deportación.

Originario de Sonora (México), Paz ha vivido más de 25 años en los Estados Unidos, tiene tres hijos que son ciudadanos americanos y es dueño de su propia casa.

“Estamos tratando que inmigración nos permita reabrir mi caso, particularmente la solicitud hecha por mi hija de reunificación familiar”, dijo a Efe, Paz en una entrevista vía telefónica.

Paz llegó a los EE.UU. con un permiso de trabajo y al vencerse, permaneció en el país de manera ilegal, pero tuvo la “mala suerte” que un día lo detuvo la “migra” cuando regresaba a su hogar después de trabajar.

Así se inicio un proceso de deportación en su contra, el cual tratò de ganar argumentando a su favor todo el tiempo que tenía viviendo en los EE.UU, sus hijos y su buen comportamiento.

En el 2014 un juez de inmigración le notificó que su petición había sido rechazada y que debía abandonar el país.

“Me dijeron que mis hijas ya estaban muy grandes para necesitarme y que mi hijo, que ahorita tiene cinco años, estaba muy chico y que podría adaptarse si me lo llevaba a México”, dijo Paz.

Cuando su hija mayor cumplió finalmente los 21 años el año pasado, hizo una petición de reunificación familiar a su favor, la cual aparentemente iba bien, hasta que le notificaron que su caso había sido cerrado ya que por el caso anterior enfrentaba una orden de deportación.

Fue así como el pasado lunes busco refugio en la iglesia Shadow Rock United Church Of Christ en Phoenix

El inmigrante mexicano, de 47 años, solo pide una oportunidad de poder permanecer con su familia.

Paz reconoce que no será un proceso fácil y que pueden pasar semanas o inclusive meses en santuario.

La iglesia de Shadow Rock es parte del movimiento Santuario 2014, al cual permanecen varias iglesias a través de todo el estado y del país.

Arizona es conocido como el lugar de “nacimiento” del movimiento santuario.

Uno de los casos más recientes fue el de Rosa Robles Loreto, en la ciudad de Tucson.

Esta inmigrante mexicana paso más de un año en santuario en la iglesia Presbiteriana del Sur.

El pasado mes de noviembre finalmente salió después de que sus abogados llegaron a un acuerdo favorable con inmigración. EFEUSA


Anuncio