Anuncio
Share

Debaten en corte condiciones en celdas de la Patrulla Fronteriza en Arizona

AFP PHOTO / FEDERICO PARRA

AFP PHOTO / FEDERICO PARRA

El tiempo que pasan los inmigrantes indocumentados y las condiciones que tienen que soportar dentro de las celdas de la Patrulla Fronteriza en Arizona conocidas como “hieleras” fueron hoy el centro del debate durante una audiencia celebrada en la Corte Federal en Tucson.

George Allen, asistente en jefe de la Patrulla Fronteriza Sector Tucson, pasó hoy varias horas contestando preguntas sobre acusaciones de inmigrantes indocumentados que se quejaban de ser detenidos por días y ser forzados a dormir pegados unos a otros en el suelo para poder soportar el intenso frío de las celdas de detención.

Durante el testimonio, se presentó el caso de un hombre que sólo le proporcionaron una comida al día, nunca pudo bañarse y tampoco pudo cambiarse de ropa durante los dos días que pasó bajo custodia de la Patrulla Fronteriza.

Allen atribuyó el tiempo que pasan los inmigrantes indocumentados detenidos en las celdas de la Patrulla Fronteriza al “cambio” en el flujo migratorio.

Históricamente, la inmigración indocumentada en la frontera de Arizona provenía de gente de México, que al ser detenidos eran repatriados en cuestión de horas a territorio mexicano.

“Ahora estamos teniendo casos de niños no acompañados, familias centroamericanas, personas pidiendo asilo político, son casos que no se pueden procesar tan rápidamente”, dijo Allen a la corte.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y el Consejo Americano de Inmigración presentaron una demanda en el 2015 en contra de la Patrulla Fronteriza pidiendo reformas a las condiciones en las que están sometidos los indocumentados mientras se encuentran en detención.

Aseguran que las celdas fueron diseñadas para retener a las personas por un periodo de 12 horas y no entre las 24 y 72 horas que en promedio están pasando los inmigrantes.

Preguntado sobre el tema, Allen índico que aproximadamente el 50 por ciento de los detenidos son sometidos a algún tipo de evaluación médica, pero admitió que es el agente que lleva a cabo la detención quien determina si el indocumentado requiere atención médica o no.

“Tenemos casos frecuentemente de indocumentados que fingen ataques cardiacos para evitar ir a la corte o ser procesados”, aseguró el asistente en jefe.

Por su parte, la abogada del Departamento de Justicia, Sarah Fabian, dijo que la Patrulla Fronteriza lleva a cabo una completa documentación de las personas que son detenidas y que algunas veces se ven “forzados” a mantener a los inmigrantes más tiempo detenidos debido a que otras agencias del orden los solicitan.

Los demandantes han pedido una reestructuración del sistema de operaciones de las celdas de detención de la Patrulla Fronteriza en los ocho centros que forman parte del Sector Tucson.

“Queremos que se garantice que los inmigrantes no pasen más de 18 horas en estas celdas”, dijo hoy a Efe Dan Pochoda, director de ACLU en Arizona.


Anuncio